Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_167629.html

Los médicos de atención primaria de EE. UU. no utilizan lo suficiente un medicamento contra la adicción

La buprenorfina se receta para lograr que los pacientes dejen los opiáceos en la privacidad del consultorio de un médico
(*estas noticias no estarán disponibles después del 02/11/2017) Traducido del inglés: viernes, 4 de agosto, 2017
Imagen de noticias HealthDay

JUEVES, 3 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- Muchos médicos no están aprovechando del todo un medicamento que puede hacer que las personas venzan una adicción a la heroína y a los analgésicos recetados, según los resultados de una nueva encuesta.

La buprenorfina es el primer medicamento para el trastorno por el uso de opiáceos que se ha aprobado para que los médicos de atención primaria lo receten, permitiendo el tratamiento en la privacidad del consultorio del médico.

Pero muchos médicos no están solicitando la exención federal que les permitiría recetar buprenorfina, dijo el investigador Andrew Huhn, becario postdoctoral en la unidad de investigación sobre farmacología conductual de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins.

Además, la mayoría de los que han obtenido una exención para la buprenorfina no recetan el fármaco a la cantidad de pacientes que tienen permitida, señaló Huhn.

Esta renuencia a utilizar la buprenorfina del todo está impidiendo los esfuerzos por combatir la epidemia de abuso de opiáceos en Estados Unidos, según Huhn.

"Este año probablemente será el peor registrado respecto a las muertes por sobredosis", advirtió Huhn. "Es posible que tengamos más muertes por sobredosis este año que la cantidad de personas que murieron en la guerra de Vietnam".

Más de 52,400 murieron por sobredosis en 2015, y es probable que en 2016 ocurrieran más de 59,000 muertes por sobredosis, según un artículo reciente publicado en The New York Times. En comparación, los militares de EE. UU. reportaron que 58,220 miembros del personal perdieron la vida durante la guerra de Vietnam.

La buprenorfina funciona en los mismos receptores cerebrales que los opiáceos, pero sus efectos son más débiles y se nivelan con las dosis crecientes, según la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental de EE. UU. (SAMHSA) de EE. UU. Este "efecto techo" reduce el riesgo de mal uso y adicción.

"Sabemos que cuando administramos buprenorfina a la gente, el riesgo de sobredosis baja mucho y el riesgo de recaída también", dijo Huhn. "Es un medicamento que es efectivo para estabilizar las vidas de las personas".

Desde 2002, los médicos han tenido la capacidad de recetarlo directamente tras obtener una exención de la SAMHSA, aunque no sean especialistas en la medicina de la adicción, anotó la agencia.

"Se toma una clase de ocho horas, se obtiene una exención y entonces se puede recetar", comentó Huhn.

Huhn y sus colaboradores encuestaron a 558 médicos de EE. UU. en 2016 para ver cuántos habían obtenido la exención y la estaban utilizando del todo.

Más de 8 de cada 10 dijeron que tenían una exención de buprenorfina, encontraron los investigadores.

Pero más de la mitad de los que tenían la exención dijeron que actualmente no estaban emitiendo todas las recetas que podían. Las normas de la SAMHSA en el momento de la encuesta permitían a los médicos recetar buprenorfina a solo 100 pacientes; este año, el límite se aumentó a 275.

Los médicos que tienen una exención pero no la usan completamente dijeron que rechazan con regularidad a entre uno y tres pacientes al mes que se ponen en contacto con ellos para el tratamiento con la buprenorfina, dijeron los investigadores.

"Hay muchos médicos con la exención que no están recetando a muchas personas", dijo Huhn.

Los motivos más comunes para no emitir todas las recetas permitidas es que el médico no tiene tiempo para aceptar a más pacientes (un 36 por ciento) y un reembolso inadecuado de los servicios de tratamiento de la adicción (un 15 por ciento), según los hallazgos.

Como el sistema de atención de la salud de EE. UU. se basa en principios capitalistas, "hay que hacer que el modelo de negocios tenga sentido para que los médicos lo adopten", planteó Huhn.

Casi un 55 por ciento de los médicos con la exención que no emiten todas las recetas permitidas indicaron que nada aumentaría su disposición a aceptar tantos pacientes de buprenorfina como pueden, señalaron los autores del estudio.

Uno de cada 10 médicos no cuenta con la exención, y esos profesionales dijeron que no querían verse inundados por solicitudes de tratamiento para la adicción (un 30 por ciento), y que les preocupaba que los pacientes revendieran el fármaco (un 26 por ciento).

"Representan unas actitudes más negativas a esta línea de tratamiento en primer lugar", explicó Huhn.

Un pequeño número de médicos que no tienen la exención o que no la usan del todo dijeron que querían más información sobre los recursos locales de consejería, que les gustaría asociarse con otro médico experimentado en la terapia con buprenorfina, y que desean acceso a más cursos de educación médica continua para el tratamiento de la adicción, encontró la encuesta.

El tratamiento de la adicción es muy complejo, y es probable que eso disuada a muchos médicos de involucrarse más en el mismo, apuntó el Dr. Kevin Cotterell, un psiquiatra de Nueva York que trabaja en el Hospital de South Oaks de Northwell Health, en Amityville.

"Los médicos de atención primaria no han estado dispuestos a tratar a los pacientes con trastornos por el uso de opiáceos, al menos no en las cantidades que algunos esperaban, porque su atención implica tantos factores psicosociales que no tienen tiempo de abordar", comentó Cotterell. "No tienen el tiempo ni el entrenamiento para abordar el espectro de problemas que forman parte de la adicción".

El Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría del Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York, se mostró de acuerdo. Muchos médicos podrían sentir "una mayor ansiedad sobre cómo usar el agente y la falta de familiaridad con la dosificación y la emisión de recetas", dijo.

"Para un consultorio, la inducción de este agente puede llevar tiempo y ser trabajosa, si no hay suficientes recursos", advirtió Krakower.

Huhn presentó el estudio el jueves en la reunión anual de la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) en Washington, D.C. Las investigaciones presentadas en reuniones normalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista médica revisada por profesionales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Andrew Huhn, Ph.D., postdoctoral fellow, behavioral pharmacology research unit, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Kevin Cotterell, M.D., psychiatrist, Northwell Health's South Oaks Hospital, Amityville, N.Y.; Scott Krakower, D.O., assistant unit chief, psychiatry, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; Aug. 3, 2017 presentation, American Psychological Association, Washington, D.C.

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Abuso y adicción de opioides
Medicamentos
Profesiones en el campo de la salud
Últimas noticias de salud