Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_164168.html

En las personas mayores, el tratamiento de una enfermedad ocular podría provocar otra

El riesgo de glaucoma se asoció con 7 o más inyecciones para la degeneración macular, sugiere un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 06/15/2017)
Traducido del inglés: viernes, 17 de marzo, 2017
Imagen de noticias HealthDay

JUEVES, 16 de marzo de 2017 (HealthDay News) -- Los medicamentos que preservan la vista en las personas con una enfermedad del ojo llamada degeneración macular podrían aumentar el riesgo de sufrir otra afección ocular, el glaucoma, sugiere un estudio reciente.

Las personas que reciben al menos 7 inyecciones del medicamento bevacizumab (Avastin) cada año para tratar la degeneración macular tienen un riesgo más alto de finalmente necesitar una cirugía para tratar el glaucoma, encontró el estudio canadiense.

Pero los investigadores no sugieren que las personas dejen de lado esos tratamientos para la degeneración macular. Estos medicamentos ayudan a prevenir una causa previamente intratable de ceguera en la vejez, y se deberían seguir usando, indicaron los investigadores. Y, si aparece el glaucoma, hay tratamientos disponibles.

"Aunque pueda haber un riesgo, esto no significa que se debería de dejar de recibir las inyecciones para la degeneración macular", dijo el autor principal del estudio, el Dr. Brennan Eadie, residente de oftalmología en la Universidad de Columbia Británica en Vancouver, Canadá.

"Se trata de algo que deberíamos monitorizar, comprendiendo que hay un riesgo real de necesidad de cirugía de glaucoma si la presión se mantiene elevada", dijo Eadie.

El estudio aparece en la edición del 16 de marzo de la revista JAMA Ophthalmology.

El bevacizumab ayuda a tratar la degeneración macular al bloquear una sustancia que promueve el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos, conocida como factor de crecimiento endotelial vascular (FCEV).

El bevacizumab y otros medicamentos anti-FCEV han revolucionado el tratamiento de la degeneración macular "húmeda", según el Dr. Michael Kass, profesor de oftalmología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

Aproximadamente una de cada 5 personas con degeneración macular sufre la forma húmeda de la enfermedad. En la degeneración macular húmeda, aparecen vasos sanguíneos nuevos y anómalos en el ojo que provocan una pérdida rápida de la visión, según la Academia Americana de Oftalmología (American Academy of Ophthalmology).

"A veces pueden crecer vasos sanguíneos donde no se desean", dijo Kass, que escribió un editorial que acompaña al nuevo estudio. "En el ejemplo de la degeneración macular, no se desea que crezcan más vasos sanguíneos debajo de la retina y que luego produzcan fugas de fluidos o de sangre".

Aunque los medicamentos anti-FCEV han revolucionado el tratamiento de la degeneración macular, se han reportado casos aislados de una mayor presión de fluidos en los ojos de pacientes que reciben estas inyecciones, comentaron Eadie y Kass.

"Los médicos especializados en la retina de aquí en Vancouver vieron que la presión de los pacientes aumentaba con el tiempo, a lo largo de varios meses de administrar estas inyecciones a ciertas personas", dijo Eadie.

El glaucoma aparece cuando la presión de los fluidos aumenta tanto dentro del globo ocular que produce daños al nervio óptico. Se pueden usar gotas para los ojos o una cirugía con láser para reducir esta presión, pero en los casos extremos los médicos tienen que realizar una cirugía que permita al ojo drenar el exceso de fluido, explicó Kass.

Para examinar si las inyecciones de medicamentos anti-FCEV aumentan el riesgo de glaucoma, los investigadores revisaron los casos de más de 800 personas que recibieron inyecciones de bevacizumab para tratar la degeneración macular relacionada con la edad entre 2009 y 2013 en Columbia Británica.

El equipo de investigación identificó a 74 personas que terminaron necesitando una cirugía para el glaucoma, y las compararon con 740 "controles" que recibieron inyecciones en los ojos, pero no requirieron una cirugía para el glaucoma.

Los investigadores encontraron que 7 o más inyecciones al año se asociaron un riesgo 2.5 veces más alto de tener que hacer una cirugía para el glaucoma, en comparación con las personas que recibieron 3 o menos tratamientos al año.

No es inusual que los pacientes con degeneración macular reciban al menos 7 inyecciones al año, comentó Kass.

Pero Kass añadió que las inyecciones no parecían aumentar el riesgo general de una persona de desarrollar glaucoma a un nivel muy alto.

"[Los investigadores] observaron un periodo largo de tiempo en una parte entera del oeste de Canadá y aparecieron 74 casos", dijo Kass. "No se trata exactamente de una ocurrencia habitual".

Los medicamentos anti-FCEV permiten a los médicos ralentizar o detener la progresión de lo que era una enfermedad incurable que destruía la vista, y el nuevo estudio "sigue sin cambiar la proporción de beneficios", señaló.

"Estos medicamentos siguen siendo muy beneficiosos para los pacientes con la forma húmeda de la degeneración macular", afirmó Kass.

El estudio no fue diseñado para probar una relación causal. Solamente encontró una asociación entre el tratamiento de la degeneración macular y el desarrollo del glaucoma.

Además, no está claro por qué las inyecciones podrían hacer que aumente la presión dentro del ojo, dijo Kass.

Las repetidas inyecciones podrían causar un trauma e inflamación que provoque el aumento de la presión, o el medicamento podría interferir con los canales naturales que permiten al fluido salir del globo ocular, señaló.

"Creemos que podría estar ocurriendo algo en el sistema de drenaje del ojo", comentó Eadie. "Creo que la mayoría de los estudios se centrarán en eso en los próximos años, para averiguar qué está pasando".

Mientras tanto, se debería monitorizar con regularidad el aumento de la presión ocular en los pacientes que reciban estas inyecciones, especialmente si ya tenían glaucoma antes del tratamiento, dijeron Eadie y Kass.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Brennan Eadie, M.D., Ph.D., ophthalmology resident, University of British Columbia, Vancouver; Michael Kass, M.D., professor, ophthalmology, Washington University School of Medicine, St. Louis; March 16, 2017, JAMA Ophthalmology

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en:
Degeneración macular
Glaucoma
Seguridad de los medicamentos
Últimas noticias de salud