Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_169679.html

Que los que se dan atracones de televisión presten atención: ver tanta tele plantea un riesgo de coágulos

None
(*estas noticias no estarán disponibles después del 11/02/2018) Traducido del inglés: lunes, 13 de noviembre, 2017

DOMINGO, 12 de noviembre de 2017 (HealthDay News) -- Si le encanta pasar el fin de semana viendo toda una temporada de episodios de su serie favorita de televisión, quizá sin querer se esté poniendo en riesgo de desarrollar un peligroso coágulo sanguíneo.

Cuando los investigadores compararon a las personas que reportaron que veían la televisión con más frecuencia que los que raras veces o nunca veían la tele, el riesgo de un tromboembolismo venoso (TEV) aumentó en un 70 por ciento.

Un TEV es un tipo de coágulo sanguíneo que puede bloquear el flujo de la sangre en una vena, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

"No creo que ver la televisión en sí mismo sea malo, pero todo con moderación", planteó la coautora del estudio, la Dra. Mary Cushman, profesora de medicina en el Colegio Médico Larner de la Universidad de Vermont.

"Piense en cómo pasa su tiempo, y mire si puede aprovechar el tiempo que pasa frente a la televisión para incluir algo de actividad", aconsejó Cushman.

¿Cuál es la solución que ella usa? Andar en una cinta caminadora mientras ve la tele.

El Dr. James Catanese, un cardiólogo, se mostró de acuerdo. Dijo que cuando ve la tele, usa una bicicleta estacionaria.

Recomendó que si no hace ejercicio mientras ve la televisión, vea un episodio y entonces haga algo físico durante 20 minutos.

"La inactividad física es un factor de riesgo de todas las enfermedades cardiovasculares, incluyendo los TEV", advirtió Catanese, jefe de cardiología en el Hospital de Northern Westchester, en Mount Kisco, Nueva York. Catanese no participó en la investigación.

El estudio incluyó a más de 15,000 adultos de EE. UU., que tenían de 45 a 64 años de edad cuando el estudio comenzó entre 1987 y 1989.

Se preguntó a los voluntarios del estudio si veían la televisión "nunca o raras veces, a veces, con frecuencia o con mucha frecuencia". La información sobre el uso de la televisión se actualizó en dos periodos: 1993-1995, y 2009-2011, dijeron los investigadores. El estudio no recopiló información sobre cuántos minutos al día las personas veían la televisión.

Durante más de 20 años de seguimiento, casi 700 personas desarrollaron los peligrosos coágulos sanguíneos.

Incluso las personas que hacían ejercicio con regularidad y cumplían con las recomendaciones sobre la actividad semanal del gobierno de EE. UU. (150 minutos de ejercicio moderado o 75 minutos de ejercicio vigoroso por semana) seguían presentando un aumento en el riesgo de TEV. El riesgo del coágulo sanguíneo fue incluso más alto (un 80 por ciento) entre los que hacían ejercicio con regularidad y veían televisión "con mucha frecuencia", en comparación con los que "nunca o raras veces" la veían.

El estudio no se diseñó para probar una relación causal, y otros factores podrían haber contribuido al desarrollo del TEV. Por ejemplo, dijo Cushman, la obesidad es un factor de riesgo conocido del desarrollo de coágulos sanguíneos.

Cuando ajustaron los datos para controlar el peso, encontraron que la obesidad explicaba más o menos un 25 por ciento del riesgo. Pero aún así se encontró que la falta de movimiento aumentaba el riesgo de TEV en un 50 por ciento.

Cushman también apuntó que una combinación de factores de riesgo puede empeorar incluso más las probabilidades de desarrollar un TEV. Las personas con el estatus de obesidad más alto que veían la televisión con mucha frecuencia tenían un riesgo 2.4 veces más alto, comentó.

Junto con usar el tiempo que se pasa viendo la tele para hacer ejercicio, Cushman recomendó aprovechar los grabadores de video digitales, que ofrecen la mayoría de proveedores de televisión por cable. Esos dispositivos permiten adelantar en los anuncios y pasar menos tiempo viendo la televisión.

O planteó dar un paseo antes de sentarse a ver la tele. "Para jugar hay que pagar", dijo, y añadió que es útil entrenarse a pensar de esa forma.

Otras formas de prevenir los coágulos incluyen mantener un peso saludable, hacer actividad física con regularidad y comer una dieta saludable para el corazón, indicó Cushman.

Los hallazgos del estudio fueron presentados el domingo en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón en Anaheim, California. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Mary Cushman, M.D., professor, medicine, hematology/oncology devision, University of Vermont Larner Medical College, Burlington; James Catanese, M.D., chief, cardiology, Northern Westchester Hospital, Mount Kisco, N.Y.; Nov. 12, 2017, presentation, American Heart Association, annual meeting, Anaheim, Calif.

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Coágulos sanguíneos
Riesgos de una vida sedentaria
Últimas noticias de salud