Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_168001.html

Unos nuevos medicamentos para el colesterol tienen un sobreprecio exagerado, plantea un estudio

Pero el fabricante de los medicamentos y unos expertos cardiacos cuestionan la metodología del análisis
(*estas noticias no estarán disponibles después del 21/11/2017) Traducido del inglés: miércoles, 23 de agosto, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MARTES, 22 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- ¿Unos nuevos medicamentos para las personas con un colesterol fuera de control tienen un sobreprecio exagerado? Se trata de una pregunta que genera debates entre los consumidores y los proveedores de atención médica.

Ahora, unos investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) reportan que el precio de esos fármacos, llamados inhibidores de la PCSK9, se debería reducir en un increíble 71 por ciento para ser considerados como rentables.

Los inhibidores de la PCSK9 son una clase de medicamentos relativamente nuevos para tratar a los pacientes cuyo colesterol LDL (malo) no se logra controlar bien con las estatinas, o que no pueden tolerar las estatinas. Lipitor (atorvastatina) y Crestor (rosuvastatina) son ejemplos de las estatinas de primera línea que los médicos por lo general recetan a los pacientes con un colesterol alto.

El equipo de la UCSF no cuestionó si esos nuevos medicamentos son efectivos para reducir los ataques cardiacos y los accidentes cerebrovasculares (ACV).

"Son medicamentos magníficos, de verdad funcionan", apuntó la coautora del estudio, la Dra. Kirsten Bibbins-Domingo.

Pero el precio "supera por mucho" lo que se consideraría un costo razonable por el beneficio clínico que proveen, añadió Bibbins-Domingo, profesora de medicina, epidemiología y bioestadísticas en la UCSF.

El precio de lista de esos medicamentos más recientes de la PCSK9 supera los 14,000 dólares por año por paciente.

El Dr. Kim Allan Williams, que no participó en el estudio, es ex presidente del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology). Dijo que algunos médicos tienen dificultades con esos estudios porque comparan las vidas y los "eventos" (como un ataque cardiaco o un ACV) de los pacientes con los dólares que se gastan en esos medicamentos.

El nuevo estudio no cambia su opinión respecto al valor de la clase de inhibidores de la PCSK9.

"Nadie administra esos fármacos a menos que el paciente sea incapaz de llegar al [nivel de colesterol LDL] objetivo", dijo Williams, que también es jefe de cardiología en el Centro Médico de la Universidad de Rush, en Chicago. "Solo se usan en situaciones donde no hay elección".

Como el estudio se basa en las listas de precios, no en lo que el paciente paga, también es "difícil analizar la rentabilidad cuando no se sabe exactamente cuál es el costo", añadió Williams.

Dijo que ha tenido pacientes con copagos de 380 dólares al mes, y otros con cero copagos porque el seguro cubría el costo completamente. Pero le preocupa que quizá a los pacientes pobres no les ofrezcan el mismo acceso a esos medicamentos.

Los investigadores de la UCSF diseñaron el estudio para averiguar qué ofrecían realmente esos fármacos por lo que cuestan.

Su estudio actualiza un análisis de rentabilidad anterior usando los precios de lista actuales, además de los resultados de un ensayo clínico reciente. El estudio demostró la efectividad clínica de Repatha (evolocumab), uno de dos inhibidores de la PCSK9 aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU, en la reducción del riesgo de ataque cardiaco y ACV.

Según una simulación que implicó a 8.9 millones de adultos que cumplirían con los criterios del ensayo, añadir inhibidores de la PCSK9 a las estatinas prevendría 2.9 millones más de ataques cardiacos y ACV, en comparación con añadir Zetia (ezetimibe), otro tipo de medicamento que bloquea la producción de colesterol en el hígado.

Pero la clase de inhibidores de la PCSK9 no es rentable basándose en un umbral de 100,000 dólares por cada año de vida ganado, plantean los autores del estudio. Encontraron que habría que gastar 450,000 dólares al año para obtener un año adicional de vida al año.

"El precio tendría que ser de 4,000 a 5,000 dólares [al año] para resultar rentable", dijo Bibbins-Domingo. "Si se observan otros países, en Europa, por ejemplo, de hecho allí es donde este fármaco tiene el precio debido".

El Dr. Josh Ofman, vicepresidente principal de valor, acceso y políticas globales de Amgen Inc., fabricante de Repatha, criticó los hallazgos. "Creemos que su modelo tiene profundos defectos", afirmó.

El estudio se basó en una tasa de ataques cardiacos y ACV del 3 por ciento al año, mientras que otros estudios utilizan unas tasas mucho más altas (más de tres veces superiores) basándose en datos del "mundo real", dijo Ofman. El estudio modela una población que no sufre muchos ataques cardiacos y ACV, apuntó.

Ofman también cuestionó el umbral para determinar la rentabilidad que usaron los investigadores de la UCSF. Comentó que otras organizaciones utilizan un mínimo de 150,000 dólares por año de vida con calidad ajustada ganado.

En cuanto a la diferencia de precio entre Estados Unidos y Europa, Ofman citó muchos factores, desde los controles de precio gubernamentales hasta la forma en que esos países determinan el precio de los fármacos.

Amgen no es el único que criticó la forma en que se valoran esos medicamentos. A principios de mes, varios grupos nacionales de proveedores y pagadores plantearon inquietudes sobre la forma en que los inhibidores de la PCSK9 se valoran en una carta al Instituto de Revisión Clínica y Económica (Institute for Clinical and Economic Review), que evalúa el valor de los nuevos medicamentos.

Más de una docena de organizaciones, que incluyeron al Foro Nacional para la Prevención de la Enfermedad Cardiaca y el Accidente Cerebrovascular (National Forum for Heart Disease & Stroke Prevention), a la American Pharmacists Association Foundation, y a la Sociedad Americana de Cardiología Preventiva (American Society for Preventive Cardiology) firmaron la carta, citando preocupaciones que abarcaban desde los tipos de pacientes que se podrían beneficiar de estos fármacos hasta la importancia de prevenir los ataques cardiacos y los ACV, no solo las muertes.

"La gran controversia sobre todos estos tipos de análisis es que estemos dispuestos a poner un valor a un año de vida de un paciente en lo absoluto", enfatizó Ofman.

El nuevo estudio aparece en la edición del 22 al 29 de agosto de la revista Journal of the American Medical Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Kirsten Bibbins-Domingo, M.D., professor, medicine, epidemiology and biostatistics, University of California, San Francisco; Kim Allan Williams, M.D., chief, cardiology, Rush University Medical Center, Chicago; Josh Ofman, M.D., senior vice president, global value, access and policy, Amgen, Inc.; Aug. 22/29, 2017, Journal of the American Medical Association

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Colesterol
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados