Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000970.htm

Estenosis pilórica en bebés

La estenosis pilórica es un estrechamiento del píloro, la abertura que va del estómago al intestino delgado. Este artículo aborda la afección en bebés.

Causas

Normalmente, el alimento pasa de manera fácil desde el estómago hacia la primera parte del intestino delgado a través de una válvula llamada píloro. En la estenosis pilórica, los músculos del píloro se engruesan. Esto impide que el estómago se vacíe en el intestino delgado.

La causa exacta del engrosamiento se desconoce. Los genes pueden jugar un papel, dado que los hijos de padres que tuvieron estenosis pilórica son más propensos a padecer esta afección. Otros factores de riesgo incluyen ciertos antibióticos, un exceso de ácido en la primera parte del intestino delgado (duodeno), y ciertas enfermedades con las que puede nacer el bebé, como la diabetes.

La estenosis pilórica ocurre con mayor frecuencia en niños menores de 6 meses. La afección es más común en niños que en niñas.

Síntomas

El vómito es el primer síntoma en la mayoría de los niños:

  • El vómito puede ocurrir después de cada alimentación o sólo después de algunas alimentaciones.
  • El vómito por lo general comienza alrededor de las 3 semanas de vida, pero puede empezar en cualquier momento entre la primera semana y los 5 meses de edad.
  • El vómito es fuerte (vómitos explosivos).
  • El bebé presenta hambre después de vomitar y desea alimentarse de nuevo.

Otros síntomas aparecen varias semanas después del nacimiento y pueden incluir:

  • Dolor abdominal.
  • Eructos.
  • Hambre constante.
  • Deshidratación (empeora con la gravedad del vómito).
  • Imposibilidad para aumentar de peso o pérdida de peso.
  • Movimiento ondulatorio del abdomen poco después de consumir alimentos y justo antes de presentarse el vómito.

Pruebas y exámenes

La afección generalmente se diagnostica antes de que el bebé cumpla 6 meses de edad.

Un examen físico puede revelar:

  • Signos de deshidratación, como resequedad de la piel y la boca, menos lágrimas al llorar y pañales secos.
  • Un vientre hinchado.
  • Una masa en forma de aceituna al tocar (palpar) la zona estomacal, que es un píloro anormal.

Una ecografía abdominal puede ser el primer examen imagenológico a realizar. Otros exámenes que se pueden hacer incluyen:

Tratamiento

El tratamiento para la estenosis pilórica consiste en una cirugía para dilatar el píloro. La cirugía se llama piloromiotomía.

Si no es seguro poner al bebé a dormir para la cirugía, se utilizará un dispositivo llamado endoscopio con un globo diminuto en el extremo. El globo se infla para dilatar el píloro.

En bebés que no pueden someterse a una cirugía, se puede probar la alimentación por sonda o medicina para relajar el píloro.

Expectativas (pronóstico)

La cirugía generalmente alivia todos los síntomas. Tan solo algunas horas luego de la cirugía, el bebé puede comenzar a recibir alimentaciones pequeñas y frecuentes.

Posibles complicaciones

Si la estenosis pilórica no se trata, el bebé no obtendrá suficiente nutrición y líquidos, y puede presentar un peso menor al deseado y deshidratación.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si su bebé presenta síntomas de esta afección.

Nombres alternativos

Estenosis pilórica hipertrófica congénita; Estenosis pilórica hipertrófica infantil; Obstrucción del orificio gástrico

Referencias

Hunter AK, Liacouras CA. Pyloric stenosis and other congenital anomalies of the stomach. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 329.

Kanters A, Ponsky T. Pyloromyotomy for pyloric stenosis. In: Delaney CP, ed. Netter's Surgical Anatomy and Approaches. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 10.

Actualizado 7/10/2015

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados