Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_167622.html

Hasta 1 de cada 3 personas experimentan un nuevo dolor o lo empeoran con el yoga

Aun así, dos tercios se sienten mejor con esta forma antigua de ejercicio, según un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 02/11/2017) Traducido del inglés: viernes, 4 de agosto, 2017
Imagen de noticias HealthDay

JUEVES, 3 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- Muchas personas prueban el yoga con la esperanza de curar una lesión, pero algunas acaban con más dolores, según un estudio reciente.

El estudio, que encuestó a cientos de personas que hicieron yoga durante más de un año, encontró que dos terceras partes dijeron que algunos dolores existentes mejoraron gracias al yoga. Lo más frecuente es que fueran el lumbago y el dolor de cuello.

Por otra parte, el 21 por ciento dijeron que el yoga empeoró su dolor muscular o de las articulaciones. Y casi el 11 por ciento dijeron que provocó nuevos problemas; los más habituales fueron el dolor de mano, muñeca, codo u hombro.

El estudio no examinó las lesiones concretas, sino que preguntó a las personas sobre sus dolores en general en distintas partes del cuerpo.

Así que es difícil saber qué tan grave eran los problemas, dijo Tom Swain, investigador del Centro de Ciencias de las Lesiones de la Universidad de Alabama en Birmingham.

"No es necesario tener una lesión grave para sentir dolor. Podrían ser solo dolores musculares", dijo Swain, que no participó en el estudio.

En un estudio publicado el año pasado, Swain y sus colaboradores observaron las lesiones graves relacionadas con el yoga. Encontraron que entre 2001 y 2014, casi 30,000 estadounidenses acabaron en la sala de emergencias por lesiones atribuidas al yoga, incluyendo torceduras en las articulaciones, distensiones musculares graves e incluso fracturas.

Y la tasa aumentó a lo largo de los años, encontró el estudio.

Aun así, dado lo popular que es el yoga, el riesgo de terminar en emergencias es bastante bajo, dijeron los investigadores. En 2014, la tasa de lesiones tratadas en emergencias fue de 17 por cada 100,000 practicantes de yoga.

"Así que aunque hay algo de riesgo de lesión", dijo Swain, "eso no debería hacer que la gente dejara de hacer yoga, porque hay muchos beneficios potenciales".

Los estudios han vinculado el yoga con beneficios para la salud, desde reducciones en la presión arterial, el colesterol y la frecuencia cardiaca hasta mejoras en la depresión, la ansiedad y los problemas del sueño.

Además, basándose en otra investigación, el yoga quizá no sea tan arriesgado como otras formas de ejercicio, según los investigadores responsables del estudio actual.

Los investigadores del estudio, dirigidos por Marc Campo, del Colegio Mercy, en Dobbs Ferry, Nueva York, reportaron sus hallazgos en la revista Journal of Bodywork & Movement Therapies.

Para realizar el estudio, los investigadores encuestaron a 354 personas, en su mayoría mujeres, que practicaban en dos estudios de yoga. Las clases variaban entre yoga suave, "restaurativo", y el estilo Vinyasa con un ritmo rápido.

Cada participante del estudio hizo la encuesta dos veces, con un año de diferencia.

Casi todos (el 87 por ciento) dijeron que habían sufrido un dolor en al menos una parte de su cuerpo durante ese año. Aproximadamente dos terceras partes dijeron que habían mejorado gracias al yoga, mientras que una quinta parte creían que el yoga había empeorado alguno de sus dolores, con frecuencia el de la muñeca o la mano.

Por otra parte, casi el 11 por ciento dijeron que habían desarrollado una nueva lesión que atribuyeron al yoga. Para aproximadamente el 5 por ciento, el dolor en realidad apareció durante las clases.

De nuevo, las extremidades superiores con frecuencia eran la zona del problema.

Eso, según la especulación de los investigadores, podría deberse a que el yoga puede hacer que las manos soporten mucho peso, en posturas como la del perro boca abajo.

El Dr. Joshua Harris es cirujano ortopédico en el Hospital Metodista de Houston, en Texas. Se centra en los problemas de cadera, y dijo que ha observado las consecuencias de hacer demasiado esfuerzo en una clase de yoga.

Una preocupación con respecto al yoga, según Harris, es que algunas de las posturas implican un rango extremo de movimiento de las articulaciones. Y lo que es razonable para una persona no es necesariamente lo adecuado para otra.

"El rango de movimiento es muy distinto de una persona a otra. Es algo individual", dijo Harris. "Si uno sigue forzando su rango de movimiento más allá de lo que debería, probablemente termine haciéndose daño".

Al igual que Swain, Harris dijo que el yoga puede tener muchos beneficios, y la idea no es asustar a la gente para que no lo haga.

Su consejo para los que empiecen a hacer yoga es encontrar un profesor experimentado y con conocimientos, por medio del boca a boca, o de reseñas, por ejemplo.

"Si usted tiene una lesión", dijo Harris, "comuníquelo al instructor: 'Soy nuevo en el yoga y me duele la espalda'".

Al principio empiece poco a poco, aconsejó, y pida al profesor que modifique las posturas en las que no se sienta bien.

"Escuche a su cuerpo", dijo Harris. "El mantra: 'sin dolor no hay beneficios' no es correcto".


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Thomas Swain, M.P.H., research assistant, Center for Injury Sciences, University of Alabama at Birmingham; Joshua Harris, M.D., orthopedic surgeon, Houston Methodist Hospital, Texas; June 2, 2017, Journal of Bodywork & Movement Therapies, online

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Medicina complementaria e integral
Problemas y lesiones causados por los deportes
Últimas noticias de salud