Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_168041.html

La pérdida auditiva de los pacientes podría implicar una peor atención médica

Los malentendidos aumentan el riesgo de errores médicos, encuentra un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 23/11/2017) Traducido del inglés: viernes, 25 de agosto, 2017
Imagen de noticias HealthDay

JUEVES, 24 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- Muchas personas mayores quizá no oigan todo lo que el médico les dice, sugiere una nueva investigación, y eso podría aumentar el riesgo de errores médicos.

"En nuestro estudio de 100 pacientes de a partir de 60 años de edad, 43 reportaron habían escuchado mal a un médico o enfermero siendo pacientes internos o en un ámbito de atención de la salud comunitaria, lo que implica que son vulnerables a los errores involuntarios", apuntó el investigador, Simon Smith, de la Facultad de Medicina del Colegio Universitario de Cork, en Irlanda.

Investigaciones anteriores han encontrado que una mejor comunicación entre los médicos, los enfermeros y las familias podrían prevenir un 36 por ciento de los errores médicos, añadió Smith.

El problema no es solo que los médicos hablen más alto. "La capacidad de separar el habla del ruido de fondo es más compleja que solo el volumen", explicó.

Las pruebas de audición con frecuencia no capturan la complejidad de la forma en que los pacientes procesan la información médica, y los audífonos quizá no sean la respuesta, dijo Smith.

El proceso que lleva a una mala comunicación que comienza por una pérdida auditiva amerita más estudio para ayudar a los pacientes a comprender mejor lo que les dicen, y para ayudar a encontrar formas de que los médicos se comuniquen mejor, planteó.

El informe apareció en la edición en línea del 24 de agosto de la revista JAMA Otolaryngology--Head & Neck Surgery.

Según el Dr. Darius Kohan, director de otología y neurotología en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, "este artículo aclara un problema importante que los pacientes y las familias y los proveedores de atención de la salud comparten: el flujo de la comunicación entre los implicados".

A partir de los 60 años, una cantidad significativa de hombres y mujeres comienzan a tener problemas de audición, lo que puede afectar a la comunicación, señaló.

"Es un problema incluso más grande en el campo médico", apuntó Kohan.

"Con frecuencia, en el ámbito de la atención médica hay un ruido de fondo que perturba a la audición, el contenido muchas veces es técnico y los pacientes y los familiares no están familiarizados con el mismo, y el ambiente es estresante para los pacientes, que quizá ya estén sufriendo debido a su afección médica", explicó.

Además, los médicos y otros proveedores de la atención de la salud podrían también sufrir de pérdida auditiva, y no siempre oír las inquietudes del paciente.

Parte de la solución podría ser unas salas tranquilas en los hospitales y las clínicas "donde el flujo de la información médica entre los proveedores de atención de la salud, los pacientes y las familias pueda ocurrir en privado", sugirió Kohan.

"Los que tienen problemas auditivos deben contar con medios para facilitar la audición y la comunicación entre los profesionales clínicos y los pacientes", dijo.

"Aunque este estudio se hizo en una población de pacientes muy pequeña, sus resultados se pueden extrapolar al resto de la comunidad médica", añadió.

En el estudio, Smith y sus colaboradores encontraron que 57 de las 100 personas mayores presentaban algún grado de pérdida auditiva, y 26 usaban un audífono. Además, 43 participantes dijeron que habían escuchado mal a un médico, a un enfermero, o a ambos en un consultorio de atención primaria u hospital.

Los principales tipos de audición errónea incluyeron un malentendido sobre lo que les dijeron, no escuchar de forma correcta el diagnóstico o el consejo del médico, y un fracaso generalizado en la comunicación entre médico y paciente, dijo Smith.

Una especialista en geriatría dijo que la pérdida auditiva en los adultos mayores es un problema al que se enfrenta a diario.

"Es importante que evaluemos la audición y tratemos la pérdida auditiva, porque la pérdida auditiva también afecta a la memoria y a la estimulación del cerebro. Cuando perdemos la sensación de escuchar, también perdemos acceso a la información, lo que puede provocar una ralentización de nuestra función mental", señaló la Dra. Maria Torroella Carney, jefa de la división de medicina geriátrica y paliativa de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York.

Muchas personas tienen pérdida auditiva pero no se ponen un audífono. El seguro con frecuencia no cubre los audífonos, anotó Carney.

"Los audífonos cuestan miles de dólares, de forma que los pacientes no los compran hasta que es absolutamente necesario", dijo.

Para algunos pacientes, Carney utiliza un amplificador auditivo, que es un dispositivo sencillo que puede ayudar a algunos pacientes a escuchar mejor al aumentar el volumen del sonido directamente en la oreja.

"Es una herramienta que usamos regularmente con nuestros pacientes", dijo. "Cuando evitamos el déficit auditivo es sorprendente. En realidad uno no aprecia hasta qué punto no habían escuchado hasta que usa un dispositivo como este. Ayuda a comunicarse mucho mejor, sobre todo cuando hay que comunicar información importante".

Por ejemplo, Carney usó hace poco el amplificador con un paciente que entonces pudo describir el dolor de forma detallada, cuando antes el paciente no comprendía las preguntas que le hacía.

El dispositivo también ayuda a los pacientes a comprender las instrucciones sobre los medicamentos, afirmó. "Si los pacientes no lo oyen todo, no comprenden y no hacen preguntas para clarificar", dijo.

Carney añadió que la pérdida auditiva puede hacer que los pacientes se sientan aislados y afectar a su calidad de vida.

Es importante evaluar la audición de los pacientes mayores y encontrar las mejores formas de ayudarlos, porque restaurar la audición puede mantener a los pacientes alerta mentalmente, enfatizó.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Simon Smith, BSc, MSc, School of Medicine, University College Cork, Ireland; Maria Torroella Carney, M.D., chief, division of geriatric and palliative medicine, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; Darius Kohan, M.D., director, otology/neurotology, Lenox Hill Hospital, and Manhattan Eye, Ear and Throat Hospital, New York City; Aug. 24, 2017, JAMA Otolaryngology--Head & Neck Surgery, online

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Hablando con su doctor
Problemas de la audición y sordera
Salud de las personas mayores
Últimas noticias de salud