Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_166891.html

Evite que la parrilla de la barbacoa le dé una desagradable sorpresa

Los cepillos de cerdas de metal pueden suponer un riesgo de lesión
(*estas noticias no estarán disponibles después del 24/09/2017)
Robert Preidt
Traducido del inglés: lunes, 26 de junio, 2017
Imagen de noticias HealthDay

DOMINGO, 25 de junio de 2017 (HealthDay News) -- El verano no está completo sin unas costillas y hamburguesas a la barbacoa.

Pero esas tradiciones estadounidenses pueden conllevar un aumento de las lesiones debido a los cepillos con cerdas de metal para la parrilla.

Las cerdas sueltas pueden salirse del cepillo mientras usted limpia las parrillas, y acabar en la comida. Si se tragan, las cerdas pueden provocar lesiones en la boca, la garganta y las amígdalas, advirtió el Dr. David Chang, profesor asociado de otorrinolaringología en la Universidad de Missouri.

"Una pequeña cerda inadvertida puede quedar atrapada en varias áreas del cuerpo, por ejemplo en la garganta, las amígdalas o la región del cuello", dijo Chang en un comunicado de prensa de la universidad.

Anteriormente, Chang dirigió un estudio que concluyó que se reportaron más de 1,600 lesiones por los cepillos de cerda de metal para las parrillas en las salas de emergencias de EE. UU. entre 2002 y 2014.

Aunque las lesiones por esos cepillos ocurren a lo largo del año, son más comunes en los meses de verano, dijo. "Los médicos, los consumidores y los fabricantes de productos deben ser conscientes de los peligros de los cepillos con cerdas de metal para las parrillas con la finalidad de fomentar la seguridad", añadió.

Si la cerda pasa por la boca y la garganta sin atascarse, podría quedar atrapada en el esófago, estómago o intestino, advirtió Chang.

La mayor preocupación es que llegue al intestino. "Las cerdas pueden migrar al intestino y provocar más daño interno", explicó Chang.

Si usa un cepillo con cerdas de metal, examine la herramienta para limpiar antes de usarla, y descártela si las cerdas están flojas, recomendó.

También revise si la barbacoa tiene cerdas antes de cocinar, e inspeccione la comida asada con cuidado tras cocinarla para asegurarse que no tenga cerdas pegadas.

Chang también recomendó probar métodos alternativos para limpiar la parrilla, por ejemplo cepillos con cerdas de nailon.

Si alguien presenta problemas para tragar o dolor después de comer comida de una barbacoa, debe acudir al médico o a un departamento de emergencias y mencionar que acaba de estar en una barbacoa, aconsejó.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTE: University of Missouri, news release, June 2017

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Seguridad con los alimentos
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados