Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_165678.html

¿La guardería de su hijo está lista para una pandemia de influenza?

La mayoría no, encuentra una encuesta de EE. UU., a pesar de las lecciones del brote de 'gripe porcina' de 2009
(*estas noticias no estarán disponibles después del 15/08/2017) Traducido del inglés: miércoles, 17 de mayo, 2017
Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 15 de mayo de 2017 (HealthDay News) -- La inmensa mayoría de guarderías de EE. UU. no están preparadas del todo para gestionar los riesgos que plantea una posible pandemia de influenza, advierte una nueva investigación.

El hallazgo se basa en los resultados de dos encuestas telefónicas sobre la preparación para la gripe llevadas a cabo en 2008 y 2016, tanto antes como después de la pandemia de "gripe porcina" H1N1 de 2009.

Durante ambas encuestas, apenas un 7 por ciento de los directores de guarderías dijeron que habían tomado suficientes medidas para prepararse, aunque alrededor de dos tercios afirmaron que la amenaza les preocupaba.

Los problemas principales eran "una falta de conocimiento sobre qué hacer para prepararse, dónde encontrar información, no tener el tiempo, y carecer de recursos", comentó el autor del estudio, el Dr. Timothy Shope.

Shope es profesor asociado de pediatría en el Hospital Pediátrico de Pittsburgh.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., la pandemia de H1N1 se originó en México y afectó por primera vez a Estados Unidos en abril de 2009.

A lo largo del año siguiente, los CDC estiman que hubo casi 61 millones de casos de gripe H1N1, resultando en más de 274,000 hospitalizaciones y casi 12,500 muertes.

Los autores del estudio apuntaron que alrededor de una cuarta parte de los niños estadounidenses menores de 5 años se reúnen de forma regular en un ámbito grupal organizado, como una guardería o un preescolar.

Esos ámbitos se consideran de alto riesgo para la transmisión de la influenza de una persona a otra, porque la gripe se propaga sobre todo mediante gotitas aéreas. Esto significa que la protección más efectiva conlleva el tipo de buenos hábitos de higiene de los que los niños con frecuencia carecen, como lavarse las manos repetidamente o cubrirse la nariz y la boca al estornudar o toser.

Teniendo esto en cuenta, los CDC emitieron unas directrices con recursos de preparación para las guarderías en 2006. Entonces, los investigadores decidieron ver qué tan en cuenta esos centros habían tomado esos consejos.

Se encuestaron unos 1,500 directores en 2008, seguidos por unos 500 en 2016.

Se preguntó a todos sobre lo que habían hecho para: garantizar una buena comunicación con los padres sobre la enfermedad y la infección ante una pandemia, garantizar un control general de las infecciones y un control estacional del riesgo de influenza, obtener los consejos de asesores expertos en salud para aumentar la seguridad del centro y la salud pediátrica, y cumplir con los estándares nacionales de acreditación respecto a la calidad de las guarderías.

Más de nueve de cada 10 directores indicaron que no habían tomado ninguna medida en concreto para prepararse, como desarrollar un plan por escrito para una pandemia, redactar una lista de comprobación del nivel de preparación, participar en talleres sobre la planificación para las pandemias, o tener reuniones relacionadas con la gripe con el personal o los padres.

"Es un problema para el cual es difícil prepararse, porque una pandemia de influenza ocurre raras veces, cada 10 o 20 años", reconoció Shope.

Pero para su equipo "la falta de preparación para una influenza pandémica fue algo sorprendente y decepcionante".

Sin embargo, Shope añadió que "esta información es útil para los legisladores y las autoridades de salud pública. Sugiere que quizá haya un problema con el mensaje en sí, [que es] demasiado complejo o no es comprensible, o que no llega a su audiencia objetivo".

Por otro lado, planteó que "los padres deben mantenerse informados, pero no entrar en pánico", dado lo poco comunes que son las pandemias. Pero Shope sí sugirió que "los padres deben tener un plan para un cuidado alternativo, igual que tienen un plan para comunicarse e ir a un refugio en caso de un tornado".

El estudio fue financiado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., y aparece en la edición del 15 de mayo de la revista Pediatrics.

Cameron Wolfe, director médico de biopreparación en la división de enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Duke, dijo que el estudio resalta el hecho de "que en realidad todavía no hemos aprendido las lecciones de la H1N1".

El problema es que para las guarderías "es difícil saber exactamente cómo prepararse para una epidemia importante de gripe", anotó.

"Dicho esto", añadió Wolfe, "estimularía a los directores de las guarderías diciéndoles que esto representa una llamada a la acción, y anotaría que cuando llega una pandemia de influenza, los niños muy pequeños con frecuencia son nuestros 'canarios en la mina de carbón'".


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Timothy Shope, M.D., M.P.H., associate professor, pediatrics, Children's Hospital of Pittsburgh; Cameron Wolfe, M.B.B.S., M.P.H., medical director, biopreparedness, and assistant professor, medicine, division of infectious disease, Duke University Medical Center, Durham, N.C.; May 15, 2017, Pediatrics, online

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Gripe
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados