Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a614045-es.html

Hidrocodona

Advertencia:

La hidrocodona puede ser adictiva. No tome de más ni con más frecuencia, ni la tome de una manera diferente a la que le indicó su médico. Informe a su médico si usted o alguien de su familia bebe o alguna vez ha bebido grandes cantidades de alcohol, usa o alguna vez ha usado drogas ilícitas, ha abusado de medicamentos con receta médica, o si tiene o alguna vez ha tenido depresión u otra enfermedad mental. Existe un mayor riesgo de que abuse de la hidrocodona si tiene o alguna vez ha tenido cualesquiera de estas condiciones.

No permita que nadie más tome su medicamento. La hidrocodona puede dañar u ocasionar la muerte a otras personas que tomen su medicamento, especialmente los niños. Conserve la hidrocodona en un lugar seguro de manera que nadie más pueda tomarla accidentalmente o a propósito. Tenga especial cuidado de guardar la hidrocodona fuera del alcance de los niños. Mantenga un registro de cuántas cápsulas o tabletas quedan, de manera que pueda saber si falta medicamento.

La hidrocodona puede ocasionar problemas de respiración lenta o detenida, especialmente durante las primeras 24 a 72 horas de su tratamiento y en cualquier momento en que se incremente su dosis. Su médico le supervisará atentamente durante el tratamiento. Su médico ajustará su dosis para controlar su dolor y disminuir el riesgo de que experimente problemas respiratorios graves. Informe a su médico si tiene o alguna vez ha tenido respiración lenta o asma. Su médico probablemente le dirá que no tome hidrocodona. Informe también a su médico si tiene o alguna vez ha tenido enfermedad pulmonar como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC; un grupo de enfermedades que afectan los pulmones y las vías respiratorias), una lesión en la cabeza, o cualquier condición que incremente la cantidad de presión en su cerebro. El riesgo de que desarrolle problemas respiratorios puede ser mayor si es un adulto mayor o si está débil o desnutrido debido a una enfermedad. Si experimenta cualesquiera de los siguientes síntomas, llame a su médico inmediatamente o busque tratamiento médico de emergencia: respiración lenta, largas pausas entre respiraciones, o dificultad para respirar.

Tomar algunos otros medicamentos o suspender el tratamiento con algunos otros medicamentos mientras está tomando hidrocodona puede aumentar el riesgo de que experimente problemas de respiración, sedación, coma u otros efectos secundarios graves que pongan en peligro la vida. Informe a su médico y farmacéutico si está tomando o planea tomar o dejar de tomar cualesquiera de los siguientes medicamentos: algunos medicamentos antimicóticos, incluyendo itraconazol (Onmel, Sporanox); cetoconazol (Extina, Nizoral, Xolegel); y voriconazol (Vfend); benzodiazepinas como alprazolam (Xanax); clordiazepóxido (Librium); clonazepam (Klonopin); diazepam (Diastat, Valium); estazolam; flurazepam; lorazepam (Ativan); oxazepam; temazepam (Restoril); y triazolam (Halcion); carbamazepina (Carbatrol, Epitol, Equetro, Tegretol, otros); cimetidina; claritromicina (Biaxin, en Prevpac); eritromicina (E.E.S., Erythromycin, otros); otros medicamentos analgésicos narcóticos; medicamentos para enfermedad mental o náusea; ciertos medicamentos para el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) incluso ritonavir (Norvir, en Kaletra, en Viekira Pak); relajantes musculares; fenitoína (Dilantin, Phenytek); rifampicina (Rifadin, Rimactane, en Rifamate, en Rifater); sedantes; píldoras para dormir; o tranquilizantes. Si toma hidrocodona con cualquiera de estos medicamentos y desarrolla cualquiera de los siguientes síntomas, llame a su médico inmediatamente o busque atención médica de emergencia: mareos inusuales, aturdimiento, somnolencia extrema, respiración difícil o lenta o no tiene capacidad de respuesta. Asegúrese de que su encargado del cuidado o los miembros de su familia conozcan cuáles son los síntomas que pueden ser graves para que puedan llamar al médico o a la atención médica de emergencia si usted no puede buscar tratamiento por su cuenta.

Beber alcohol, tomar medicamentos con o sin receta médica que contengan alcohol o usar drogas ilícitas durante su tratamiento con hidrocodona, aumenta el riesgo de que experimente estos efectos secundarios graves que pongan en riesgo su vida. No beba alcohol ni tome medicamentos con o sin receta médica que contengan alcohol ni use drogas ilícitas durante su tratamiento.

Trague las cápsulas de liberación prolongada o las tabletas de liberación prolongada de hidrocodona enteras; no las mastique, rompa, divida, triture ni disuelva. Las cápsulas de liberación prolongada y las tabletas de liberación prolongada de hidrocodona son difíciles de triturar, romper o disolver. Si traga las tabletas de liberación prolongada o las cápsulas de liberación prolongada quebradas, masticadas o trituradas, puede recibir demasiada hidrocodona a la vez. Esto puede causar problemas graves, incluyendo una sobredosis y la muerte.

Informe a su médico si está embarazada o si planea quedar embarazada. Si toma hidrocodona regularmente durante su embarazo, su bebé puede experimentar síntomas de abstinencia que pongan en riesgo su vida después del nacimiento. Informe al médico de su bebé de inmediato si su bebé experimenta cualquiera de los síntomas siguientes: irritabilidad, hiperactividad, sueño anormal, llanto agudo, temblor incontrolable de una parte del cuerpo, vómitos, diarrea, o no aumenta de peso.

Su médico o farmacéutico le dará la hoja de información del fabricante para el paciente (Guía del medicamento) cuando inicie su tratamiento con hidrocodona y cada vez que vuelva a surtir su receta médica. Lea la información atentamente y si tiene alguna duda, pregúntele a su médico o farmacéutico. También puede visitar el sitio web de la Administración de Medicamentos y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) (http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm085729.htm) o el sitio web del fabricante para obtener la Guía del medicamento.

Hable con su médico sobre los riesgos de tomar hidrocodona.

¿Para cuáles condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?

La hidrocodona se usa para aliviar el dolor fuerte. La hidrocodona se usa solamente para tratar a personas que se espera que necesiten medicamento para aliviar el dolor fuerte todo el tiempo durante un período prolongado y que no puedan recibir tratamiento con otros medicamentos o tratamientos. Las cápsulas de liberación prolongada (acción prolongada) o las tabletas de liberación prolongada de hidrocodona solo deberían usarse para tratar el dolor que se puede controlar con medicamento que se toma cuando es necesario. La hidrocodona pertenece a una clase de medicamentos llamados analgésicos opiáceos (narcóticos). Funciona al cambiar la manera en que el cerebro y el sistema nervioso responden al dolor.

Esta monografía solo incluye información acerca del uso de la hidrocodona sola. Si toma un producto combinado de hidrocodona, asegúrese de leer la información acerca de todos los ingredientes en la monografía de combinación de hidrocodona y pida más información a su médico o farmacéutico.

¿Cómo se debe usar este medicamento?

La hidrocodona viene en cápsulas de liberación prolongada (acción prolongada) y en tabletas de liberación prolongada (acción prolongada) para administrarse vía oral. La cápsula de liberación prolongada usualmente se toma una vez cada doce horas. La tableta de liberación prolongada usualmente se toma una vez al día. Tome la hidrocodona aproximadamente a la misma hora todos los días. Siga atentamente las instrucciones que se encuentran en la etiqueta de su receta médica y pida a su médico o farmacéutico que le explique cualquier parte que no comprenda. Tome hidrocodona tal y como se lo indique su médico.

Trague las cápsulas de liberación prolongada o las tabletas de liberación prolongada una a la vez con suficiente agua. Trague cada cápsula o tableta tan pronto la ponga en su boca. No remoje, moje ni chupe las tabletas de liberación prolongada antes de ponerlas en su boca.

Su médico probablemente inicie con una dosis baja de hidrocodona y puede incrementar gradualmente su dosis, no más de una vez cada 3 a 7 días si se necesita para controlar el dolor. Después de tomar hidrocodona por un período de tiempo, su cuerpo podría acostumbrarse al medicamento. Si esto ocurre, su médico puede aumentar la dosis de hidrocodona o le puede recetar un medicamento diferente para ayudar a controlar su dolor. Informe al médico cómo se siente durante el tratamiento con hidrocodona.

No deje de tomar hidrocodona sin hablar con su médico. Si deja de tomar el hidrocodona repentinamente, podría experimentar síntomas de abstinencia como inquietud, ojos llorosos, secreción nasal, bostezos, sudoración, escalofríos, vello erizado en su piel, dolor muscular, pupilas dilatadas (círculos negros en el centro de los ojos), irritabilidad, ansiedad, dolor de espalda o de las articulaciones, debilidad, calambres estomacales, dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormido, náuseas, pérdida de apetito, vómitos, diarrea, respiración rápida, o ritmo cardiaco rápido. Probablemente su médico disminuirá su dosis gradualmente.

¿Qué otro uso se le da a este medicamento?

Este medicamento se puede recetar para otros usos; para obtener más información pregunte a su médico o farmacéutico.

¿Cuáles son las precauciones especiales que debo seguir?

Antes de tomar hidrocodona,

  • informe a su médico o farmacéutico si es alérgico a la hidrocodona, a cualquier otro medicamento o a alguno de los ingredientes que contienen las cápsulas de liberación prolongada o las tabletas de liberación prolongada de hidrocodona. Pregunte a su farmacéutico o revise la Guía del medicamento para obtener una lista de los ingredientes.
  • Informe a su médico y farmacéutico qué medicamentos con y sin receta médica, vitaminas y suplementos nutricionales esté tomando o tenga planificado tomar. Asegúrese de mencionar los medicamentos que aparecen en la sección ADVERTENCIA IMPORTANTE y cualesquiera de los siguientes medicamentos: antihistamínicos (que se encuentran en los medicamentos para la tos y para el resfriado); amiodarona (Cordarone, Nexterone, Pacerone); azitromicina (Zithromax, Zmax); butorfanol; clorpromazina; citalopram (Celexa); ciclobenzaprina (Amrix); dextrometorfano (que se encuentra en muchos medicamentos para la tos; en Nuedexta); dronedarona (Multaq); haloperidol (Haldol); laxantes tales como lactulosa (Cholac, Constulose, Enulose, otros); levofloxacina (Levaquin); litio (Lithobid); medicamentos para la enfermedad de intestino irritable; enfermedad de Parkinson; úlceras; y problemas urinarios; medicamentos para migrañas como almotriptán (Axert), eletriptán (Relpax), frovatriptán (Frova), naratriptán (Amerge), rizatriptán (Maxalt), sumatriptán (Imitrex, en Treximet) y zolmitriptán (Zomig); mirtazapina (Remeron); nalbufina; pentazocina (Talwin); bloqueadores deserotonina de 5-HT 3 como alosetrón (Lotronex), dolasetrón (Anzemet), granisetrón (Kytril), ondansetrón (Zofran, Zuplenz) o palonosetrón (Aloxi); inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como citalopram (Celexa), escitalopram (Lexapro), fluoxetina (Prozac, Sarafem, en Symbyax), fluvoxamina (Luvox), paroxetina (Brisdelle, Prozac, Pexeva) y sertralina (Zoloft); inhibidores de recaptación de norepinefrina y serotonina (IRSN) como desvenlafaxina (Khedezla, Pristiq), duloxetina (Cymbalta), milnaciprán (Savella) y venlafaxina (Effexor); trazodona (Oleptro); o antidepresivos tricíclicos (para levantar el ánimo) como amitriptilina, clomipramina (Anafranil), desipramina (Norpramin), doxepina (Silenor), imipramina (Tofranil), nortriptilina (Pamelor), protriptilina (Vivactil) y trimipramina (Surmontil). Además, informe a su médico o farmacéutico si está tomando o recibiendo los siguientes medicamentos o si ha dejado de tomarlos durante las últimas dos semanas: isocarboxazida (Marplan); linezolid (Zyvox); azul de metileno; fenelzina (Nardil); rasagilina (Azilect); selegilina (Eldepryl, Emsam, Zelapar); o tranilcipromina (Parnate). Muchos otros medicamentos también podrían interactuar con la hidrocodona, así que asegúrese de informar a su médico sobre todos los medicamentos que esté tomando, incluso los que no aparezcan en esta lista. Es posible que su médico deba cambiar las dosis de sus medicamentos o supervisarle atentamente para saber si sufre efectos secundarios.
  • Informe a su médico qué productos a base de hierbas está tomando, especialmente la hierba de San Juan y triptófano.
  • Informe a su médico si tiene cualesquiera de las condiciones que se mencionan en la sección ADVERTENCIA IMPORTANTE, o si tiene una obstrucción o estrechamiento del estómago o los intestinos, o íleo paralítico (condición en la que la comida digerida no pasa a través de los intestinos). Es posible que su médico le indique que no tome hidrocodona.
  • Informe a su médico si tiene o alguna vez ha tenido presión sanguínea baja, dificultad para orinar, convulsiones, o enfermedad de la tiroides, la vesícula biliar, del páncreas, hepática, o enfermedades renales. Si está tomando las tabletas de liberación prolongada, también informe a su médico si tiene o alguna vez ha tenido dificultad para tragar, cáncer de colon (un tipo de cáncer que empieza en el intestino grueso), cáncer de esófago (cáncer que empieza en el tubo que conecta la boca y el estómago), insuficiencia cardíaca (condición en la que el corazón no puede bombear suficiente sangre a otras partes del cuerpo), o problemas de ritmo cardiaco irregular, tal como el síndrome de QT (condición que aumenta el riesgo de desarrollar un ritmo cardiaco irregular que puede provocar desmayos o muerte súbita).
  • Informe a su médico si está amamantando.
  • Debe saber que este medicamento puede disminuir la fertilidad en hombres y mujeres. Hable con su médico sobre los riesgos de tomar hidrocodona.
  • Si se someterá a una cirugía, incluso una cirugía dental, informe a su médico o dentista que está tomando hidrocodona.
  • Debe saber que la hidrocodona le puede ocasionar somnolencia. No conduzca un vehículo ni opere maquinaria hasta que sepa cómo le afecta este medicamento.
  • Debe saber que la hidrocodona le puede ocasionar mareos, aturdimiento, y desmayo cuando se levanta muy rápido después de estar acostado. Esto es más común al empezar a tomar hidrocodona por primera vez. Para evitar este problema, levántese de la cama despacio, apoyando sus pies en el suelo por unos minutos antes de ponerse de pie.
  • Debe saber que la hidrocodona le puede ocasionar estreñimiento. Hable con su médico para cambiar su dieta y usar otros medicamentos para tratar o evitar el estreñimiento.

¿Qué dieta especial debo seguir mientras tomo este medicamento?

A menos que su médico le indique lo contrario, continúe con su dieta normal.

¿Qué tengo que hacer si me olvido de tomar una dosis?

Omita la dosis que le faltó y continúe con su programa regular de dosificación. No tome más de una dosis de las cápsulas de liberación prolongada de hidrocodona en 12 horas o de tabletas de liberación prolongada en 24 horas.

¿Cuáles son los efectos secundarios que podría provocar este medicamento?

La hidrocodona puede ocasionar efectos secundarios. Informe a su médico si cualesquiera de estos síntomas son intensos o no desaparecen:

  • dolor de estómago,
  • boca seca,
  • cansancio,
  • dolor de cabeza,
  • dolor de espalda,
  • tensión en los músculos,
  • micción difícil, frecuente o dolorosa,
  • zumbido en los oídos,
  • dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormido,
  • inflamación de los pies, las piernas o los tobillos,
  • temblor incontrolable de una parte del cuerpo.

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si experimenta cualesquiera de estos síntomas o los que se enumeran en las secciones ADVERTENCIA IMPORTANTE o PRECAUCIONES ESPECIALES, llame a su médico inmediatamente o busque tratamiento médico de emergencia:

  • dolor de pecho,
  • agitación, alucinaciones (ver cosas o escuchar voces que no existen), fiebre, sudoración, confusión, ritmo cardiaco rápido, temblores, espasmos o rigidez muscular intensa, pérdida de coordinación, náusea, vómitos o diarrea,
  • náusea, vómitos, falta de apetito, debilidad o mareos,
  • incapacidad para lograr o mantener una erección,
  • menstruación irregular,
  • menos deseo sexual,
  • inflamación de los ojos, el rostro, los labios, la lengua o la garganta,
  • ronquera,
  • cambios en el ritmo cardiaco,
  • urticaria,
  • picazón,
  • dificultad para tragar o respirar.

La hidrocodona puede causar otros efectos secundarios. Llame a su médico si tiene algún problema inusual mientras usa este medicamento.

Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet (http://www.fda.gov/Safety/MedWatch) o por teléfono al 1-800-332-1088.

¿Cómo debo almacenar o desechar este medicamento?

Mantenga este medicamento en su envase original, cerrado herméticamente y fuera del alcance de los niños. Almacénelo a temperatura ambiente y lejos del exceso de calor y de la humedad (no en el baño). Deje ir en el inodoro cualquier medicamento que esté vencido o que ya no necesite. Hable con su farmacéutico sobre la forma adecuada para desechar el medicamento.

¿Qué debo hacer en caso de una sobredosis?

En caso de una sobredosis, llame a la oficina local de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. Si la víctima está inconsciente, o no respira, llame inmediatamente al 911.

Los síntomas de una sobredosis pueden incluir los siguientes:

  • respiración lenta,
  • somnolencia,
  • debilidad muscular,
  • piel fría y húmeda,
  • pupilas estrechadas o ensanchadas,
  • ritmo cardiaco lento,
  • coma,
  • muerte.

¿Qué otra información de importancia debería saber?

Asista a todas las citas con su médico y las del laboratorio. Su médico ordenará algunas pruebas de laboratorio para comprobar la respuesta de su cuerpo a la hidrocodona.

Antes de hacerse alguna prueba de laboratorio (especialmente las que incluyan azul de metileno), informe a su médico y al personal del laboratorio que está tomando hidrocodona.

Esta receta médica no se puede volver a surtir. Asegúrese de programar sus citas con el médico regularmente, de manera que no se quede sin hidrocodona si su médico desea que continúe usando este medicamento. Si sigue sintiendo dolor después de terminar de tomar la receta médica de hidrocodona, llame a su médico.

Es importante que Ud. mantenga una lista escrita de todas las medicinas que Ud. está tomando, incluyendo las que recibió con receta médica y las que Ud. compró sin receta, incluyendo vitaminas y suplementos de dieta. Ud. debe tener la lista cada vez que visita su médico o cuando es admitido a un hospital. También es una información importante en casos de emergencia.

Marcas comerciales

  • Hysingla®
  • Zohydro ER®
Documento actualizado - 15/12/2016