Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001301.htm

Linfadenitis

Es una infección de los ganglios linfáticos (también llamados nódulos linfáticos). Es una complicación de ciertas infecciones bacterianas.

Causas

El sistema linfático (vasos linfáticos) es una red de ganglios, conductos, vasos linfáticos y órganos que producen y movilizan un líquido llamado linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo.

Los ganglios linfáticos o nódulos linfáticos son pequeñas estructuras que filtran el líquido linfático. Contienen una gran cantidad de glóbulos blancos para ayudar a combatir las infecciones.

La linfadenitis ocurre cuando los ganglios resultan agrandados por hinchazón (inflamación), por lo regular en respuesta a bacterias, virus u hongos. Los ganglios inflamados generalmente se encuentran cerca del sitio de una infección, tumor o inflamación.

La linfadenitis puede ocurrir después de infecciones cutáneas u otras infecciones causadas por bacterias, como estreptococos o estafilococos. Algunas veces, es causada por infecciones poco comunes, tales como tuberculosis o la enfermedad por arañazo de gato (bartonela).

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Piel enrojecida y sensible sobre el ganglio linfático
  • Ganglios linfáticos inflamados, sensibles o duros
  • Fiebre

Los ganglios linfáticos se pueden sentir elásticos si se ha formado un absceso (bolsa de pus) o si están inflamados.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico. Este incluye palpar los ganglios linfáticos y buscar signos de lesión o infecciones alrededor de los que estén inflamados.

Una biopsia y un cultivo del área o nódulo afectado pueden revelar la causa de la inflamación. Los hemocultivos pueden revelar una diseminación de la infección (a menudo bacterias) al torrente sanguíneo.

Tratamiento

La linfadenitis puede diseminarse en cuestión de horas. El tratamiento debe comenzar de inmediato.

El tratamiento puede incluir:

  • Antibióticos para tratar cualquier infección bacteriana
  • Analgésicos (calmantes) para controlar el dolor
  • Medicamentos antiinflamatorios para reducir la inflamación
  • Compresas frías para reducir la inflamación y el dolor

Se puede necesitar cirugía para limpiar un absceso.

Expectativas (pronóstico)

El tratamiento oportuno con antibióticos por lo general lleva a una recuperación completa. La desaparición de la inflamación puede tardar semanas o incluso meses. 

Posibles complicaciones

Una linfadenitis que no se trata puede llevar a:

  • Formación de un absceso
  • Celulitis (una infección de la piel)
  • Fístulas (observadas en linfadenitis debida a tuberculosis)
  • Sepsis (infección del torrente sanguíneo)

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor o acuda a la sala de emergencias si tiene síntomas de linfadenitis.

Prevención

La buena salud general y la higiene pueden ayudar a prevenir cualquier infección.

Nombres alternativos

Infección de los ganglios linfáticos; Infección de los nódulos linfáticos; Linfadenopatía localizada

Referencias

Pasternack MS. Lymphadenitis and lymphangitis. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 95.

Ultima revisión 5/10/2019

Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.