Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_166786.html

Las armas de fuego matan o hieren a 7,000 niños y adolescentes de EE. UU. al año, según un informe

Es un 'problema exclusivamente estadounidense', lamenta un pediatra
(*estas noticias no estarán disponibles después del 18/09/2017) Traducido del inglés: martes, 20 de junio, 2017
Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 19 de junio de 2017 (HealthDay News) -- Cada año en EE. UU., casi 1,300 niños y adolescentes mueren por las armas de fuego, y los chicos y los negros son los más frecuentemente afectados, informan las autoridades sanitarias federales.

Más de la mitad de esas muertes son homicidios, un 38 por ciento son suicidios, y un 6 por ciento son involuntarias, según Katherine Fowler, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y sus colaboradores.

Además, casi 600 niños y adolescentes resultan lesionados por las armas de fuego cada año, dijeron los investigadores.

"Las lesiones y las muertes pediátricas por armas de fuego son un importante problema de salud pública en Estados Unidos, que contribuyen sustancialmente cada año a la muerte prematura, la enfermedad y la discapacidad en los niños y adolescentes", lamentó Fowler, de la división de prevención de la violencia de los CDC.

Basándose en datos de 2002 a 2014, la violencia relacionada con las armas de fuego es la tercera causa de muerte de niños y adolescentes de 1 a 17 años de edad. Y los asesinatos con armas de fuego solo están por detrás de los accidentes de coche en términos de las muertes relacionadas con lesiones, mostró el estudio.

"Encontrar formas de prevenir esas lesiones y garantizar que todos los niños y adolescentes tengan relaciones y ambientes seguros, estables y enriquecedores sigue siendo una de nuestras prioridades más importantes", afirmó Fowler.

"Jugar con un arma de fuego fue la circunstancia más común de las muertes involuntarias por armas de fuego en los niños tanto más pequeños como mayores y adolescentes", anotó, y añadió que los niños más pequeños con frecuencia creyeron que las armas de fuego eran juguetes.

Una recomendación de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) es preguntar si hay armas de fuego en la vivienda antes de permitir a sus hijos jugar en casa de un amigo.

El Dr. Al Sacchetti, vocero del Colegio Americano de Médicos de Emergencias (American College of Emergency Physicians), dijo que el informe revela "unos datos increíblemente aleccionadores".

"Contrasta de forma marcada con todos los otros avances que la pediatría ha logrado al reducir las muertes y las enfermedades en los niños y adolescentes", lamentó.

Un especialista pediátrico de Florida dijo que el tema es "un problema exclusivamente estadounidense".

"Un 91 por ciento de las muertes relacionadas con las armas de fuego en países con altos ingresos suceden en EE. UU.", dijo el Dr. Leopoldo Malvezzi, cirujano pediátrico y director de traumatismos en el Hospital Pediátrico Nicklaus, de Miami.

Para determinar el precio que la violencia con armas de fuego se cobra a los jóvenes de EE. UU., el equipo de Fowler utilizó el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, el Sistema Nacional de Vigilancia Electrónica de las Lesiones, y el Sistema Nacional de Informes de Muertes Violentas.

La tasa de mortalidad por lesiones relacionadas con las armas de fuego fue, en promedio, de dos por cada 100,000 niños y adolescentes, y los chicos conforman más de ocho de cada 10 muertes por armas de fuego, encontraron los investigadores.

Pero la tasa de los niños y adolescentes negros fue más del doble: más de 4 por cada 100,000. Eso es 10 veces más alto que la tasa de los blancos y asiáticos/de las Islas del Pacífico, apuntaron los investigadores.

Los niños mayores y adolescentes, de 13 a 17 años, murieron con más frecuencia al cometer un crimen o por violencia entre pares, mientras que las muertes de los niños más pequeños por lo general fueron accidentales, apuntaron los autores del estudio.

Las tasas de homicidio con armas de fuego fueron más altas en algunos estados sureños y en partes del medio oeste que en otros lugares.

Los homicidios con armas de fuego se relacionan en gran medida con las bandas y las drogas, dijo Sacchetti.

Las tasas más altas de suicidio fueron entre los amerindios/nativos de Alaska y los blancos (2.2 por cada 100,000), dijo Fowler.

Además, los suicidios de los niños y adolescentes con armas de fuego aumentaron en un 60 por ciento desde 2007, y la enfermedad mental es un factor común, anotó el informe.

Muchos suicidios con armas de fuego se relacionaron con el estrés y los problemas de relación con una pareja, amigo o familiar, explicó Fowler.

Sacchetti dijo que la mejor forma de prevenir esos suicidios y lesiones y muertes accidentales es mantener las armas de fuego bajo llave.

Los homicidios con armas de fuego de niños de 12 años o menores "con frecuencia implicaban un conflicto con parejas íntimas o familiares", dijo Fowler. Y más o menos la mitad de esos nefastos incidentes tuvieron que ver con asesinatos múltiples.

Pero hubo algunas buenas noticias. Las muertes accidentales con armas de fuego en los niños y adolescentes se redujeron entre 2002 y 2014. Además, la tasa de homicidios con armas de fuego aumentaron de forma significativa entre 2002 y 2007, pero luego se redujeron, según el informe.

Malvezzi dice que hacer que las armas de fuego sean más seguras es esencial. Pero añadió que es poco probable que esto ocurra.

"Si un juguete hiriera a cinco personas, habría titulares por todas partes, y aquí tenemos a 1,300 niños y adolescentes que mueren cada año por un producto", señaló.

Malvezzi planteó que se amerita una revisión de salud pública pero "las personas que defienden el producto harán todo lo posible por evitar una revisión, y así lo han hecho". Se refiere a legislación "que dice que los fondos federales no pueden usarse para investigar las armas de fuego".

La Asociación Nacional del Rifle (National Rifle Association) no contestó a llamadas que solicitaban un comentario.

El informe aparece en la edición en línea del 19 de junio de la revista Pediatrics.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Katherine Fowler, Ph.D., division of violence prevention, National Center for Injury Prevention and Control, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Al Sacchetti, M.D., spokesman, American College of Emergency Physicians, and assistant clinical professor, emergency medicine, Thomas Jefferson University, Philadelphia; Leopoldo Malvezzi, M.D., pediatric surgeon, director, trauma, Nicklaus Children's Hospital, Miami; July 2017, Pediatrics

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Seguridad del niño
Últimas noticias de salud