Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001063.htm

Lesión traumática de la vejiga y la uretra

Consiste en un daño provocado por una fuerza externa.

Causas

Los tipos de lesiones de la vejiga incluyen:

  • Traumatismo contundente (como un golpe al cuerpo)
  • Heridas penetrantes (como las heridas de bala o de puñal)

La magnitud de la lesión de la vejiga depende de:

  • Qué tan llena estaba la vejiga en el momento de la lesión
  • Qué causó la lesión

La lesión de la vejiga debido a un traumatismo no es muy común. La vejiga está localizada dentro de los huesos de la pelvis. Esto la protege de la mayoría de las fuerzas externas. La lesión puede ocurrir cuando hay un golpe en la pelvis tan grave que rompe los huesos. En este caso, los fragmentos de hueso pueden penetrar en la pared de la vejiga. Menos de 1 en 10 fracturas pélvicas llevan a una lesión de vejiga.

Otras causas de lesión de vejiga o uretra incluyen:

  • Cirugías de la pelvis o la ingle (como reparación de hernia y remoción del útero).
  • Desgarros, cortes, hematomas y otras lesiones en la uretra. La uretra es el conducto que lleva la orina fuera del cuerpo. Esto es más común en hombres.
  • Lesiones por posición a horcajadas. Esta lesión puede ocurrir si hay fuerza directa que lesiona el área por detrás del escroto.
  • Lesión por desaceleración. Esta lesión puede ocurrir durante un accidente automovilístico. Su vejiga puede lesionarse si está llena y usted lleva puesto el cinturón de seguridad.

La lesión a la vejiga o a la uretra puede producir fuga de orina hacia el abdomen. Esto puede producir una infección.

Síntomas

Algunos síntomas comunes son:

Un shock o un sangrado interno puede ocurrir luego de una lesión de la vejiga. Esto es una emergencia médica. Los síntomas incluyen:

Si no hay eliminación de orina o esta es poca, puede haber un mayor riesgo de sufrir infecciones de las vías urinarias (IVU) o daño renal.

Pruebas y exámenes

Una evaluación de los genitales puede revelar una lesión en la uretra. Si el proveedor de atención médica sospecha de una lesión, se le pueden realizar los siguientes exámenes:

  • Uretrografía retrógrada (una radiografía de la uretra usando un tinte) para lesión de la uretra
  • Cistografía retrógrada (imágenes de la vejiga) para lesión de la vejiga

El examen también puede mostrar:

  • Lesión vesical o vejiga hinchada (distendida)
  • Otros signos de lesión pélvica, como hematomas sobre el pene, el escroto y el perineo
  • Signos de hemorragia o shock, lo que incluye disminución de la presión arterial, especialmente en casos de fractura de la pelvis
  • Sensibilidad y llenura vesical al tacto (causadas por la retención de orina)
  • Huesos pélvicos inestables y sensibles
  • Orina en la cavidad abdominal

Se puede introducir un catéter una vez que se haya descartado una lesión a la uretra. Este es una sonda que drena la orina del cuerpo. Luego se puede tomar una radiografía de la vejiga usando un colorante para resaltar cualquier daño.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son:

  • Controlar los síntomas
  • Drenar la orina
  • Reparar la lesión
  • Prevenir las complicaciones

El tratamiento de emergencia del sangrado o shock puede incluir:

  • Transfusiones de sangre
  • Fluidos (IV) intravenosos
  • Monitoreo en el hospital

Se puede hacer una cirugía de emergencia para reparar la lesión y drenar la orina desde la cavidad abdominal en caso de una lesión extensa o peritonitis (inflamación de la cavidad abdominal).

La lesión se puede reparar con cirugía en la mayoría de los casos. Se puede drenar la vejiga mediante un catéter a través de la uretra o de la pared abdominal (denominada una sonda suprapúbica) durante un período de días a semanas. Esto evitará la acumulación de orina en la vejiga. Esto también permitirá la cicatrización de la uretra y de la vejiga lesionadas, y evitará que la inflamación de la uretra obstruya el flujo de orina.

Si se ha presentado un corte en la uretra, un urólogo especializado puede tratar de colocar un catéter en el lugar. Si esto no se puede hacer, entonces se introduce una sonda a través de la pared abdominal y directamente dentro de la vejiga. Esta se denominada sonda suprapúbica. Esta sonda se dejará puesta allí hasta que la inflamación desaparezca y la uretra se pueda reparar con cirugía. Esto tarda de 3 a 6 meses.

Expectativas (pronóstico)

La lesión de la vejiga y la uretra debido a un traumatismo puede ser una lesión menor o fatal. Pueden ocurrir complicaciones graves, a corto o a largo plazo.

Posibles complicaciones

Algunas de las posibles complicaciones de la lesión de la vejiga y de la uretra son:

  • Sangrado, shock.
  • Bloqueo del flujo de orina. Esto causa que la orina se regrese y lesione uno o ambos riñones.
  • Cicatrización que lleva al bloqueo de la uretra.
  • Problemas para vaciar por completo la vejiga.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o acuda a la sala de urgencias si tiene una lesión traumática en la vejiga o la uretra.

Consulte con su proveedor si los síntomas empeoran o si se presentan síntomas nuevos, incluyendo:

  • Disminución en la producción de orina
  • Fiebre
  • Sangre en la orina
  • Dolor abdominal intenso
  • Dolor fuerte de espalda o de costado
  • Shock o hemorragia

Prevención

Prevenga los daños externos a la vejiga y la uretra siguiendo estas medidas de seguridad:

  • No introduzca objetos en la uretra.
  • Si necesita auto-sondaje, siga las instrucciones de su proveedor.
  • Utilice equipo de seguridad durante el trabajo o el juego.

Nombres alternativos

Lesión - vejiga y uretra; Hematoma vesical; Lesión uretral; Lesión vesical; Fractura pélvica; Ruptura uretral; Fractura de la pelvis; Perforación vesical

Referencias

Morey AF, Zhao LC. Genital and lower urinary tract trauma. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 101.

Shewakramani SN. Genitourinary system. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 40.

Ultima revisión 5/31/2018

Versión en inglés revisada por: Sovrin M. Shah, MD, Assistant Professor, Department of Urology, The Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.