Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a609028-es.html

Lacosamida

¿Para cuáles condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?

La lacosamida se usa para controlar las convulsiones de inicio parcial (convulsiones que involucran solo una parte del cerebro) en adultos y niños de 4 años en adelante. También se utiliza en combinación con otros medicamentos para controlar convulsiones tónico clónicas generalizadas primarias (conocidas antes como una convulsión del gran mal, convulsión que involucra el cuerpo entero) en adultos y niños de 4 años en adelante. La lacosamida pertenece a una clase de medicamentos llamados anticonvulsivos. Su acción consiste en reducir la actividad eléctrica anormal en el cerebro.

¿Cómo se debe usar este medicamento?

La presentación de la lacosamida es en tabletas y solución (líquido) para tomar por vía oral. Usualmente se toma dos veces al día, con o sin alimentos. Tome la lacosamida aproximadamente a la misma hora todos los días. Siga atentamente las instrucciones que se encuentran en la etiqueta de su receta médica y pida a su médico o farmacéutico que le explique cualquier parte que no comprenda. Tome la lacosamida exactamente como se le indicó. No tome una cantidad mayor ni menor del medicamento, ni lo tome con más frecuencia de lo que indica la receta de su médico.

Trague las tabletas enteras; no las mastique, no las parta ni las triture.

Si está tomando la solución oral, use una cuchara medidora o jeringa oral para medir la cantidad correcta de líquido necesario para cada dosis. No use una cuchara de cocina. Si tiene un tubo nasogástrico (NG) o gástrico, su médico o farmacéutico le explicará cómo preparar la lacosamida para administrarla.

Es posible que su médico le indique que inicie con una dosis baja de lacosamida y que la incremente gradualmente, no más de una vez a la semana.

La lacosamida puede ayudarle a controlar su condición, pero no la curará. Puede tardar unas pocas semanas o más antes de que sienta el beneficio completo de la lacosamida. Continúe tomando la lacosamida incluso si se siente bien. No deje de tomar la lacosamida sin hablar antes con su médico, incluso si experimenta efectos secundarios como cambios inusuales en el comportamiento o estado de ánimo. Si deja de tomar la lacosamida repentinamente, sus convulsiones podrían ser más frecuentes. Es probable que su médico disminuya la dosis gradualmente.

¿Qué otro uso se le da a este medicamento?

Este medicamento se puede recetar para otros usos; pida más información a su médico o farmacéutico.

¿Cuáles son las precauciones especiales que debo seguir?

Antes de tomar lacosamida,

  • informe a su médico y farmacéutico si es alérgico a la lacosamida, a cualquier otro medicamento o bien, a alguno de los ingredientes de las tabletas o de la solución oral de lacosamida. Pídale a su farmacéutico una lista de los ingredientes.
  • informe a su médico y farmacéutico qué otros medicamentos con y sin receta médica, vitaminas, suplementos nutricionales y productos a base de hierbas toma o tiene planificado tomar. Asegúrese de mencionar cualquiera de los siguientes: betabloqueantes como atenolol (Tenormin, en Tenoretic), labetalol (Trandate), metoprolol (Lopressor, Toprol XL), nadolol (Corgard) y propranolol (Hemangeol, Inderal); bloqueadores de los canales de calcio como amlodipino (Norvasc, en Caduet, en Lotrel, en Exforge, otros), diltiazem (Cardizem, Cartia, Tiazac, otros), felodipino, isradipino, nicardipino, nifedipino (Procardia), nimodipino (Nymalize), nisoldipino ( Sular) y verapamil (Calan, Verelan, en Tarka); y medicamentos para el ritmo cardíaco irregular como amiodarona (Nexterone, Pacerone), digoxina (Lanoxin), dronedarona (Multaq), flecainida (Tambocor), propafenona (Rythmol), quinidina (en Nuedexta) y sotalol (Betapace, Sorine, Sotylize). Es posible que su médico deba cambiar las dosis de sus medicamentos o monitorearlo de cerca para saber si sufre efectos secundarios. Muchos otros medicamentos también podrían interactuar con lacosamida, así que, asegúrese de informar a su médico sobre todos los medicamentos que toma actualmente, incluso los que no aparezcan en esta lista.
  • Informe a su médico si bebe o ha bebido grandes cantidades de alcohol, ha usado drogas callejeras o ha abusado de medicamentos con receta médica. También informe a su médico si tiene o alguna vez ha tenido depresión, problemas de estado de ánimo o pensamientos o comportamiento suicida; ritmo cardíaco irregular, ataque cardíaco, marcapasos, insuficiencia cardíaca u otros problemas cardíacos; neuropatía diabética (daño a los nervios causado por la diabetes) o enfermedad del hígado o del riñón.
  • informe a su médico si está embarazada, si planea quedar embarazada o si está amamantando. Si queda embarazada mientras toma lacosamida, llame a su médico.
  • Debe saber que la lacosamida puede causarle somnolencia o mareos, y pueden causarle visión borrosa o problemas con la coordinación y el equilibrio. No conduzca un vehículo, no opere maquinaria ni participe en otras actividades que requieran un estado de alerta o coordinación hasta que sepa cómo le afecta este medicamento.
  • Debe saber que su salud mental puede cambiar de maneras inesperadas y puede tener tendencias suicidas (pensar en lastimarse o quitarse la vida o planear o intentar hacerlo) mientras esté tomando lacosamida. Un número reducido de adultos y niños mayores de 5 años de edad (aproximadamente 1 de cada 500 personas) que usaron anticonvulsivos como la lacosamida para tratar distintas condiciones durante estudios clínicos tuvieron tendencias suicidas durante su tratamiento. Algunas de estas personas presentaron pensamientos y comportamientos suicidas inmediatamente después de 1 semana de empezar a usar el medicamento. Existe un riesgo de que experimente cambios en su salud mental si toma un medicamento anticonvulsivo como lacosamida, pero también existe un riesgo de que experimente cambios en su salud mental si no se trata su afección. Usted y su médico decidirán si los riesgos de usar un medicamento anticonvulsivo son mayores que los riesgos de no usarlo. Usted, su familia o su encargado del cuidado deben llamar a su médico inmediatamente si experimenta alguno de los síntomas siguientes: ataques de pánico; agitación o nerviosismo, irritabilidad nueva o empeorada, ansiedad o depresión; acciones o impulsos peligrosos; dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido; comportamiento agresivo, colérico o violento; manías (estado de ánimo frenético y anormalmente emocionado); hablar o pensar acerca de deseos de lastimarse o terminar con su vida o cualquier otro cambio inusual en el comportamiento o ánimo. Asegúrese de que su familia o encargado del cuidado conozcan los síntomas que pudieran ser graves para que puedan llamar al médico si usted no puede buscar tratamiento por su cuenta.
  • Debe saber que la lacosamida puede ocasionar mareo, aturdimiento, desmayos o ritmo cardiaco irregular, especialmente cuando se levanta muy rápido cuando está acostado. Si desarrolla estos síntomas, acuéstese con las piernas elevadas hasta que se sienta mejor y llame inmediatamente a su médico.
  • Si tiene fenilcetonuria (PKU, una enfermedad heredada en la cual se debe seguir una dieta especial para prevenir Lacosamida retraso mental), debe saber que la solución oral de lacosamida contiene aspartame que forma fenilalanina.

¿Qué dieta especial debo seguir mientras tomo este medicamento?

A no ser que su médico le indique lo contrario, continúe con su dieta normal.

¿Qué tengo que hacer si me olvido de tomar una dosis?

Tome la dosis que omitió tan pronto como lo recuerde. Sin embargo, si se acerca la hora de su próxima dosis, omita la dosis que no tomó y siga tomando su dosis normal. No duplique la dosis para compensar la que omitió.

¿Cuáles son los efectos secundarios que podría provocar este medicamento?

La lacosamida puede ocasionar efectos secundarios. Informe a su médico si cualquiera de estos síntomas es grave o no desaparece:

  • náusea
  • vómitos
  • diarrea
  • visión borrosa o doble
  • movimientos oculares incontrolables
  • mareos
  • dolor de cabeza
  • somnolencia
  • temblor incontrolable de una parte del cuerpo
  • problemas de coordinación, equilibrio o para caminar
  • debilidad
  • picazón

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si presenta alguno de estos síntomas, llame al médico inmediatamente:

  • ritmo cardiaco rápido o irregular
  • dificultad para respirar
  • ritmo cardíaco lento
  • dolor de pecho
  • desmayos
  • inflamación del rostro, la garganta, la lengua, los labios y los ojos
  • fiebre
  • sarpullido
  • cansancio
  • ictericia en la piel u ojos
  • orina oscura

La lacosamida puede ocasionar otros efectos secundarios. Llame a su médico si tiene algún problema inusual mientras toma este medicamento.

Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet (http://www.fda.gov/Safety/MedWatch) o por teléfono al 1-800-332-1088.

¿Cómo debo almacenar o desechar este medicamento?

Mantenga este medicamento en su envase original, cerrado herméticamente y lejos del alcance de los niños. Almacénelo a temperatura ambiente y lejos del calor excesivo y la humedad (no en el baño). No congele la solución oral. Deseche cualquier solución oral sin utilizar que quede después de 7 semanas de abrir por primera vez el frasco.

Es importante que mantenga todos los medicamentos fuera de la vista y el alcance de los niños, debido a que muchos envases (tales como los pastilleros de uso semanal, y aquellos que contienen gotas oftálmicas, cremas, parches e inhaladores) no son a prueba de niños pequeños, quienes pueden abrirlos fácilmente. Con el fin de protegerlos de una intoxicación, siempre use tapaderas de seguridad e inmediatamente coloque los medicamentos en un lugar seguro, uno que se encuentre arriba y lejos de su vista y alcance. http://www.upandaway.org/es/

Los medicamentos que ya no son necesarios se deben desechar de una manera apropiada para asegurarse de que las mascotas, los niños y otras personas no puedan consumirlos. Sin embargo, no debe desechar estos medicamentos por el inodoro. En su lugar, la mejor manera de deshacerse de sus medicamentos es a través de un programa de devolución de medicamentos. Hable con su farmacéutico o póngase en contacto con su departamento de basura/reciclaje local para conocer acerca de los programas de devolución de medicamentos de su comunidad. Consulte el sitio web de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), (https://goo.gl/xRXbPn) para obtener más información de cómo desechar de forma segura los medicamentos, si no tiene acceso al programa de devolución de medicamentos.

¿Qué debo hacer en caso de una sobredosis?

En caso de sobredosis, llame a la línea de ayuda de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. La información también está disponible en línea en https://www.poisonhelp.org/help. Si la víctima se ha derrumbado, ha tenido una convulsión, tiene dificultad para respirar, o no puede despertarse, llame inmediamente a los servicios de emergencia al 911.

¿Qué otra información de importancia debería saber?

Asista a todas las citas con su médico.

No deje que nadie más tome su medicamento. La lacosamida es una sustancia controlada. Las recetas médicas se pueden volver a surtir solo cierto número de veces; pregunte a su farmacéutico si tiene alguna duda.

Es importante que Ud. mantenga una lista escrita de todas las medicinas que Ud. está tomando, incluyendo las que recibió con receta médica y las que Ud. compró sin receta, incluyendo vitaminas y suplementos de dieta. Ud. debe tener la lista cada vez que visita su médico o cuando es admitido a un hospital. También es una información importante en casos de emergencia.

Marcas comerciales

  • Vimpat®
Documento revisado - 15/03/2021