Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_168958.html

Cientos de hospitalizados en San Diego por la propagación de un brote de hepatitis A

Las personas que usan drogas y las que no tienen un hogar son las más afectadas; un condado inicia un esfuerzo de vacunación
(*estas noticias no estarán disponibles después del 07/01/2018) Traducido del inglés: lunes, 9 de octubre, 2017
Imagen de noticias HealthDay

VIERNES, 6 de octubre de 2017 (HealthDay News) -- Un brote de hepatitis A entre los usuarios de drogas y las personas sin hogar en San Diego sigue propagándose, informan unos expertos en salud pública.

Hasta la fecha se han reportado 481 casos, 337 personas han sido hospitalizadas y 17 han fallecido, según el Dr. Eric McDonald, de la rama de servicios de epidemiología e inmunización de la Agencia de Salud y Servicios Humanos del condado de San Diego.

Ahora, también se están reportando casos de la enfermedad viral del hígado en los condados de Santa Cruz y Los Ángeles, donde se han diagnosticado a 70 y a 12 personas, respectivamente, reportó el Los Angeles Times.

Las primeras señales del brote surgieron hace casi un año.

"De noviembre de 2016 a febrero de 2017, se habrían anticipado de 7 a 9 casos, pero se reportaron 19 casos", dijo McDonald el jueves en una conferencia de prensa.

No se sabe qué provocó este brote, y es probable que nunca se identifique, añadió.

El condado de San Diego está combatiendo el brote con una agresiva campaña de vacunación; unos 54,000 residentes en riesgo ya se han vacunado, dijo McDonald.

Además de la vacunación, el departamento de salud promueve un programa que enfatiza la higiene, lo que incluye lavarse las manos.

En la conferencia de prensa, la Dra. Monique Foster, de la división de hepatitis viral de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., afirmó que "el virus de la hepatitis A es una enfermedad que puede prevenirse con una vacuna".

Por lo general se transmite de una persona a otra por vía fecal/oral, dijo.

Los casos de hepatitis A han estado en descenso desde que se introdujo la vacuna en 1996, anotó Foster.

Pero pueden ocurrir brotes en poblaciones de alto riesgo, señaló. Éstas incluyen a las personas que viajan a áreas donde la hepatitis A es endémica, los hombres gais y bisexuales, y los usuarios de drogas ilícitas, dijo Foster.

Los brotes pueden durar hasta dos años, añadió.

No existe tratamiento para la enfermedad, y las personas mayores o con una enfermedad hepática tienden a tener unas infecciones más graves, dijo Foster.

"Por supuesto, puede conducir a la insuficiencia hepática y a la muerte", anotó.

Una de las dificultades para identificar la hepatitis A es que lo síntomas pueden tardar casi un mes en aparecer después de que alguien se haya infectado, explicó Foster.

"Esto hace que investigar un brote sea difícil", afirmó.

En este brote, rastrear la enfermedad resulta particularmente difícil, porque muchos de los pacientes son personas sin techo y no confían en el gobierno, dijo Foster.

Hasta ahora, 13 de los pacientes tomaban drogas ilegales, y 10 de los 19 carecían de hogar, dijo McDonald.

La cantidad de casos siguió en aumento en abril, mayo y junio, pero desde entonces se ha estancado, con unos 20 casos nuevos por semana, dijo.

La mayoría de los pacientes son hombres [un 68 por ciento] y un 32 por ciento son mujeres, apuntó. Ocho casos fueron en hombres gais o bisexuales. "Es poco probable que la transmisión sexual esté contribuyendo al brote de aquí", anotó McDonald.

La edad promedio de los pacientes es de 43 años, dijo.

Según McDonald, entre los pacientes, un 33 por ciento carecían de hogar y tomaban drogas, un 17 por ciento solo carecían de hogar, un 12 por ciento solo tomaban drogas ilegales, un 26 por ciento no carecían de hogar ni tomaban drogas, y respecto al 12 por ciento restante se desconocen esos factores.

Del 26 por ciento que no carecían de hogar ni tomaban drogas, la mayoría tenían contacto con alguien que sí, añadió McDonald.

Muchos de los pacientes también estaban infectados con otros tipos de hepatitis o presentaban otros problemas médicos, dijo.

Por ejemplo, casi un 18 por ciento de los pacientes también estaban infectados con hepatitis C, y casi un 6 por ciento con hepatitis B, comentó McDonald.

Aunque la mayoría de los pacientes tenían un riesgo alto de hepatitis A porque usaban drogas o tenían una enfermedad hepática, ninguno se había vacunado, dijo "lo que representó una importante oportunidad perdida de prevención".

McDonald enfatizó que para las personas que no pertenecen a uno de los grupos de riesgo, el riesgo de contraer hepatitis A es extremadamente bajo.

La mayoría de los adultos con hepatitis A presentan síntomas que pueden incluir fatiga, falta de apetito, dolor de estómago, náuseas e ictericia (piel amarilla), según los CDC.

Esos síntomas por lo generan duran unos dos meses. La mejor forma de prevenir la infección con la hepatitis A es vacunarse, apuntan los CDC.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Oct 5, 2017, media briefing with: Eric McDonald, M.D., M.P.H., epidemiology and immunization services branch, San Diego County Health and Human Services Agency; Monique Foster, M.D., M.P.H., division of viral hepatitis, U.S. Centers for Disease Control and Prevention

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados