Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_168045.html

¿La cirugía para un aneurisma cerebral que se realiza con el paciente despierto da mejores resultados?

Con un nuevo método para estas peligrosas lesiones, los cirujanos pueden obtener la retroalimentación del paciente durante el procedimiento
(*estas noticias no estarán disponibles después del 23/11/2017) Traducido del inglés: viernes, 25 de agosto, 2017
Imagen de noticias HealthDay

JUEVES, 24 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- La cirugía cerebral con el paciente despierto podría mejorar el tratamiento de los aneurismas cerebrales, señalan unos investigadores.

Un aneurisma cerebral es un área débil en un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro. Se trata habitualmente mediante una cirugía quirúrgica conocida como "clipaje" mientras el paciente está bajo anestesia general.

Pero un equipo de investigadores de la Universidad de Saint Louis en Missouri encontró que la "cirugía cerebral con el paciente despierto", utilizando lo que se conoce como sedación consciente, podría mejorar los resultados.

El líder del estudio, el Dr. Saleem Abdulrauf, y su equipo evaluaron el procedimiento en 30 pacientes, y pudieron comunicarse con los pacientes y evaluar la función cerebral durante la cirugía.

Durante la operación, los cirujanos abren el cráneo y colocan una pinza en la arteria debajo del aneurisma para que no pueda entrar más sangre. Esto hace que el vaso sanguíneo se encoja y evita que se rompa. La ruptura de un aneurisma puede conducir a una discapacidad grave o a la muerte, según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU.

Mientras estaban sedados pero conscientes, tres de los 30 pacientes desarrollaron señales de advertencia de un bloqueo del flujo sanguíneo, como vista borrosa o la incapacidad de cerrar el puño.

Cuando ocurrieron esas señales de advertencia, los médicos pudieron recolocar las pinzas y resolver los problemas potenciales en cuestión de segundos, apuntó Abdulrauf, catedrático de neurocirugía en la universidad.

"Sucede de forma instantánea. Es increíble", dijo.

Los pacientes nunca sintieron dolor, dijo Abdulrauf. Estaban profundamente dormidos cuando el equipo quirúrgico extrajo un trozo del cráneo y expuso la parte afectada del cerebro. Los pacientes solo estaban despiertos y alertas cuando se estaba pinzando el aneurisma, y el cerebro no contiene receptores de dolor, explicó.

En la cirugía estándar bajo anestesia, cuando se colocan una o más pinzas se pueden cerrar de forma accidental minúsculos vasos sanguíneos detrás del aneurisma, dijo Abdulrauf.

Si esas arterias bloqueadas suplen a regiones cerebrales implicadas en una función crítica, como el habla, el movimiento y la vista, los pacientes pueden despertar con déficits neurológicos permanentes, añadió.

Abdulrauf explicó que la monitorización de las ondas cerebrales que se realiza cuando los pacientes están bajo anestesia general no es confiable del todo. Tampoco hay forma de monitorizar la vista de los pacientes cuando están dormidos, apuntó.

La cirugía con el paciente despierto también podría tener otras ventajas. Elimina algunos de los riesgos asociados con la anestesia general y ofrece una opción viable para los pacientes con aneurismas cerebrales potencialmente letales que no son candidatos para la anestesia general, comentaron los investigadores.

Este tipo de cirugía ya se utiliza para tratar las convulsiones y algunos tumores cerebrales.

Pero la cirugía cerebral con el paciente despierto no es para todo el mundo.

"Es para un paciente especial", dijo el Dr. Mark Bain, un neurocirujano en la Clínica Cleveland que no participó en el estudio.

Además, aun se necesitan estudios más grandes para investigar los beneficios de la sedación consciente durante un clipaje del aneurisma, dijo.

Existe un par de razones para esto, según Bain. "Cuando se aplica una anestesia general a los pacientes, se les ventila mecánicamente y su cerebro está más relajado", explicó. Los pacientes sedados despiertos quizá no respiren igual de bien, lo que provoca una inflamación en el cerebro. Esto puede hacer que para los cirujanos sea más difícil alcanzar el aneurisma, añadió.

Bain dijo que la cirugía para un aneurisma cerebral es un procedimiento muy meticuloso que implica a minúsculos vasos sanguíneos. La posibilidad de que el paciente pudiera moverse es un gran inconveniente.

Por otra parte, hay tratamientos no quirúrgicos efectivos para los aneurismas cerebrales, como los espirales y los catéteres, apuntó Bain. "Podemos obtener cierta protección con estos procedimientos menos invasivos", dijo.

La mayoría de los aneurismas cerebrales no provocan síntomas hasta que se hacen muy grandes o revientan. En total, cada año unas 30,000 personas sufren una ruptura de aneurisma cerebral en Estados Unidos. De esos casos, más o menos un 40 por ciento resultan letales en las primeras 24 horas, y otro 25 por ciento de los pacientes mueren de complicaciones en un plazo de seis meses, según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares.

Los hallazgos del estudio fueron publicados en la edición de agosto de la revista Journal of Neurosurgery.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Saleem Abdulrauf, M.D., chair, neurosurgery, Saint Louis University, Missouri; Mark Bain, M.D., neurosurgeon, Cleveland Clinic, Ohio; Journal of Neurosurgery, August 2017

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Cirugía
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados