Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_169203.html

Los alimentos etiquetados como 'saludables' pueden engordar de cualquier forma, y este es el motivo

Los que contienen grandes cantidades de azúcar hacen que se coman refrigerios más tarde, según un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 17/01/2018) Traducido del inglés: jueves, 19 de octubre, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MARTES, 17 de octubre de 2017 (HealthDay News) -- Tenga cuidado cuando compre alimentos etiquetados como "saludables": una nueva investigación sugiere que si tienen unos niveles ocultos altos de azúcar, usted quizá coma más refrigerios más tarde.

Los estudios anteriores han mostrado que los alimentos azucarados pueden hacer que una persona se sienta más hambrienta en un momento posterior del día, dijo la investigadora principal, Naomi Mandel, profesora de mercadeo en la Universidad Estatal de Arizona.

Pero estos últimos hallazgos revelan que las personas pueden ejercer cierto autocontrol sobre el hambre que produce el azúcar si se les advierte bien en el envase de los productos, comentó Mandel.

"Cuando las personas piensan que algo es saludable, no lo procesan mucho psicológicamente y por tanto los factores fisiológicos se imponen", dijo Mandel. "Pero cuando creen que algo no es saludable, pueden superar sus impulsos físicos".

Para realizar el estudio, Mandel y sus colaboradores crearon dos tipos de batidos de "proteína" que sabían igual y contenían la misma cantidad total de proteínas y calorías. Un batido contenía un nivel alto de azúcar y poca grasa, mientras que el otro contenía poco azúcar y mucha grasa.

La primera fase del experimento contó con 76 estudiantes universitarios a los que se dio al azar un batido con mucho azúcar o con poco azúcar, y luego les dieron papas fritas como refrigerio mientras veían un video, indicaron los autores del estudio.

Los investigadores eligieron las papas fritas porque querían ver si el efecto del azúcar "se transferiría a otro tipo distinto de refrigerio", señaló Mandel.

Tal y como se anticipó, los estudiantes que tomaron el batido con más azúcar comieron más papas fritas.

En la segunda fase, los investigadores exploraron si la percepción cambiante de los participantes con respecto a si los batidos eran saludables influiría en sus hábitos de comer refrigerios.

Los batidos con y sin azúcar se dieron aleatoriamente a otro grupo de 193 estudiantes, pero esta vez incluyeron etiquetas.

Algunos batidos fueron etiquetados como "vida saludable" y presentaban información que afirmaba que tenían un nivel bajo de grasa, azúcar y calorías. Otros tenían la etiqueta de "complacientes", con información que mostraba que tenían un nivel alto de grasa, azúcar y calorías.

Las personas que bebieron un batido con mucho azúcar y etiquetado como "complacientes" comieron la cantidad más baja de papas fritas, incluso menos que las personas que bebieron batidos con poco azúcar etiquetados como "saludables" o "complacientes".

Las que bebieron un batido con mucho azúcar etiquetado como "saludable" comieron más papas que cualquiera de los otros 3 grupos, mostraron los hallazgos.

Mandel dijo que está particularmente preocupada por el impacto de los alimentos del desayuno, como los cereales, el yogur o la avena instantánea, que se publicitan como saludables, pero que a menudo contienen mucho azúcar.

"Las personas creen que empiezan tomando un desayuno saludable, pero podrían estar poniéndose en la situación de estar hambrientas todo el día y comer demasiado a lo largo del día por eso", señaló Mandel.

La Dra. Reshmi Srinath es profesora asistente de medicina, diabetes, endocrinología y enfermedad ósea en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. Dijo que el estudio muestra la importancia de las etiquetas de los alimentos y la necesidad de una regulación más estricta de las afirmaciones que hacen los fabricantes de los productos.

"Las etiquetas son importantes", dijo Srinath. "Cuando las personas creen que algo es saludable, creen que eso les da permiso para comer otros alimentos que quizá no sean tan saludables".

Srinath y Mandel recomiendan a las personas que lean la etiqueta de los datos nutricionales y la lista de ingredientes que aparece en el envase de los alimentos y que decidan por sí mismos si un producto es saludable o no.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. está en el proceso de ampliar la etiqueta de los datos nutricionales para mostrar la cantidad de azúcar añadido en los alimentos, dijo Mandel.

"Creo que se trata de un buen primer paso", señaló Mandel. "Lo ideal para mí sería ver una mayor regulación de un término de mercadeo que afirma que un alimento es saludable. Si tiene mucho azúcar añadido, entonces no se le debería considerar saludable".

El estudio aparece en la revista Appetite.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Naomi Mandel, Ph.D., professor, marketing, Arizona State University, Tempe, Ariz.; Reshmi Srinath, M.D., assistant professor, medicine, diabetes, endocrinology and bone disease, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; 2017, Appetite

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Control de peso
Dietas
Nutrición
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados