Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a601161-es.html

Inyección de morfina

Aviso:

La siguiente importante información de seguridad, sobre ésta medicina, es proporcionada por el programa Alerta Médica (MedWatch) de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Esta información no está disponible en Español, pero la versión en Inglés de la Alerta Médica está incluida para su uso.

[Posted 07/23/2020]

TOPIC: Opioid Pain Relievers or Medicines to Treat Opioid Use Disorder: MedWatch Safety Alert - FDA Recommends Health Care Professionals Discuss Naloxone with All Patients when Prescribing.

AUDIENCE:Patient, Health Professional, Pharmacy

ISSUE: FDA is requiring drug manufacturers for all opioid pain relievers and medicines to treat opioid use disorder (OUD) to add new recommendations about naloxone to the prescribing information. This will help ensure that health care professionals discuss the availability of naloxone and assess each patient's need for a naloxone prescription when opioid pain relievers or medicines to treat OUD are being prescribed or renewed. The patient Medication Guides, available at: https://bit.ly/3hzDavc, will also be updated.

BACKGROUND: Opioid pain relievers are medicines that can help manage pain when other treatments and medicines are not able to provide enough pain relief. Certain opioids are also used to treat OUD. Opioids have serious risks, including misuse and abuse, addiction, overdose, and death. Naloxone can help reverse opioid overdose to prevent death.

The misuse and abuse of illicit and prescription opioids and the risks of addiction, overdose, and death are a public health crisis in the United States. As a result, FDA is committed to encouraging health care professionals to raise awareness of the availability of naloxone when they are prescribing and dispensing opioid pain relievers or medicines to treat OUD. FDA held discussions about naloxone availability with the Anesthetic and Analgesic Drug Products and the Drug Safety and Risk Management Advisory Committees, available at: https://bit.ly/3hx8tXG, which recommended that all patients being prescribed opioids for use in the outpatient setting would benefit from a conversation with their health care professional about the availability of naloxone.

RECOMMENDATION:

Patients:

  • Talk to your health care professionals about the benefits of naloxone and how to obtain it.
  • Recognize the signs and symptoms of a possible opioid overdose. These include slowed, shallow, or difficult breathing, severe sleepiness, or not being able to respond or wake up. If you know or think someone is overdosing, give the person naloxone if you have access to it, and always call 911 or go to an emergency room right away. Naloxone is a temporary treatment, so repeat doses may be required. Even if you give naloxone, you still need to get emergency medical help right away.
  • If you have naloxone, make sure to tell your caregivers, household members, and other close contacts that you have it, where it is stored, and how to properly use it in the event of an overdose. When using opioid medicines away from home, carry naloxone with you and let those you are with know you have it, where it is, and how to use it. Read the Patient Information leaflet or other educational material and Instructions for Use that comes with your naloxone because it explains important information, including how to use the medicine.

Health Care Professionals:

  • Discuss the availability of naloxone with all patients when prescribing or renewing an opioid analgesic or medicine to treat OUD.
  • Consider prescribing naloxone to patients prescribed medicines to treat OUD and patients prescribed opioid analgesics who are at increased risk of opioid overdose.
  • Consider prescribing naloxone when a patient has household members, including children, or other close contacts at risk for accidental ingestion or opioid overdose.
  • Additionally, even if the patients are not receiving a prescription for an opioid analgesic or medicine to treat OUD, consider prescribing naloxone to them if they are at increased risk of opioid overdose.
  • Educate patients and caregivers on how to recognize respiratory depression and how to administer naloxone. Inform them about their options for obtaining naloxone as permitted by their individual state, available at: https://www.usa.gov/state-health, dispensing and prescribing requirements or guidelines for naloxone. Emphasize the importance of calling 911 or getting emergency medical help right away, even if naloxone is administered.

For more information visit the FDA website at: http://www.fda.gov/Safety/MedWatch/SafetyInformation and http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety.

Advertencia:

La inyección de morfina puede ser adictiva, especialmente con uso prolongado. Use la inyección de morfina exactamente según lo indicado. No use de más, no lo use con más frecuencia ni lo use de una manera diferente a la que le indicó su médico. Mientras toma la inyección de morfina, hable con su proveedor de atención médica de sus objetivos de tratamiento del dolor, duración de tratamiento, y otras formas de controlar su dolor. Informe a su médico si usted o alguien de su familia bebe o ha bebido grandes cantidades de alcohol, usa o alguna vez ha usado drogas ilícitas, o ha abusado de los medicamentos con receta médica, o si tiene o ha tenido depresión u otra enfermedad mental. Existe un mayor riesgo de que usted abuse de la inyección de morfina si tiene o ha tenido cualesquiera de estas condiciones. Hable con su proveedor de atención médica de inmediato y pidale consejo si piensa que tiene una adicción a los opiáceos, o llame a la línea de ayuda (National Helpline) de la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias de E.E.U.U (SAMHSA, por sus siglas en inglés) a 1-800-662-HELP.

La morfina puede ocasionar problemas de respiración graves o que pongan en riesgo la vida, especialmente durante las primeras 24 a 72 horas de su tratamiento y en cualquier momento en que se incremente su dosis. Su médico le supervisará atentamente durante el tratamiento. Informe a su médico si tiene o alguna vez ha tenido respiración lenta o asma. Su médico podría indicarle que no tome la inyección de morfina. Informe también a su médico si tiene o alguna vez ha tenido enfermedad pulmonar como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC; un grupo de enfermedades que afectan los pulmones las vías respiratorias), una lesión en la cabeza o cualquier condición que incremente la cantidad de presión en su cerebro. El riesgo de que desarrolle problemas respiratorios puede ser mayor si es un adulto mayor o si está débil o desnutrido debido a una enfermedad. Si experimenta cualesquiera de los siguientes síntomas, llame a su médico inmediatamente o busque tratamiento médico de emergencia: respiración lenta, largas pausas entre respiraciones, o dificultad para respirar.

Tomar algunos otros medicamentos durante su tratamiento con la inyección de morfina puede aumentar el riesgo de que experimente problemas de respiración que sean graves o que pongan en peligro su vida, sedación, o coma. Informe a su médico si está tomando o planea tomar cualesquiera de los siguientes medicamentos: benzodiazepinas como alprazolam (Xanax), diazepam (Diastat, Valium), estazolam, flurazepam, lorazepam (Ativan) y triazolam (Halcion); medicamentos para enfermedad mental, náuseas o dolor; relajantes musculares; sedantes; píldoras para dormir; o tranquilizantes. Es posible que su médico necesite cambiar la dosificación de sus medicamentos y lo supervise atentamente. Si usa la inyección de morfina con cualquiera de estos medicamentos y desarrolla cualquiera de los siguientes síntomas, llame a su médico inmediatamente o busque atención médica de emergencia: mareos inusuales, aturdimiento, somnolencia extrema, respiración difícil o lenta o no tiene capacidad de respuesta. Asegúrese de que su encargado del cuidado o los miembros de su familia conozcan cuáles son los síntomas que pueden ser graves para que puedan llamar al médico o a la atención médica de emergencia si usted no puede buscar tratamiento por su cuenta.

Beber alcohol, tomar medicamentos con o sin receta médica que contengan alcohol o usar drogas ilícitas durante su tratamiento con la inyección de morfina, aumenta el riesgo de que experimente estos efectos secundarios graves que pongan en riesgo su vida. No beba alcohol ni tome medicamentos con o sin receta médica que contengan alcohol ni use drogas ilícitas durante su tratamiento.

No permita que nadie más tome su medicamento. La inyección de morfina puede dañar u ocasionar la muerte a otras personas que tomen su medicamento, especialmente a los niños.

Informe a su médico si está embarazada o si planea quedar embarazada. Si usa la morfina regularmente durante su embarazo, su bebé puede experimentar síntomas de abstinencia que pongan en riesgo su vida después del nacimiento. Informe al médico de su bebé de inmediato si su bebé experimenta cualquiera de los síntomas siguientes: irritabilidad, hiperactividad, sueño anormal, llanto agudo, temblor incontrolable de una parte del cuerpo, vómitos, diarrea, o no aumenta de peso.

Hable con su médico sobre los riesgos de usar la inyección de morfina.

¿Para cuáles condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?

La inyección de morfina se usa para aliviar el dolor de moderado a fuerte. La morfina pertenece a una clase de medicamentos llamados analgésicos opiáceos (narcóticos). Funciona al cambiar la manera en que el cerebro y el sistema nervioso responden al dolor.

¿Cómo se debe usar este medicamento?

La inyección de morfina viene como una solución (líquido) para inyectar de forma intramuscular (en un músculo) o intravenosa (en la vena). Por lo general se inyecta una vez cada 4 horas, según sea necesario. Use la inyección de morfina aproximadamente a la misma hora todos los días. Siga atentamente las instrucciones que se encuentran en la etiqueta de su receta médica y pida a su médico o farmacéutico que le explique cualquier parte que no comprenda. Use la morfina exactamente como se le indica.

Su médico puede ajustar su dosis de inyección de morfina durante su tratamiento, dependiendo de qué tal bien se controle su dolor y de los efectos secundarios que experimente. Informe al médico cómo se siente durante su tratamiento con la inyección de morfina.

Si ha usado la inyección de morfina durante más de varios días no deje de usarla de forma repentina. Si repentinamente deja de usar la inyección de morfina, es posible que experimente los síntomas de abstinencia que incluyen agitación; ojos llorosos; secreción nasal; bostezos; sudoración; escalofríos; dolor de espalda o de las articulaciones; dilatación de las pupilas; irritabilidad; ansiedad; debilidad; calambres estomacales; dificultad para conciliar el sueño o para mantenerse dormido; náuseas; pérdida del apetito; vómitos; diarrea; respiración rápida; o ritmo cardiaco acelerado. Probablemente su médico disminuirá su dosis gradualmente.

¿Qué otro uso se le da a este medicamento?

Este medicamento se puede recetar para otros usos; para obtener más información pregunte a su médico o farmacéutico.

¿Cuáles son las precauciones especiales que debo seguir?

Antes de usar la inyección de morfina,

  • informe a su médico y farmacéutico si es alérgico a la morfina, a cualquier otro medicamento, o ingredientes en la inyección de morfina. Pida a su farmacéutico una lista de los ingredientes.
  • Informe a su médico y farmacéutico acerca de qué otros medicamentos con y sin receta médica, vitaminas, suplementos nutricionales y productos a base de hierbas está tomando o tiene planificado tomar. Asegúrese de mencionar cualesquiera de los siguientes: antihistamínicos (que se encuentran en los medicamentos contra los resfriados y las alergias); cimetidina (Tagamet); ciclobenzaprina (Amrix); litio (Lithobid, en Librax); medicamentos para migrañas como almotriptán (Axert), eletriptán (Relpax), frovatriptán (Frova), naratriptán (Amerge), rizatriptán (Maxalt), sumatriptán (Imitrex, en Treximet) y zolmitriptán (Zomig); mirtazapina (Remeron); bloqueadores de serotonina de 5-HT 3 como alosetrón (Lotronex), dolasetrón (Anzemet), granisetrón (Kytril), ondansetrón (Zofran, Zuplenz) o palonosetrón (Aloxi); inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como citalopram (Celexa), escitalopram (Lexapro), fluoxetina (Prozac, Sarafem, en Symbyax), fluvoxamina (Luvox), paroxetina (Brisdelle, Prozac, Pexeva) y sertralina (Zoloft); inhibidores de recaptación de norepinefrina y serotonina (IRSN) como desvenlafaxina (Khedezla, Pristiq), duloxetina (Cymbalta) y venlafaxina (Effexor); tramadol (Conzip, Ultram, en Ultracet); trazodona; o antidepresivos tricíclicos (para levantar el ánimo) como amitriptilina, clomipramina (Anafranil), desipramina (Norpramin), doxepina (Silenor, Zonalon), imipramina (Tofranil), nortriptilina (Pamelor), protriptilina (Vivactil) y trimipramina (Surmontil). Además informe a su médico o farmacéutico si está tomando o recibiendo los siguientes inhibidores de la monoamino oxidasa (MAO) o si ha dejado de tomarlos durante las últimas dos semanas: isocarboxazida (Marplan), linezolida (Zyvox); azul de metileno; fenelzina (Nardil), selegilina (Eldepryl, Emsam, Zelapar) o tranilcipromina (Parnate). Muchos otros medicamentos también podrían interactuar con la morfina, así que asegúrese de informar a su médico sobre todos los medicamentos que esté tomando, incluso los que no aparezcan en esta lista. Es posible que su médico deba cambiar las dosis de sus medicamentos o supervisarle atentamente para saber si sufre efectos secundarios.
  • Informe a su médico si tiene o ha tenido alguna de las afecciones mencionadas en la sección ADVERTENCIA IMPORTANTE o una obstrucción en el estómago o intestinos, o bien, íleo paralítico (afección en la que la comida digerida no pasa a través de los intestinos). Su médico podría indicarle que no tome la inyección de morfina.
  • Informe a su médico qué productos a base de hierbas está tomando, especialmente la hierba de San Juan.
  • Informe a su médico si tiene o alguna vez ha tenido presión arterial baja, o enfermedad cardíaca, hepática, o renal.
  • Informe a su médico si está amamantando.
  • Debe saber que este medicamento puede disminuir la fertilidad en hombres y mujeres. Hable con su médico sobre los riesgos de usar morfina.
  • Si se someterá a una cirugía, incluso cirugía dental, informe a su médico o dentista que usa morfina.
  • Debe saber que este medicamento le puede ocasionar somnolencia. No conduzca un vehículo ni opere maquinaria hasta que sepa cómo le afecta este medicamento.
  • Debe saber que la morfina puede ocasionar mareo, aturdimiento y desmayo cuando se levanta muy rápido después de estar acostado. Para evitar este problema, levántese de la cama despacio, apoyando sus pies en el suelo por unos minutos antes de ponerse de pie.
  • Debe saber que la morfina puede ocasionar estreñimiento. Hable con su médico para cambiar su dieta o usar otros medicamentos para evitar o tratar el estreñimiento mientras esté usando la morfina.

¿Qué dieta especial debo seguir mientras tomo este medicamento?

A menos que su médico le indique lo contrario, continúe con su dieta normal.

¿Cuáles son los efectos secundarios que podría provocar este medicamento?

La morfina puede ocasionar efectos secundarios. Informe a su médico si cualesquiera de estos síntomas son intensos o no desaparecen:

  • dolor de cabeza,
  • mareos,
  • aturdimiento,
  • cambios de humor.

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si experimenta algunos de estos síntomas, llame a su médico inmediatamente o busque tratamiento médico de emergencia:

  • convulsiones,
  • respiración lenta,
  • largas pausas entre respiraciones,
  • dificultad para respirar,
  • agitación, alucinaciones (ver cosas o escuchar voces que no existen), fiebre, sudoración, confusión, ritmo cardiaco rápido, temblores, espasmos o rigidez muscular intensa, pérdida de coordinación, náusea, vómitos o diarrea,
  • náusea, vómitos, falta de apetito, debilidad o mareos,
  • incapacidad para lograr o mantener una erección,
  • menstruación irregular,
  • menos deseo sexual,
  • picazón,
  • sarpullido,
  • urticaria.

La morfina puede ocasionar otros efectos secundarios. Llame a su médico si tiene algún problema inusual mientras usa este medicamento.

Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet (http://www.fda.gov/Safety/MedWatch) o por teléfono al 1-800-332-1088.

¿Qué debo hacer en caso de una sobredosis?

En caso de sobredosis, llame a la línea de ayuda de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. La información también está disponible en línea en https://www.poisonhelp.org/help. Si la víctima se ha derrumbado, ha tenido una convulsión, tiene dificultad para respirar, o no puede despertarse, llame inmediamente a los servicios de emergencia al 911.

Mientras toma la inyección de morfina, es posible se le pida que siempre tenga un medicamento de rescate llamado naloxona (por ejemplo, en su casa o oficina). La naloxona se usa para revertir los efectos de un sobredosis que ponen en riesgo la vida. Trabaja al bloquear los efectos de los opiáceos para aliviar los síntomas peligrosos causados por los altos niveles de opiáceos en la sangre. Usted probablemente no podrá tratarse si experimenta una sobredosis de opiáceos. Debe asegurarse que los miembros de su familia, encargados del cuidado médico de otra persona, o personas que pasan tiempo con usted sepan cómo saber si está experimentando una sobredosis, cómo usar la naloxona, y qué hacer hasta que llegue la ayuda médica de emergencia. Su médico o farmacéutico le demostrarán a usted y a los miembros de su familia cómo usar el medicamento. Pidale a su farmacéutico las instrucciones o visite el sitio web del fabricante para obtener las instrucciones. Si alguien ve que usted está experimentando síntomas de un sobredosis, él o ella debe darle su primera dosis de naloxona, llamar al 911 de inmediato, y quedarse con usted y observarlo atentamente hasta que llegue la ayuda médica. Sus síntomas pueden reaparecer dentro de unos minutos después de recibir la naloxona. Si sus síntomas reaparecen, la persona debe darle una otra dosis de naloxona. Se pueden administrar dosis adicionales cada 2 a 3 minutos si las síntomas reaparecen antes de que llegue la ayuda médica.

Los síntomas de una sobredosis pueden incluir los siguientes:

  • respiración lenta, poco profunda o irregular,
  • somnolencia,
  • pérdida del conocimiento,
  • piel fría y húmeda,
  • pupilas contraídas,
  • ritmo cardiaco lento,
  • visión borrosa,
  • náuseas,
  • desmayos.

¿Qué otra información de importancia debería saber?

Asista a todas las citas con su médico y las del laboratorio. Su médico podría ordenar algunas pruebas de laboratorio para comprobar la respuesta de su cuerpo a la morfina.

Antes de hacerse alguna prueba de laboratorio (especialmente las que incluyan azul de metileno), informe a su médico y al personal del laboratorio que está usando morfina.

Esta receta médica no se puede volver a surtir. Si usa morfina para controlar su dolor a largo plazo, asegúrese de programar sus citas con el médico de manera que no se quede sin medicamento. Si usa morfina a corto plazo, llame a su médico si sigue sintiendo dolor después de terminar de tomar el medicamento.

Es importante que Ud. mantenga una lista escrita de todas las medicinas que Ud. está tomando, incluyendo las que recibió con receta médica y las que Ud. compró sin receta, incluyendo vitaminas y suplementos de dieta. Ud. debe tener la lista cada vez que visita su médico o cuando es admitido a un hospital. También es una información importante en casos de emergencia.

Marcas comerciales

  • Astramorph® PF
  • Duramorph®
  • Infumorph®
Documento actualizado - 15/08/2020