Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_167337.html

¿Un corazón sano en la veintena, un cerebro en mejor estado en la cuarentena?

Seguir las recomendaciones sobre el estilo de vida cuando se es un adulto joven da sus frutos más tarde, según un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 18/10/2017) Traducido del inglés: jueves, 20 de julio, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MIÉRCOLES, 19 de julio de 2017 (HealthDay News) -- Las personas con hábitos saludables para el corazón en la veintena tienden a tener un cerebro más grande y más sano en la cuarentena, el cual puede estar mejor preparado para aguantar el deterioro del envejecimiento, según un estudio reciente.

Las personas en la veintena que siguieron de cerca las directrices del programa "Life's Simple 7" de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) tenían unos cerebros en la mediana edad que parecían más de una década más jóvenes que los que no siguieron las directrices en absoluto, dijo el investigador principal, Michael Bancks, becario posdoctoral en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern en Chicago.

"Encontramos que los individuos que mantuvieron una mejor salud cardiovascular en la adultez joven tenían un volumen cerebral mayor en la adultez más avanzada", dijo Bancks.

La pérdida, o encogimiento, del volumen cerebral se ha asociado con el inicio del Alzheimer y la demencia, señaló Bancks.

Las directrices Life's Simple 7 promueven la salud cardiaca al animar a las personas a mantener una presión arterial saludable, controlar los niveles de colesterol, reducir el nivel de azúcar en la sangre, hacer actividades físicas de forma regular, comer mejor, perder peso, y dejar de fumar o evitar hacerlo.

Los estudios previos han mostrado que las personas mayores pueden reducir el riesgo de demencia si mejoran su salud cardiaca. Pero este es el primer estudio en mostrar que el estilo de vida de una persona joven tiene consecuencias años después, que pueden ayudar o dañar al cerebro, dijo la Dra. Selva Baltan, neurocientífica de la Clínica Cleveland.

"Piensan: 'Soy joven, así que todo lo que hago está bien'", dijo Baltan, que no participó en el estudio. "Y no es así. Tiene efectos a largo plazo en su vida".

Para este estudio, Bancks y sus colaboradores revisaron los datos de 518 personas que participaron en un estudio sobre la salud cardiaca de larga duración.

A los participantes, que tienen ahora una edad promedio de 51 años, se les había dado seguimiento durante tres décadas. Se les realizó exámenes de seguimiento cada 2 a 5 años, y se les hizo un escáner cerebral 25 años después de entrar en el estudio, dijeron los investigadores en la información de respaldo.

El equipo de investigación calificó a cada participante en función de qué tan bien seguían el programa Life's Simple 7 al inicio del estudio. Una persona recibió una puntación de entre 0 y 2 puntos por cada recomendación, dependiendo de qué tan cerca la seguían, con una puntuación máxima de la salud cardiaca de 14.

Los investigadores compararon luego esas puntuaciones con los escáneres cerebrales realizados en la mediana edad, para ver si vivir de forma saludable como adulto joven tuvo consecuencias luego.

Resultó que cada mejora de 1 punto en la puntuación del estilo de vida saludable para el corazón de una persona joven fue "esencialmente el equivalente a un año menos de envejecimiento cerebral", dijo Bancks. "A medida que aumenta la puntuación, se ven unos mejores resultados para la estructura cerebral".

Pero no todas las recomendaciones de la asociación cardiaca tuvieron el mismo peso. Fumar tuvo una asociación más fuerte con un volumen cerebral más pequeño que los otros factores del estilo de vida, encontraron los investigadores.

El cerebro es muy dependiente de un corazón y un sistema circulatorio sanos para funcionar bien, así que tiene sentido que una vida saludable para el corazón resulte en un cerebro más sano, comentó Bancks.

"El cerebro recibe el suministro de una red rica de vasos sanguíneos, que proporcionan la sangre rica en oxígeno y nutrientes que necesita para funcionar con normalidad", dijo Bancks. "Un corazón sano ayuda a asegurarse de que se bombea la suficiente sangre a través de estos vasos sanguíneos, y unos vasos sanguíneos saludables ayudan a asegurarse de que la red esté intacta a fin de suministrar los nutrientes y el oxígeno a todo el cerebro".

Esto no significa que debería rendirse si usted no ha prestado atención a su salud cardiaca hasta a partir de los 40 años, añadió Baltan.

"Esto no nos sitúa en una situación desesperada", dijo Baltan. "Es otra alerta de que podemos empezar a una edad incluso más temprana a mantener nuestra salud cerebral".

El nuevo estudio aparece el 19 de julio en la revista Neurology.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Michael Bancks, Ph.D., MPH, postdoctoral fellow, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; Selva Baltan, M.D., Ph.D., neuroscientist, Cleveland Clinic, Ohio; July 19, 2017, Neurology

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Enfermedades del corazón: Prevención
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados