Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_167607.html

Un novedoso procedimiento mejora el éxito de los trasplantes de riñón

Podría permitir que un número mayor de pacientes obtengan un órgano donado, encuentra un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 01/11/2017) Traducido del inglés: jueves, 3 de agosto, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MIÉRCOLES, 2 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- Un nuevo tratamiento podría abrir las puertas para que un número mayor de pacientes con enfermedad renal avanzada reciban un trasplante, sugiere un estudio preliminar.

De los más de 100,000 estadounidenses que esperan un trasplante de riñón, más o menos un tercio están "sensibilizados", comentó el Dr. Robert Montgomery, director del Instituto de Trasplantes del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

Esos pacientes se enfrentan a una situación difícil: tienen anticuerpos del sistema inmunitario que están listos para atacar al órgano donado.

Los anticuerpos pueden formarse cuando una persona se expone a tejido foráneo, explicó Montgomery. De forma que un paciente que ha recibido un trasplante de riñón anterior podría estar altamente sensibilizado, lo que significa que tienen una cantidad grande de los anticuerpos nocivos.

También puede ocurrirles a pacientes que han recibido una transfusión de sangre o que han estado embarazadas en algún momento, dijo Montgomery.

Encontrar un donante compatible para esos pacientes resulta casi imposible. Pero quizá puedan recibir un riñón de un donante incompatible si primero se someten a un extensivo proceso de "desensibilización".

Esto conlleva varios tratamientos, que incluyen unos medicamentos intravenosos llamados inmunoglobulina y rituximab, que intentan acabar con los anticuerpos que podrían atacar al órgano donado.

Ahora, la nueva investigación sugiere que un método sencillo, una infusión con una enzima en particular horas antes del trasplante, podría ofrecer una mejor alternativa.

Los investigadores encontraron que el tratamiento, llamado IdeS, acabó rápidamente con los peligrosos anticuerpos, permitiendo que de 25 pacientes todos menos 1 recibieran un trasplante con éxito.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 2 de agosto de la revista New England Journal of Medicine. La financiación del estudio provino de la compañía que está desarrollando el IdeS, Hansa Medical.

Montgomery, que no participó en el estudio, dijo "nunca he visto nada así".

"Cuando se administra, todos los anticuerpos desaparecen", dijo Montgomery. "Tengo la esperanza de que esto cambie el panorama".

Pero enfatizó que quedan muchas preguntas.

Un aspecto crítico es que las enzimas quizá no acaben con los anticuerpos para siempre. Vuelven, dijo Montgomery, y los resultados de ese regreso varían de un paciente a otro.

En el estudio, 10 pacientes sufrieron un episodio de rechazo mediado por anticuerpos en algún momento entre dos y cinco semanas tras el trasplante. Eso significa que los anticuerpos comenzaron a atacar al nuevo riñón.

Todos esos pacientes se trataron de forma exitosa con los medicamentos estándares contra el rechazo, según los investigadores.

Pero todavía no está claro cómo le irá a los pacientes a largo plazo, dijo la Dra. Julia Ingelfinger, profesora en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

Ingelfinger, autora de un editorial publicado con el estudio, se hizo eco del optimismo cauto de Montgomery.

Si unos estudios más grandes y de mayor duración respaldan los hallazgos actuales, "esto podría cambiar la práctica", dijo.

"Pero solo el tiempo lo dirá", enfatizó Ingelfinger.

El Dr. Stanley Jordan, investigador líder del estudio, concurrió en que se necesita más trabajo.

Pero los hallazgos representan otro paso adelante para pacientes como estos, según Jordan, director médico del programa de trasplantes de órganos de Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

Tradicionalmente, los pacientes altamente sensibilizados que necesitan un riñón han languidecido en las listas de espera, porque encontrar un donante compatible es muy difícil.

Pero más o menos en los últimos 15 años, la desensibilización ha surgido como una alternativa.

El año pasado, un histórico estudio probó que los pacientes que recibían trasplantes tras una desensibilización viven significativamente más que los que permanecen con la diálisis.

"Los resultados han sido buenos", señaló Jordan.

Pero añadió que claramente hay espacio para la mejora.

Ingelfinger se mostró de acuerdo. "Los protocolos de desensibilización que se utilizan ahora tardan mucho y no siempre funcionan", dijo, y anotó que pueden quedar anticuerpos peligrosos.

La desensibilización añade entre 20,000 y 30,000 dólares al costo del trasplante, según el centro de trasplantes de la Universidad de Wisconsin.

El nuevo método es bastante distinto, dijo Ingelfinger.

Los pacientes reciben una infusión de una enzima llamada IdeS entre cuatro y seis horas antes del trasplante.

La enzima proviene de una cepa de la bacteria Streptococcus, y en resumen destruye los anticuerpos que atacarían al órgano.

Jordan reconoció que la fuente "parece terrorífica", pero enfatizó que los pacientes no reciben la bacteria en sí, sino una versión modificada de la enzima.

En total, 25 pacientes de EE. UU. y de Suecia recibieron una infusión de IdeS antes del trasplante de riñón. Todos menos uno tuvieron un trasplante exitoso, y ninguno tuvo anticuerpos detectables inmediatamente después.

Los pacientes de IdeS de cualquier forma recibieron tratamiento adicional, que incluyó una semana de infusiones de inmunoglobulina y rituximab.

Y como con todos los trasplantes, necesitaron fármacos contra el rechazo.

Como el IdeS acaba con los anticuerpos nocivos con tanta facilidad, podría hacer que los trasplantes asean factibles incluso en los pacientes más sensibilizados, dijo Montgomery.

Pero queda una pregunta esencial, afirmó: ¿Puede alargar la supervivencia de los riñones donados y, en última instancia, las vidas de los pacientes?

El IdeS sigue siendo experimental, y la única forma en que los pacientes podrían recibirlo es en un ensayo clínico. Pasarán "algunos años" antes de que esté disponible de forma más amplia, señaló Montgomery.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Stanley Jordan, M.D., medical director, kidney transplant program, Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles; Robert Montgomery, M.D., director, Transplant Institute, and professor, transplant surgery, NYU Langone Medical Center, New York City; Julie R. Ingelfinger, M.D., professor, pediatrics, Harvard Medical School, Boston, and deputy editor, New England Journal of Medicine; Aug. 3, 2017, New England Journal of Medicine

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Enfermedades de los riñones
Últimas noticias de salud