Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001527.htm

Disforia de género

La disforia de género se presenta cuando hay un conflicto entre el género físico de una persona y el género con él o ella se identifica. Por ejemplo, una persona que físicamente es un varón puede realmente sentirse y actuar como una mujer. La persona está muy incómoda con el género con el que nació.

Causas

La disforia de género solía conocerse como trastorno de identidad de género.

Las personas con disforia de género pueden actuar como miembros del sexo opuesto. La disforia de género puede afectar:

  • La elección de los compañeros sexuales
  • Amaneramientos, comportamiento y vestuario
  • La autoestima

La disforia de género no es lo mismo que la homosexualidad.

Es necesario que los conflictos de identidad continúen con el tiempo para considerarse disforia de género. La forma cómo ocurre el conflicto de género es diferente en cada persona. Por ejemplo, algunas personas pueden vestirse con ropas del género opuesto, mientras que otras desean una cirugía de cambio de sexo. Algunas personas de un género secretamente se identifican más con el otro género.

Las personas que nacen con genitales ambiguos, lo cual puede generar preguntas sobre su género, pueden presentar disforia de género.

Se desconoce la causa de la disforia de género. Las hormonas en el útero, los genes y los factores sociales y ambientales (como la crianza) pueden intervenir.

Síntomas

Los síntomas pueden variar por edades y son afectados por el ambiente social de la persona.

Los niños pueden:

  • Sentir desagrado por sus propios genitales
  • Ser rechazados por sus compañeros y sentirse aislados
  • Creer que ellos crecerán y llegarán a ser del sexo opuesto
  • Decir que desean pertenecer al sexo opuesto

Los adultos pueden:

  • Vestirse como si fueran del sexo opuesto
  • Sentirse aislados
  • Desear vivir como una persona del sexo opuesto
  • Desear deshacerse de sus propios genitales

Los adultos y los niños pueden:

  • Cambiar la forma de vestir y mostrar hábitos característicos del sexo opuesto
  • Sufrir depresión o ansiedad
  • Alejarse de la interacción social

Pruebas y exámenes

La sensación de estar en el cuerpo del género "equivocado" debe durar al menos dos años para hacer el diagnóstico. La historia clínica y una evaluación psiquiátrica pueden confirmar el deseo constante de la persona de pertenecer al sexo opuesto.

Tratamiento

Se recomienda terapia individual y familiar para los niños con el fin de crear un ambiente de apoyo en casa y en el colegio. Igualmente se recomienda terapia individual y, de ser apropiado, terapia de pareja para los adultos.

El cambio de sexo mediante la cirugía y la hormonoterapia son una opción, pero los problemas de identidad pueden continuar después de este tratamiento.

Expectativas (pronóstico)

El diagnóstico y tratamiento precoces de la disforia de género pueden reducir las probabilidades de depresión, angustia emocional y suicidio.

Cuándo contactar a un profesional médico

Haga una cita con su proveedor de atención meedica si usted o su niño tienen síntomas de disforia de género.

Nombres alternativos

Transexualismo; Transgenerismo

Referencias

Adelson SL; American Academy of Child and Adolescent Psychiatry Committee on Quality Issues. Practice parameter on gay, lesbian, or bisexual sexual orientation, gender nonconformity, and gender discordance in children and adolescents. J Am Acad Child Adolesc. 2012;51:957-974. PMID: 22917211 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22917211.

American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013.

Shafer LC. Sexual disorders and sexual dysfunction. In: Stern TA, Fava M, Wilens TE, Rosenbaum JF, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 36.

White PC. Disorders of sexual development. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 233.

Actualizado 2/21/2016

Versión en inglés revisada por: Timothy Rogge, MD, Medical Director, Family Medical Psychiatry Center, Kirkland, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team. Editorial update 08/15/2016.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.