Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_168403.html

La diabetes amenaza los riñones y la vista de millones de estadounidenses

La diabetes tipo 2 sin tratar puede llevar a complicaciones graves, señalan expertos en la enfermedad
(*estas noticias no estarán disponibles después del 13/12/2017) Traducido del inglés: jueves, 14 de septiembre, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MIÉRCOLES, 13 de septiembre de 2017 (HealthDay News) -- Millones de estadounidenses con diabetes tipo 2 y prediabetes están en riesgo de enfermedad renal crónica, y otros 59,000 estadounidenses de a partir de 40 años de edad están en riesgo de ceguera relacionada con la diabetes.

Esa es la aleccionadora conclusión de una nueva investigación realizada por investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La buena noticia es que en muchos casos esas complicaciones se pueden revertir, o se puede ralentizar su progresión, dijo el Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de la Diabetes en el Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York. Zonszein no participó en el nuevo estudio.

"Cuando hablamos sobre la prevención, en realidad no hablamos de la prevención de la enfermedad, sino de sostener una vida de buena calidad mediante el retraso de complicaciones adicionales", dijo. "Podemos prevenir las complicaciones con cambios en el estilo de vida y con los medicamentos adecuados", añadió Zonszein.

De hecho, muchos pacientes que han tenido diabetes durante más de 40 a 50 años tienen complicaciones mínimas o ninguna, y un estilo de vida normal, anotó.

Pero la única forma de prevenir o ralentizar las complicaciones de la diabetes es diagnosticarlas temprano y controlar los niveles de azúcar en la sangre de forma agresiva, señaló Zonszein.

"Lamentablemente, tenemos la otra cara de la moneda: los que no se implican en la enfermedad, los que tienen diabetes sin tratar que se deterioran con rapidez, y que desarrollan complicaciones que son difíciles de ralentizar", explicó.

"Este estudio es una advertencia para las personas que ya comenzaron a tener complicaciones", dijo Zonszein.

Según el informe, poco más de 30 millones de estadounidenses tienen diabetes tipo 2.

La diabetes puede cobrarse un precio al sistema circulatorio del cuerpo, sobre todo en los vasos sanguíneos más minúsculos, según el Dr. Gerald Bernstein, endocrinólogo y coordinador del Programa de Diabetes Friedman en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Por eso la diabetes es la principal causa de insuficiencia renal, dijo Bernstein. Añadió que ese es el motivo de que la enfermedad renal crónica sea un factor de riesgo importante de una enfermedad cardiaca grave, un accidente cerebrovascular y la muerte.

Además, el daño en los vasos sanguíneos pequeños de los ojos conduce a una afección llamada retinopatía diabética, que al final puede provocar pérdida de la vista, explicó Bernstein, que tampoco participó en el nuevo estudio.

Los investigadores usaron datos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición (NHANES) de EE. UU. de 2005 a 2008. Un equipo dirigido por la investigadora de los CDC Meda Pavkov encontró a casi 400 adultos que sufrían tanto de diabetes como de enfermedad renal crónica. Más de un 36 por ciento de ese grupo también tenía retinopatía diabética.

Más de un 8 por ciento tenían una retinopatía diabética tan grave que ponía en peligro su vista, encontraron los investigadores.

"En comparación con las personas sin retinopatía diabética, los que tenían retinopatía diabética eran, en promedio, más viejos, y tenían una HbA1c [una medida del azúcar en la sangre a lo largo de dos o tres meses] más alta, una presión arterial más alta, una diabetes de más duración, y recibían tratamiento con insulina", escribieron los autores del estudio.

Un aumento del 1 por ciento en la HbA1c condujo a un riesgo un 50 por ciento más alto de desarrollar la afección ocular diabética, encontraron los investigadores. Además, cada cinco años de vida con la diabetes se aumentaba el riesgo en un 40 por ciento.

El impacto de la presión arterial es más bajo, dijeron los investigadores: solo un aumento del 3 por ciento en el riesgo de retinopatía diabética por cada aumento de 10 mm Hg en la presión sistólica (la cifra superior en una lectura de la presión arterial).

Pero las personas que toman insulina para gestionar el azúcar en la sangre tenían unas probabilidades 13 veces más altas de desarrollar la afección ocular diabética, mostraron los hallazgos.

"En general, la prevalencia de la retinopatía diabética fue más alta que en un estudio anterior del NHANES tras tener en cuenta la edad, el sexo, la raza/etnia, la presión arterial media y la HbA1c, mientras que la prevalencia de una retinopatía diabética que pusiera a la vista en peligro siguió mayormente sin cambios a lo largo del tiempo", reportaron los investigadores.

Bernstein dijo que ser consciente de la enfermedad renal y la retinopatía diabética puede ayudar a la gente a permanecer sana durante un largo tiempo.

La enfermedad renal temprana se puede diagnosticar mediante una sencilla prueba de orina. Además, un examen ocular puede encontrar las señales tempranas de retinopatía diabética, afirmó.

"Hay que hacerse exámenes con regularidad, sobre todo las personas en riesgo y las que tienen un azúcar en sangre anómalo, incluso en el rango de la prediabetes. Hay que hacerles pruebas regulares de la enfermedad renal y la retinopatía diabética", planteó Bernstein.

"Cuando se invierte en tratar los problemas de ojo y riñón, existe la oportunidad de proteger a ese paciente durante muchos años; da al tejido la oportunidad de sanarse", añadió.

El estudio se presentó el martes en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes), en Lisboa, Portugal. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Joel Zonszein, M.D., director, Clinical Diabetes Center, Montefiore Medical Center, New York City; Gerald Bernstein, M.D., endocrinologist and coordinator, Friedman Diabetes Program, Lenox Hill Hospital, New York City; Sept. 12, 2017, presentation, European Association for the Study of Diabetes, meeting, Lisbon, Portugal

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Diabetes
Problemas de los riñones asociados con la diabetes
Últimas noticias de salud