Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000668.htm

Shock séptico

Es una afección grave que ocurre cuando una infección en todo el cuerpo lleva a que se presente una hipotensión arterial peligrosa.

Causas

El shock séptico ocurre con más frecuencia en las personas de edad muy avanzada y en las muy jóvenes. También puede ocurrir en personas que tienen un sistema inmunitario debilitado.

El shock séptico puede ser causado por cualquier tipo de bacteria. Hongos y (en raras ocasiones) virus pueden también causar la afección. Las toxinas liberadas por bacterias u hongos pueden causar daño tisular, lo cual puede llevar a que se presente hipotensión arterial y funcionamiento deficiente de órganos. Algunos investigadores creen que los coágulos sanguíneos en las pequeñas arterias ocasionan la falta de flujo de sangre y el funcionamiento deficiente de órganos.

El cuerpo tiene una respuesta inflamatoria fuerte a las toxinas que puede contribuir a que se presente daño a órganos.

Los factores de riesgo que predisponen al shock séptico incluyen:

  • Diabetes
  • Enfermedades del aparato genitourinario, el aparato biliar o el aparato digestivo
  • Enfermedades que debilitan el sistema inmunitario, como el SIDA
  • Sondas permanentes (aquellas que se mantienen en su lugar por períodos extensos, especialmente vías intravenosas y sondas vesicales, al igual que stents de metal o de plástico usadas para el drenaje)
  • Leucemia
  • Uso prolongado de antibióticos
  • Linfoma
  • Infección reciente
  • Cirugía o procedimiento médico reciente
  • Uso reciente de esteroides
  • Trasplante de órgano sólido o médula ósea

Síntomas

El shock séptico puede afectar cualquier parte del cuerpo, incluso el corazón, el cerebro, los riñones, el hígado y los intestinos. Los síntomas pueden incluir:

Pruebas y exámenes

Se pueden hacer exámenes de sangre para verificar la presencia de:

  • Infección alrededor del cuerpo
  • Conteo sanguíneo completo (CSC) y química sanguínea
  • Presencia de bacterias y otros organismos
  • Nivel bajo de oxígeno en la sangre
  • Alteraciones en el equilibrio acidobásico
  • Bajo funcionamiento de órganos o insuficiencia de un órgano

Otros exámenes pueden incluir:

  • Una radiografía del tórax para detectar neumonía o líquido en los pulmones (edema pulmonar)
  • Una muestra de orina para detectar infección

Los estudios adicionales, como hemocultivos, pueden no resultar positivos durante varios días después de haberse sacado la sangre o durante algunos días después de haberse presentado el shock.

Tratamiento

El shock séptico es una emergencia médica. En la mayoría de los casos, las personas ingresan a la unidad de cuidados intensivos del hospital.

El tratamiento puede incluir:

  • Respirador (ventilación mecánica)
  • Diálisis
  • Medicamentos para tratar la presión arterial baja, la infección o la coagulación de la sangre
  • Líquidos administrados directamente en la vena (por vía intravenosa)
  • Oxígeno
  • Sedantes
  • Cirugía para drenar las zonas infectadas, en caso de ser necesario
  • Antibióticos

Se puede revisar la presión en el corazón y en los pulmones. Esto se denomina monitoreo hemodinámico. Esto sólo puede hacerse con equipo especializado y cuidados de enfermería intensivos.

Expectativas (pronóstico)

El shock séptico tiene una alta tasa de mortalidad. Dicha tasa depende de la edad de la persona y su salud general, de la causa de la infección, de la cantidad de órganos que presentan insuficiencia, al igual que de la rapidez y agresividad con que se inicie el tratamiento médico.

Posibles complicaciones

Se puede presentar insuficiencia respiratoria, insuficiencia cardíaca o cualquier otro tipo de insuficiencia en un órgano. Asimismo, se puede presentar gangrena, lo que posiblemente lleve a la amputación.

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda directamente al servicio de urgencias si presenta síntomas de shock séptico.

Prevención

El tratamiento oportuno de las infecciones bacterianas ayuda. Sin embargo, muchos casos de shock séptico no pueden prevenirse.

Nombres alternativos

Shock bacteriémico; Shock endotóxico; Shock septicémico; Shock caliente

Referencias

Jones E, Kline JA. Shock. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 6.

Munford RS, Suffredini AF. Sepsis, severe sepsis, and septic shock. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 74.

Rivers EP. Approach to the patient with shock. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 106.

Actualizado 11/19/2015

Versión en inglés revisada por: Denis Hadjiliadis, MD, MHS, Associate Professor of Medicine, Pulmonary, Allergy, and Critical Care, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados