Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_169178.html

Una pastilla para la diabetes podría reemplazar a la inyección para controlar el azúcar en la sangre

Un estudio global muestra que los niveles de glucosa en la sangre se redujeron de forma significativa, así como unas tasas más bajas de azúcar bajo en la sangre
(*estas noticias no estarán disponibles después del 16/01/2018) Traducido del inglés: miércoles, 18 de octubre, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MARTES, 17 de octubre de 2017 (HealthDay News) -- Una clase inyectable de un medicamento para la diabetes, llamado péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1, por sus siglas en inglés), podría algún día estar disponible en forma de pastilla, sugiere una investigación.

Según los resultados de un ensayo clínico global en fase 2, los autores del estudio reportaron una reducción significativa en los niveles de azúcar en la sangre en las personas que tomaron el medicamento oral, sin un aumento significativo en los niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia), en comparación con un placebo a lo largo de seis meses.

Los hallazgos también mostraron que las personas que tomaban la dosis más alta de la pastilla perdieron una gran cantidad de peso (unas 15 libras o casi 7 kilos) en comparación con menos de 3 libras (1.3 kilos) entre los que recibieron un pastilla inactiva de placebo.

La investigación fue financiada por Novo Nordisk, la compañía que fabrica el fármaco, llamado semaglutide oral.

"El semaglutide podría transformar el tratamiento de la diabetes", planteó el Dr. Robert Courgi, endocrinólogo en el Hospital Southside de Bay Shore, Nueva York.

"Los agonistas del receptor del péptido similar al glucagón tipo 1 son agentes altamente recomendables según las directrices de la diabetes, pero que se usan raras veces porque requieren de una inyección. La mayoría de pacientes prefieren una pastilla", explicó Courgi.

El Dr. Joel Zonszein, director del centro clínico de diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, coincidió en que los nuevos hallazgos son emocionantes.

"El medicamento tiene muy buen aspecto. La dosis alta igualó a la versión [inyectada]. Hubo poca hipoglucemia. Controla la glucosa en la sangre. Hubo pérdida de peso y no es una inyección. Es la misma molécula que se ha demostrado que reduce la mortalidad cardiovascular [en su forma inyectada]", apuntó Zonszein.

"Tiene todos los ingredientes de un medicamento excelente. Si llega al mercado, sería muy bueno para la gente con diabetes tipo 2", añadió.

Zonszein y Courgi no estuvieron involucrados en el estudio actual.

El estudio incluyó a poco más de 1,100 personas con diabetes tipo 2, reclutadas de 100 centros en 14 países de todo el mundo.

La edad promedio de los voluntarios era de 57 años, y habían tenido diabetes tipo 2 durante un promedio de seis años. En promedio, se les consideraba obesos.

Los niveles de hemoglobina promedio (HbA1C) de los participantes eran de entre un 7 y un 9.5 por ciento. La HbA1C, también conocida como A1C, es una medida del control promedio del azúcar en la sangre a lo largo de dos o tres meses. La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) recomienda en general una HbA1C de menos del 7 por ciento para la mayoría de personas con diabetes tipo 2.

Los voluntarios del estudio se asignaron al azar a grupos de tratamiento que duraron 26 semanas. Un grupo recibió una inyección semanal que contenía 1.0 miligramo (mg) de semaglutide. Cinco grupos recibieron una de cinco dosis de semaglutide oral: 2.5, 10, 20 o 40 mg. Otro grupo recibió dosis cada vez más altas de la versión en pastilla, comenzando con la dosis más baja y acabando con 40 mg. El último grupo recibió un placebo oral.

La dosis más alta de la pastilla tuvo un rendimiento similar al de la forma inyectable, respecto al control del azúcar en la sangre y la pérdida de peso. Los que recibieron una dosis oral de 40 mg y los que recibieron la inyección experimentaron una reducción promedio de su HbA1C de un 1.9 por ciento, mostró el estudio. Más del 70 por ciento de los que tomaron la pastilla experimentaron una pérdida de peso de al menos un 5 por ciento.

Según la autora líder del estudio, la Dra. Melanie Davies, "las reducciones en la A1C y la pérdida de peso fueron muy impresionantes, y similares a lo que hemos observado con las inyecciones semanales de semaglutide". Davies es profesora de medicina de la diabetes en el Centro de Investigación sobre la Diabetes de la Universidad de Leicester, en Inglaterra.

Las dos formas del fármaco también fueron similares en cuanto a los efectos secundarios reportados, que afectaron a más o menos un 80 por ciento de los que recibieron ambas formas del fármaco. Los efectos secundarios más comunes fueron problemas digestivos entre leves y moderados que tendían a desaparecer con el tiempo. Las náuseas fueron menos comunes en las personas que comenzaron con la dosis más baja y a las que luego se administraron dosis más potentes.

Hubo tres casos reportados de pancreatitis (una inflamación del páncreas), una afección potencialmente grave que se ha vinculado con esta clase de medicamentos en estudios anteriores. Una de las personas recibía la forma inyectable del fármaco. Las otras dos tomaban el fármaco oral, de 20 y 40 mg.

Zonszein anotó que "hubo un poco más de pancreatitis entre los que tomaron el fármaco. Quizá sea un problema al que debamos prestar atención, y podría ser útil que se empiece con una dosis más baja".

También añadió que los medicamentos de GLP-1, ya sean inyectables u orales, se deben administrar en combinación con el fármaco estándar de primera línea para la diabetes tipo 2, la metformina.

"Es más provechoso combinar los fármacos, y a los pacientes en realidad les va mucho mejor", dijo Zonszein.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 17 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association. Davies señala que ya se están realizando ensayos de fase 3 de las pastillas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Melanie Davies, M.D., professor of diabetes medicine, Diabetes Research Centre, University of Leicester, United Kingdom; Robert Courgi, M.D., endocrinologist, Southside Hospital, Bay Shore, N.Y.; Joel Zonszein, M.D., director, clinical diabetes center, Montefiore Medical Center, New York City; Oct. 17, 2017, Journal of the American Medical Association

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Azúcar en la sangre
Diabetes
Medicinas para la diabetes
Últimas noticias de salud