Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_163893.html

El tratamiento con una descarga eléctrica en un nervio podría acelerar la recuperación de un ACV

Un pequeño estudio encontró que la debilidad del brazo mejoró cuando se estimuló el cerebro en la fisioterapia
(*estas noticias no estarán disponibles después del 05/31/2017)
Traducido del inglés: jueves, 2 de marzo, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MIÉRCOLES, 1 de marzo de 2017 (HealthDay News) -- Un dispositivo implantado que proporciona una estimulación eléctrica al nervio vago que va hasta el cerebro mejoró el movimiento del brazo en un pequeño grupo de pacientes de accidente cerebrovascular (ACV), reportaron los investigadores.

Al evaluar a 17 pacientes de ACV con una debilidad crónica del brazo que también recibieron una fisioterapia intensa, los científicos encontraron que tres cuartas partes de ellos mejoraron con la estimulación del nervio vago (ENV), mientras que solamente una cuarta parte de los que recibieron una estimulación "falsa" del nervio lo lograron.

"La debilidad del brazo afecta a 3 de cada 4 de nuestros pacientes de ACV y persiste hasta un grado de invalidez en al menos un 50 por ciento de ellos, de modo que es un problema muy importante a largo plazo", explicó el autor del estudio, el Dr. Jesse Dawson, director de la Red Escocesa de Investigación sobre el Accidente Cerebrovascular e investigador clínico en la Universidad de Glasgow.

"Un aspecto único de este [dispositivo] es que los pacientes pueden administrar la técnica de estimulación cerebral en su propia casa mientras hacen ejercicio. . . lo que es un avance importante que abre una gran cantidad de posibilidades para aumentar el acceso de los pacientes a este tratamiento potencial", añadió Dawson.

El estudio fue financiado por el fabricante del dispositivo de ENV, MicroTransponder Inc., con sede en Texas.

Aproximadamente 700,000 estadounidenses sufren un ACV cada año, dos tercios de los cuales necesitan rehabilitación después del ataque que les ayude a recuperar las habilidades que han perdido debido a los daños cerebrales relacionados con el ACV, según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU.

El nervio vago es el nervio más largo que llega a la cabeza, y pasa por el cuello y llega hasta el abdomen. Los dispositivos de ENV, que se implantan quirúrgicamente justo debajo de la clavícula, estimulan el cerebro con pequeños pulsos eléctricos a través de un cable interno a medida que los pacientes se mueven simultáneamente.

Se implantó el dispositivo a los 17 participantes del estudio (con un promedio de edad de casi 60 años), pero Dawson y su equipo asignaron aleatoriamente a la mitad a recibir la ENV y a la otra mitad a recibir una estimulación "falsa". Todos habían sufrido ACV provocados por coágulos y realizaron una fisioterapia intensiva durante 6 semanas. Sus ACV se habían producido hasta 5 años antes del estudio y habían provocado una debilidad crónica del brazo.

No solamente hubo más pacientes que recibieron la ENV que experimentaron una mejora del movimiento del brazo, sino que esos pacientes siguieron mejorando a lo largo del estudio de 90 días, dijo Dawson.

La estimulación del nervio vago, dijo Dawson, desencadena la liberación de varias sustancias del cerebro, dos de las cuales se sabe que aumentan el potencial del cerebro de recuperarse después de la lesión.

"Podemos concluir que la ENV produce realmente un cambio y tiene un efecto en los pacientes que se recuperan de un ACV, pero [todavía] no podemos llegar a la conclusión de que la magnitud sea la suficiente como para introducirla en la práctica clínica", señaló.

Un ensayo clínico de mayor tamaño en el que se inscribieron 120 pacientes de Estados Unidos y del Reino Unido empezará este verano, añadió Dawson.

El Dr. Daniel Labovitz, director del Centro de Accidentes Cerebrovasculares Stern del Sistema de Salud Montefiore en la ciudad de Nueva York, dijo que la nueva investigación es promisoria, pero que el diseño del estudio y la cantidad pequeña de participantes hacen que sea difícil discernir si los resultados son "sostenibles".

"Creo que es emocionante que al menos se esté trabajando para probar el concepto, es decir, que podemos influir en el cerebro para que se organice a sí mismo y mejore la recuperación mucho después de que se haya producido el ACV", comentó Labovitz, que no participó en el estudio.

"Este es el santo grial de la rehabilitación", comentó Labovitz. "Y esta técnica podría ser la primera vez en que realmente podemos hacer que el cerebro se cure a sí mismo, aparte de hacer que el paciente mueva el brazo de un lado para otro [durante la fisioterapia]".

Dawson indicó que implantar un dispositivo de ENV sí conlleva ciertos riesgos potenciales, como la infección en el lugar donde se pone el dispositivo, complicaciones con la anestesia, y una ronquera temporal debido a un trauma de las cuerdas vocales.

El estudio fue presentado en la última Conferencia Internacional sobre el Accidente Cerebrovascular, en Houston. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Jesse Dawson, M.D., director, Scottish Stroke Research Network, and clinical researcher, University of Glasgow, Scotland; Daniel Labovitz, M.D., director, Stern Stroke Center, Montefiore Health System, New York City; Feb. 24, 2017, presentation, International Stroke Conference, Houston

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en:
Recuperación de un ataque cerebral
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados