Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_168367.html

Según un estudio, el costo del desarrollo no justifica los altos precios de los medicamentos para el cáncer

Una investigación desafía la idea de que llevar cada nuevo medicamento al mercado cuesta miles de millones
(*estas noticias no estarán disponibles después del 12/12/2017) Traducido del inglés: miércoles, 13 de septiembre, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MARTES, 12 de septiembre de 2017 (HealthDay News) -- Las compañías farmacéuticas con frecuencia excusan los estratosféricos precios de muchos tratamientos nuevos para el cáncer culpando a los altos costos de investigación y desarrollo (I+D).

Pero un nuevo análisis que se enfocó en 10 medicamentos nuevos para el cáncer encuentra que esos costos se han exagerado mucho, y que el retorno de la inversión de las compañías farmacéuticas es en realidad muy lucrativo.

El estudio encontró que el proceso típico de I+D de un nuevo fármaco para el cáncer dura unos siete años, con un costo promedio por medicamento de entre 648 y 794 millones de dólares.

Sí, es muy costoso, pero está muy por debajo de la cifra de 2.7 mil millones de dólares de I+D que determinó una investigación de la Universidad de Tufts en 2016. Esa es la cifra que las compañías farmacéuticas han señalado como su costo de I+D promedio por fármaco.

Y cuando un nuevo medicamento para el cáncer llega al mercado, los dividendos pueden ser enormes, encontró el nuevo estudio. Según los investigadores, tras un promedio de unos cuatro años en el mercado de EE. UU., los 10 nuevos fármacos que estudiaron terminaron generando colectivamente unos 67 mil millones de dólares en ingresos.

Eso es siete veces el costo total de la I+D de todos los medicamentos combinados.

"Esos resultados sugieren que el desarrollo de fármacos es lucrativo en extremo, y que los precios actuales de los medicamentos no necesariamente son justificados por los gastos en I+D de los mismos", señaló el coautor del estudio, Sham Mailankody, médico asistente en el servicio de mieloma del Centro Oncológico Conmemorativo Sloan Kettering, en la ciudad de Nueva York.

Mailankody fue coautor del estudio junto con el Dr. Vinay Prasad, de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en Portland. Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 11 de septiembre de la revista JAMA Internal Medicine.

El núcleo del problema son los crecientes precios de los medicamentos nuevos para el cáncer en EE. UU., que con frecuencia superan los 100,000 dólares al año, y que a veces alcanzan incluso los 200,000 dólares.

Según Mailankody, hay tres justificaciones comunes para los chocantes precios: el medicamento es un método novedoso para tratar el cáncer, ofrece una efectividad mejorada, y ha sido producido tras una I+D muy cara.

Mailankody dijo que, en investigaciones anteriores, él y Prasad ya habían encontrado que "el costo de los medicamentos contra el cáncer no está relacionado con la novedad del mecanismo de acción ni con la eficacia de esos fármacos".

Eso deja al costo alto de la I+D como la única justificación.

Para ver si ese argumento se sostenía, los investigadores identificaron 10 compañías farmacéuticas que, por primera vez, habían llevado un solo medicamento nuevo contra el cáncer al mercado entre 2006 y 2015.

Los 10 nuevos medicamentos eran: ponatinib (Iclusig); brentuximab vedotina (Adcetris); cabozantinib (Cometriq); ruxolitinib (Jakafi); eculizumab (Soliris); ibrutinib (Imbruvica); enzalutamida (Xtandi); irinotecan liposomal (Onivyde); vincristina liposomal (Marqibo); y pralatrexato (Folotyn).

Los archivos de la Comisión de Valores e Intercambio de EE. UU. revelaron la cantidad total que cada compañía había invertido por todos los costos de I+D relacionados con los medicamentos para el cáncer, incluso cuando la compañía sacaba con éxito al mercado solo un medicamento.

"Nuestro análisis en realidad toma en cuenta el costo de [todos los medicamentos] fracasados", explicó Mailankody, y no solo los costos de I+D del único fármaco exitoso.

El costo en I+D por fármaco varió mucho entre las compañías, de un mínimo de 320 millones de dólares a un máximo de 2.7 mil millones de dólares, encontró el estudio.

Pero más o menos cuatro años después de que el medicamento entrara con éxito en el mercado, los ingresos de nueve de las 10 compañías superaron con creces esos costos. De hecho, 4 de las 10 compañías ingresaban más de 10 veces su inversión total en I+D, mostraron los hallazgos.

Mailankody anotó que las compañías farmacéuticas también "disfrutan de largas protecciones de exclusividad de mercado y patentes" que duran, en promedio, 14 años, de forma que "se anticipa que con el tiempo esas compañías tengan unas ganancias sustanciales".

Merrill Goozner ha trabajado como profesor de negocios, periodista, y director del Proyecto de Integridad en la Ciencia en el Centro para la Ciencia de Interés Público. Fue autor de un comentario en la revista que reflexiona sobre los nuevos hallazgos. Cree que "el estudio muestra por primera vez de forma concluyente que la afirmación de la industria farmacéutica de que los costos para desarrollar un nuevo fármaco son de 2.5 mil millones de dólares en promedio es completamente falsa".

Pero los representantes de la industria criticaron estas afirmaciones rápidamente.

En declaraciones al The New York Times, Daniel Seaton, vocero de la Biotechnology Innovation Organization, dijo que como el éxito de la investigación farmacéutica es costoso, y nunca está garantizado, "es como decir que salir a comprar billetes de lotería es un buen negocio".

Y el Dr. Joseph DiMasi, el investigador de la Universidad de Tufts que fue el autor del estudio de 2016 que mencionó la cifra de 2.7 mil millones de dólares, afirmó que el nuevo estudio tiene "defectos irredimibles".

"La muestra consiste en compañías relativamente pequeñas que solo han conseguido la aprobación de un fármaco, y con pocos medicamentos más de cualquier tipo en desarrollo", señaló al Times. Eso conduce a un "sesgo de selección significativo", de forma que los hallazgos no pueden reflejar a la industria farmacéutica como un todo.

El Dr. J. Leonard Lichtenfeld es subdirector médico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society). Al leer el estudio de Mailankody y Prasad, comentó que "esta discusión tiene muchas facetas distintas, más allá del único punto presentado en este trabajo".

Concurrió con DiMasi en que el enfoque del trabajo en compañías nuevas y pequeñas no logra "tomar en cuenta a las compañías farmacéuticas que son privadas o muy grandes, con muchos fármacos bajo consideración".

Lichtenfeld apuntó que "el problema de ese tipo de compañías privadas es que no ofrecen acceso a información detallada sobre la I+D. Y mucha gente, incluso estos investigadores, dirían que se necesita esa información para hacer interpretaciones racionales sobre la determinación de los precios".

Añadió que "como miembro de la Asociación Americana Contra el Cáncer, no tengo una posición al respecto. Pero sí creo que este trabajo avanzará esta discusión, porque necesitamos innovación e incentivos para la innovación. Pero la sociedad 'en general' también debe llegar a comprender qué es aceptable y deseable. Esperamos que la razón prevalezca".


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Sham Mailankody, M.B.B.S., assistant attending physician, myeloma service, department of medicine, Memorial Sloan Kettering Cancer Center, New York City; J. Leonard Lichtenfeld, M.D., MACP, deputy chief medical officer, American Cancer Society; Merrill Goozner, M.S., editorial department, Modern Healthcare, Chicago; The New York Times; Sept. 11, 2017, JAMA Internal Medicine, online

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Cáncer
Medicamentos
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados