Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_167069.html

¿Una alternativa más barata a los audífonos?

Unos dispositivos rindieron casi igual de bien y son mucho más baratos, pero no están regulados, anotan unos investigadores
(*estas noticias no estarán disponibles después del 04/10/2017) Traducido del inglés: jueves, 6 de julio, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MIÉRCOLES, 5 de julio de 2017 (HealthDay News) -- Algunos "productos personales de amplificación de sonido" de venta libre rindieron igual de bien que unos audífonos costosos para ayudar a las personas a captar más palabras en una conversación, informan unos investigadores.

Aunque el estudio se llevó a cabo en una cabina de sonido, "en este ambiente controlado, algunos de esos dispositivos ayudaron a las personas con una pérdida auditiva entre leve y moderada igual de bien que unos audífonos", afirmó el autor del estudio, Nicholas Reed, audiólogo en la Escuela de Medicina Johns Hopkins, en Baltimore.

Se estima que un 16 por ciento de los estadounidenses tienen problemas para oír, y el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de Comunicación de EE. UU. calcula que casi 30 millones de personas se beneficiarían del uso de unos audífonos.

Pero los audífonos pueden costar miles de dólares, y Medicare no los cubre, anotaron los investigadores.

"Los audífonos son dispositivos médicos regulados y deben ser capaces de ayudar a alguien con pérdida auditiva", dijo Reed. "Aunque no todos los audífonos son iguales, todos deben cumplir con ese requisito mínimo de hacer que un sonido sea más alto en frecuencias adecuadas con una distorsión mínima".

En contraste, los productos personales de amplificación del sonido, disponible en tiendas y en líneas, no son regulados y no pueden mercadearse como audífonos. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. dice que los deben usar personas sin problemas auditivos para ayudarlas a escuchar sonidos distantes. Los dispositivos se encajan en el oído o en la oreja y usan tecnología Bluetooth.

Pero las personas sí usan los dispositivos como audífonos, dijo Todd Ricketts, vicepresidente de estudios de postgrado en el departamento de ciencias de la audición y el habla en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville. Sin embargo, esos productos tienden a tener una tecnología menos avanzada que los audífonos, aunque algunos ofrecen características avanzadas.

¿Uno debe salir y comprar un dispositivo de amplificación en lugar de obtener un audífono de un especialista auditivo? Algunos audiólogos se niegan a ponerle uno, y el gobierno de EE. UU. no los considera adecuados para las personas con pérdida auditiva.

En el estudio, los investigadores reclutaron a 42 pacientes en una clínica universitaria de audiología que tenían una pérdida auditiva entre leve y moderada. Dos tercios eran mujeres, y su edad promedio era de 72 años.

En una cabina de sonido, los participantes escucharon oraciones con "ruido de murmullos de conversación" de fondo. Los participantes intentaron comprender lo que se decía sin una ayuda auditiva, mientras usaban un audífono (que costaba 1,910 dólares) y mientras usaban productos personales de amplificación de sonido que se compraron en línea y en una farmacia (uno costaba 30 dólares, y los demás costaban entre 270 y 350 dólares).

Los investigadores midieron la precisión promedio, que era el porcentaje de veces que los participantes comprendieron las oraciones. Fue de un 77 por ciento sin la ayuda auditiva, de un 88 por ciento con el audífono, y de entre un 81 y un 87 por ciento con los cuatro dispositivos de amplificación del sonido (Sound World Solutions CS50+, Soundhawk, Etymotic Bean y Tweak Focus).

"Los resultados sugieren que los dispositivos son tecnológica y objetivamente capaces de mejorar la comprensión del habla en personas con pérdida auditiva", apuntó Reed.

Un quinto dispositivo de amplificación, el MSA 30X Sound Amplifier de 30 dólares, obtuvo la peor puntuación, con un nivel de precisión del 65 por ciento, reportaron los investigadores. Reed dijo que el dispositivo provocó distorsión.

Reed añadió que los hallazgos sugieren que tanto los audífonos como los dispositivos de amplificación deberían ser regulados y estar disponibles de venta libre. En ese caso, planteó, "la FDA debe fijar unos estándares técnicos para todos esos dispositivos".

Por ahora, dijo, los adultos con una pérdida auditiva entre leve y moderada quizá deban pensar en usar uno de los dispositivos y consultar a un audiólogo si necesitan ajustarlo.

Ricketts advirtió que "la desventaja de simplemente probar o pedir estos dispositivos es que quizá no sean adecuados. Las personas no son muy buenas diagnosticando su propia pérdida auditiva".

Dijo que ahí es donde un audiólogo podría ser útil, pero que algunos no venden esos dispositivos.

El estudio aparece en la edición del 4 de julio de la revista Journal of the American Medical Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Nicholas Reed, AuD, instructor, department of otolaryngology-head/neck surgery, and graduate student, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Todd Ricketts, Ph.D., professor and vice chair, graduate studies, department of hearing and speech sciences, Vanderbilt University Medical Center, Nashville, Tenn.; July 4, 2017, Journal of the American Medical Association

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Problemas de la audición y sordera
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados