Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_167392.html

El motivo de que un refresco con una hamburguesa engorde tanto

Las bebidas ricas en azúcar en combinación con la proteína hacen que el cuerpo almacene grasa adicional, encuentra un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 22/10/2017) Traducido del inglés: lunes, 24 de julio, 2017
Imagen de noticias HealthDay

VIERNES, 21 de julio de 2017 (HealthDay News) -- Combinar un refresco azucarado con una hamburguesa o con pollo frito realmente puede preparar al cuerpo para aumentar de peso, sugiere un nuevo estudio.

Las personas que consumieron un refresco endulzado con una comida rica en proteína almacenaron más grasa no utilizada, en comparación con otros que comieron el mismo alimento con una bebida sin azúcar, revelaron unos análisis de laboratorio.

Sus cuerpos no quemaron alrededor de un tercio de las calorías adicionales proporcionadas por la bebida azucarada, encontraron los investigadores.

Los participantes también quemaron menos grasa en la comida, y gastaron menos energía en general al digerir la comida.

"Si añadimos carbohidratos adicionales a los que ya tiene una comida, sin duda eso tendrá un efecto en la capacidad del cuerpo de usar la grasa como fuente de energía, y es más probable que acabe como energía almacenada", dijo la investigadora líder, Shanon Casperson, bióloga investigadora en el Departamento de Agricultura de EE. UU.

Los refrescos, el café azucarado y las bebidas de té helado endulzadas, las bebidas de frutas, las bebidas energéticas y cosas parecidas son fuentes de azúcar añadido en la dieta estadounidense, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Seis de cada 10 niños y la mitad de los adultos beben al menos una bebida azucarada cada día.

La comida contiene tres tipos de nutrientes mayores: los carbohidratos, las grasas y las proteínas. Casperson y su equipo deseaban ver cómo los carbohidratos adicionales, en la forma de una bebida azucarada, afectarían al metabolismo de las grasas y las proteínas.

En el estudio, 27 adultos con un peso saludable se colocaron en una "habitación metabólica" sellada que controló de forma cuidadosa el oxígeno que inhalaban y el dióxido de carbono que exhalaban, dijo Casperson. También se recolectaron muestras de orina.

"Con esas tres variables, pudimos calcular la cantidad de nutrientes que utilizaban" además de las calorías que queman cada minuto, dijo Casperson.

Los participantes pasaron dos días completos en la habitación sellada. Un día comieron dos comidas que contenían un 15 por ciento de proteína, y el otro día dos comidas con un 30 por ciento de proteína. Las comidas consistieron de pan, jamón, queso, papas y mantequilla, y cada una proveyó 17 gramos de grasas y 500 calorías.

Cada día, los participantes bebieron una bebida azucarada con sabor a cereza con una comida, y una bebida sin azúcar con sabor a cereza con la otra comida, explicó Casperson.

La bebida endulzada con azúcar redujo la oxidación de la grasa, que es el proceso que inicia la descomposición de las moléculas de grasa, en un 8 por ciento, descubrieron los investigadores.

Además, la bebida azucarada consumida con la comida con un 15 por ciento de proteína redujo la oxidación de la grasa en un promedio de 7.2 gramos, mientras que la misma bebida azucarada con la comida con un 30 por ciento de proteína redujo la oxidación de la grasa en 12.6 gramos.

Los investigadores creen que la carga adicional de carbohidratos en el refresco podría aminorar la necesidad del cuerpo de procesar la grasa de la dieta para obtener energía, dado que la grasa es más difícil de quemar que el azúcar.

"Para el cuerpo, usar carbohidratos como fuente de energía es más fácil", señaló Casperson. "Cuando damos carbohidratos al cuerpo, usa eso primero". La grasa que no se quema termina depositada en algún lugar del cuerpo, como el vientre o las caderas.

El estudio ofrece un matiz muy necesario para la comprensión de la nutrición con comida rápida, apuntó Erika Renick, dietista bariátrica en el Centro Integral de Pérdida del Peso del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

"Aunque fue una muestra pequeña, el estudio respalda lo que la investigación reciente ha señalado: que añadir proteína a las comidas ayuda a mantenernos llenos, y que las bebidas azucaradas pueden influir en nuestros antojos de comida", dijo Renick.

"Pero este estudio va más allá al sugerir que juntar bebidas azucaradas con comidas ricas en proteína puede fomentar el aumento de peso más de lo que entendíamos originalmente", siguió Renick.

"Esta combinación específica parece reducir la eficiencia con que nuestro cuerpo quema la grasa", advirtió. "Habría que investigar más, pero desaconsejar esta combinación a las personas podría quizá ser otra herramienta cuando se las oriente con respecto a la gestión del peso".

Casperson no está segura de por qué añadir proteína adicional a una comida pareció afectar a la reducción en la quema de grasa. "Es algo que debemos estudiar en investigaciones futuras", planteó.

El estudio aparece en línea el 20 de julio en la revista BMC Nutrition.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Shanon Casperson, Ph.D., research biologist, U.S. Department of Agriculture; Erika Renick, R.D., bariatric dietitian, Comprehensive Weight Loss Center, Staten Island University Hospital, New York City; BMC Nutrition, July 20, 2017

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Carbohidratos en la dieta
Control de peso
Proteínas en la dieta
Últimas noticias de salud