Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_167917.html

¿Cuál es la cirugía de derivación cardiaca que mejor funciona?

Un estudio compara los procedimientos con y sin bomba
(*estas noticias no estarán disponibles después del 16/11/2017) Traducido del inglés: viernes, 18 de agosto, 2017
Imagen de noticias HealthDay

JUEVES, 17 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- Cinco años después de una cirugía de derivación (bypass) cardiaca, los pacientes cuya operación se realizó utilizando una bomba corazón-pulmón vivían más tiempo que aquellos cuyos cirujanos no utilizaron el dispositivo, encuentra un nuevo estudio.

Desde los 90, los cirujanos cardiacos han usado habitualmente dos métodos distintos para realizar las operaciones de injerto de derivación de la arteria coronaria. La derivación de la arteria coronaria crea nuevas rutas para que la sangre fluya al corazón, porque las rutas antiguas están bloqueadas por placa en la arteria. Se toma un trozo de un vaso sanguíneo de otra área del cuerpo (con frecuencia de una pierna) y se usa para "derivar" un vaso sanguíneo bloqueado que va al corazón, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.

Las dos formas distintas de realizar estar cirugías son con bomba (con la asistencia de una máquina de corazón-pulmón) o sin bomba. Ha habido controversia sobre qué procedimiento produce mejores resultados, apuntaron los investigadores.

"La máquina de corazón-pulmón permite detener el corazón para poder coser los injertos sin que fluya sangre por ellos", explicó el investigador principal, el Dr. Frederick Grover, profesor de cirugía cardiaca en la Universidad de Colorado.

Esto permite al cirujano trabajar en un corazón expuesto del todo e inmóvil, dijo.

Cuando las operaciones se realizan con bomba, los cirujanos pueden realizar más injertos. En la cirugía sin bomba, el corazón es un objetivo móvil, ya que continúa bombeando sangre.

Este informe observa los resultados a cinco años de los pacientes que se sometieron a una cirugía cardiaca como parte de un ensayo de la Administración de Veteranos (VA) de EE. UU. sobre las operaciones

En este ensayo, más de 2,200 pacientes de 18 centros de la VA se asignaron al azar a recibir una cirugía cardiaca con o sin bomba. Fueron evaluados un año después de la operación y de nuevo a los cinco años.

En concreto, los investigadores buscaron problemas cardiacos mayores, incluyendo la muerte por cualquier causa, la necesidad de nuevos procedimientos cardiacos o los ataques cardiacos no letales.

Tras un año, un número mayor de pacientes del grupo sin bomba habían muerto o necesitado nuevos procedimientos que los pacientes que recibieron la cirugía con bomba, dijo Grover.

Cinco años después de la cirugía, la tasa de muertes entre los del grupo sin bomba fue de poco más de un 15 por ciento, en comparación con casi un 12 por ciento en el grupo de la cirugía con bomba, encontraron los investigadores.

Esto es un riesgo de morir en un plazo de cinco años tras la cirugía un 28 por ciento más alto en el grupo sin bomba, apuntó Grover.

Además, un número mayor de personas que se sometieron a la cirugía sin bomba tuvieron problemas cardiovasculares mayores que las que recibieron las operaciones con bomba: un 31 frente a un 27 por ciento, señaló.

El equipo de Grover también observó otros resultados tras cinco años, como la muerte por enfermedad cardiaca y la tasa de ataques cardiacos no letales. Las tasas de esos resultados secundarios parecieron ser más o menos las mismas en ambos grupos, encontraron los investigadores.

En general, "la operación sin bomba no pareció ser tan buena como la operación con bomba", dijo Grover.

"La operación sin bomba no está indicada excepto para ciertos pacientes que tienen problemas, por ejemplo una aorta altamente calcificada", explicó. Esto significa que hay una gran acumulación de placa en la arteria. Y cuando se utiliza una bomba, hay que cerrar la aorta. Y el cierre puede hacer que la placa en la arteria se desprenda y resulte en un bloqueo del corazón o el cerebro, apuntó Grover.

Otros motivos para el uso de la operación sin bomba incluyen el hecho de que los pacientes sufran de insuficiencia hepática, dijo.

El estudio aparece en la edición del 17 de agosto de la revista New England Journal of Medicine.

El Dr. Joseph Sabik, presidente del departamento de cirugía de los Hospitales Universitarios, en Cleveland, dijo que "la cirugía es algo técnico, y muchos de los resultados dependen de qué tan bueno es el cirujano, en particular de qué tan experimentado y técnicamente capaz es el cirujano en el procedimiento que está realizando".

La cirugía sin bomba es técnicamente difícil, así que se debe contar con un cirujano experimentado, planteó Sabik, coautor de un editorial que acompañó al estudio en la revista.

"Si se elige a los pacientes de forma adecuada, y la cirugía la realiza un cirujano experimentado, entonces los resultados pueden ser buenos", señaló Sabik.

A los pacientes que necesitan muchos injertos les va mejor con la cirugía con bomba, dijo Sabik, "porque simplemente no se puede hacer tan bien sin bomba".

Es probable que a los pacientes mayores que quizá hayan sufrido un accidente cerebrovascular y solo necesiten uno o dos injertos les vaya mejor sin bomba, comentó.

"Ambos procedimientos son muy buenos", dijo Sabik. "La clave es contar con un cirujano experimentado en ambos para que pueda elegir cuál es adecuado para usted".


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Frederick Grover, M.D., professor, surgery, University of Colorado, Aurora; Joseph Sabik, M.D., chairman, department of surgery, University Hospitals, Cleveland; Aug. 17, 2017, New England Journal of Medicine

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados