Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_164074.html

La dieta mediterránea podría aliviar el dolor crónico de la obesidad

Un estudio sugiere que comer pescado y proteínas vegetales se vincula con menos inflamación
(*estas noticias no estarán disponibles después del 06/11/2017)
Traducido del inglés: lunes, 13 de marzo, 2017
Imagen de noticias HealthDay

VIERNES, 10 de marzo de 2017 (HealthDay News) -- Las personas que tienen sobrepeso y que sufren de dolor crónico podrían encontrar alivio en la dieta mediterránea, sugiere una nueva investigación.

El estudio de 98 hombres y mujeres de 20 a 78 años de edad amplía las crecientes evidencias de que una dieta rica en pescado, frutas, verduras, frutos secos y frijoles ofrece unos beneficios significativos para la salud. También ofrece más información sobre por qué comer esos alimentos podría reducir el dolor asociado con la obesidad.

Como las personas obesas con dolor crónico por lo general también tienen un grado alto de inflamación, el investigador principal, Charles Emery, sospecha que las propiedades antiinflamatorias de los alimentos podrían explicar la reducción en los niveles de dolor.

"Aunque la relación entre la grasa corporal y el dolor ha sido bien documentada en estudios anteriores, el mecanismo se desconoce", dijo Emery, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Ohio.

"Una posibilidad es el estrés del peso corporal sobre las articulaciones. Un segundo mecanismo posible es a través de factores inflamatorios en el torrente sanguíneo, dado que se sabe que tanto la grasa corporal como el dolor se asocian con una inflamación elevada", comentó.

Poco más de un 70 por ciento de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso, y un 38 por ciento se consideran obesos (con al menos 30 libras [13.6 kilos] de sobrepeso), según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En el estudio, Emery y sus colaboradores de la Universidad Estatal de Ohio revisaron los hábitos alimentarios de los participantes y sus respuestas a un cuestionario corto sobre el dolor que experimentaban. Los investigadores también tomaron en cuenta la edad, la salud mental y el uso de analgésicos de los participantes.

El resultado: independientemente de cuánto pesaban, los que comían más pescado y proteínas vegetales, como los frutos secos y los frijoles, tenían menos dolor.

Cuando ajustaron sus hallazgos para tomar en cuenta el dolor relacionado con la edad entre los participantes mayores, los investigadores encontraron que una dieta mediterránea beneficiaba a hombres y mujeres de todas las edades.

Sin embargo, Emery dijo que el estudio tuvo algunas limitaciones: los investigadores no tomaron en cuenta el dolor crónico que duraba más de un mes, y tampoco tomaron muestras de sangre para estudiar las señales de inflamación. Se necesita más investigación para respaldar los hallazgos iniciales.

Además, solo se observó una asociación entre la dieta y el dolor, no un vínculo causal.

"El próximo paso es realizar un estudio con marcadores sanguíneos de inflamación", dijo Emery. "Entonces sería ideal realizar un estudio con una intervención para evaluar el cambio en la grasa corporal, la inflamación y el dolor".

Una experta en nutrición que revisó el estudio dijo que refuerza los beneficios de salud de una dieta centrada en pescado y marisco y proteínas vegetales.

"Este estudio ofrece una observación temprana de un rol posible que la dieta podría tener en mitigar el dolor, pero se necesita más investigación", comentó Connie Diekman, directora de nutrición universitaria en la Universidad de Washington, en St. Louis.

"Se necesitan estudios con adultos sanos para ver si los marcadores inflamatorios son iguales con un dolor similar que en los adultos obesos", planteó. "Se necesitan estudios que observen una dieta durante un periodo más largo".

Diekman dijo que sería beneficioso saber, por ejemplo, si seguir una dieta mediterránea en la juventud afectaría al dolor de una persona en la adultez.

Aún así, Diekman dijo que los nuevos hallazgos ayudan a enfatizar la idea de que lo que uno come es importante.

"La moraleja de esto es que es un estudio interesante y nos da algo en qué pensar cuando aconsejamos a los clientes: la dieta podría ayudar con el dolor. Pero no nos da una respuesta clara sobre la pregunta: ¿si pierde peso, desaparecerá su dolor?", comentó. "Necesitamos más investigación para realizar esa conexión".

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Pain.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Charles Emery, Ph.D., director, Cardiopulmonary Behavioral Medicine Program, Department of Psychology, Ohio State University; Connie Diekman, M.Ed., director of university nutrition, Washington University in St. Louis; February 2017, Pain

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en:
Dietas
Dolor crónico
Obesidad
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados