Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_168832.html

Los adolescentes que tienen problemas con la ley podrían pasar inadvertidos por Medicaid

Realizan menos citas importantes de atención primaria y más visitas a emergencias, encuentra un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 01/01/2018) Traducido del inglés: martes, 3 de octubre, 2017
Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 2 de octubre de 2017 (HealthDay News) -- Los adolescentes que tienen Medicaid que han sido arrestados al menos una vez son más propensos a buscar la costosa atención en la sala de emergencias, y menos propensos a recibir atención primaria preventiva, sugiere un nuevo estudio.

En el estudio, los investigadores revisaron los expedientes médicos y criminales de casi 90,000 jóvenes de EE. UU. de entre 12 y 18 años de edad que tenían Medicaid. Los investigadores encontraron que los que tenían problemas con el sistema judicial también tenían una mayor cantidad de lagunas más largas en la cobertura de Medicaid que sus pares sin expedientes de arrestos.

"Como psicólogo que trabaja con jóvenes con problemas con la justicia, la parte que no me sorprendió es que no vayan al médico con tanta frecuencia y que acudan al departamento de emergencias más que los jóvenes que no tienen problemas con la justicia. Hace mucho que la gente de este campo sabe que eso es así", afirmó el autor del estudio, Matthew Aalsma, profesor de pediatría y psicología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana.

"Lo que me sorprendió es que sigan yendo al médico para una consulta anual, solo que con unas tasas más bajas", añadió Aalsma.

"Es realmente importante que todos" se sometan a intervenciones de atención primaria, enfatizó Aalsma. Y los adolescentes que han tenido problemas tienen unas tasas más altas de trastornos de salud mental, de salud física, y de consumo de drogas y alcohol que sus pares, anotó el estudio, problemas que un médico podría abordar.

"Queremos hacer todo lo posible para que vayan al médico a fin de poder limitar [sus afecciones de salud coexistentes], mejorar los resultados de salud y reducir las visitas al departamento de emergencias", añadió.

En 2015 más de 900,000 jóvenes de EE. UU. menores de 18 años de edad fueron arrestados, según un comentario publicado junto con el estudio. Aunque esa cifra es un 68 por ciento más bajo que el máximo de 1996, sigue representando a uno de cada 36 jóvenes de 10 a 17 años de edad: uno de cada 26 chicos, y uno de cada 16 jóvenes negros.

Aalsma y su equipo buscaban analizar la relación entre los problemas de los jóvenes con la justicia y el uso de los servicios de atención de la salud. El término "joven con problemas con la justicia" incluye a un rango de adolescentes, desde los que son arrestados y se les envía a casa con una advertencia hasta los que son encarcelados por crímenes violentos.

El estudio examinó datos de unos 88,600 adolescentes inscritos en Medicaid en el condado de Marion, en Indiana, entre 2004 y finales de 2011. Más o menos un 23 por ciento de esos jóvenes habían tenido algún problema con la ley.

El uso de los servicios de atención de la salud se identificó mediante datos de las reclamaciones de Medicaid, el programa de seguro con fondos públicos para los pobres.

Los jóvenes que no tenían problemas con el sistema de justicia criminal solicitaron visitas anuales de rutina con una frecuencia significativamente más alta que los adolescentes con problemas con el sistema legal, encontró el estudio. A la inversa, los adolescentes con un arresto anterior tenían unas tasas anuales significativamente más altas de visitas al departamento de emergencias.

El Dr. David Chen, hospitalista en Christiana Care Hospitalist Partners en Wilmington, Delaware, tiene experiencia cuidando a niños y adultos después de salir de la cárcel. Alabó el nuevo estudio porque se enfocó en un grupo que por lo general se pasa por alto en los esfuerzos de investigación.

Chen señaló que "lo notable es la reducción en el uso de atención primaria [de los jóvenes] aunque tenían Medicaid. Habla sobre la importancia de tener una continuidad en la cobertura del seguro además de la atención primaria".

Deena Chisolm es investigadora principal del Centro de Innovación en la Práctica Pediátrica del Hospital Pediátrico Nacional de Columbus, Ohio. La atención de salud primaria "no solo es importante para la salud de esos jóvenes, sino también para sus problemas posteriores con el sistema de justicia", afirmó.

"Los proveedores de atención primaria tienen el potencial de identificar y abordar el uso [de drogas y alcohol] y los problemas de salud conductual que con frecuencia son la causa subyacente del contacto con el sistema de justicia", añadió Chisolm, autora de un comentario publicado junto con la nueva investigación.

Chisolm dijo que la mejor manera de mejorar la salud y la atención de la salud de los jóvenes con problemas con la justicia es evitar que tengan problemas con la justicia en primer lugar.

"El cambio importante es ofrecer a los jóvenes una atención sin críticas e integrada en los ámbitos donde ellos se sienten seguros", planteó. "Las escuelas, los centros de detención y los centros comunitarios donde al mismo tiempo se ofrezca atención primaria, salud mental y trabajo social tienen el potencial de abordar tanto la salud como los factores de riesgo de tener problemas posteriormente con la justicia en la adultez".

Aalsma dijo que un "resultado realista" de esta investigación sería que los estados aumentaran los esfuerzos por inscribir a los jóvenes con problemas con la ley en Medicaid, para ayudar a prevenir las lagunas en los servicios de salud.

Otras medidas para ayudar a este grupo podrían incluir aumentar su acceso a la atención de la salud administrada en la escuela, anotaron los autores del estudio. Los centros de salud con sede en las escuelas por lo general ofrecen vacunas, pruebas de embarazo y de enfermedades de transmisión sexual, gestión del asma y consejería de salud mental, entre otros servicios, lo que podría reducir el uso del departamento de emergencias de estos adolescentes.

El estudio y el editorial que lo acompaña fueron publicados en línea el 2 de octubre, y aparecerán en la edición impresa de noviembre de la revista Pediatrics.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Matthew C. Aalsma, Ph.D., professor, pediatrics and psychology, Indiana University School of Medicine, Indianapolis, Ind.; Deena Chisolm, Ph.D., principal investigator, Center for Innovation in Pediatric Practice, Nationwide Children's Hospital, Columbus, Ohio; David D. Chen, M.D., M.P.H, hospitalist, Christiana Care Hospitalist Partners, Wilmington, Del.; November 2017, Pediatrics

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Salud de los adolescentes
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados