Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_163818.html

Tener hijos pequeños hace que la mamá duerma menos, aunque el papá sigue durmiendo

Un estudio encuentra grandes diferencias en cómo los niños afectan al sueño de los padres
(*estas noticias no estarán disponibles después del 05/28/2017)
Traducido del inglés: lunes, 27 de febrero, 2017
Imagen de noticias HealthDay

DOMINGO, 26 de febrero de 2017 (HealthDay News) -- Esto no sorprenderá a las madres, pero un nuevo estudio encuentra que las mujeres con hijos que viven en casa son más propensas a perder horas de sueño que las que no tienen hijos.

Pero la presencia de los hijos en casa no alteró los patrones de sueño de los hombres en lo absoluto.

Los investigadores también encontraron que las mujeres con hijos reportaron sentirse cansadas un mayor número de días al mes que sus contrapartes sin hijos.

"El 48 por ciento de las mujeres con hijos reportaron al menos 7 horas de sueño, en comparación con el 62 por ciento de las mujeres sin hijos", dijo la líder del estudio, Kelly Sullivan, profesora asistente de epidemiología en la Facultad de Salud Pública Jiann-Ping Hsu de la Universidad del Sur de Georgia.

Sullivan y sus colaboradores analizaron los datos de una encuesta telefónica a nivel nacional realizada a más de 5,800 hombres y mujeres. Los encuestados reportaron cuánto tiempo habían dormido cada noche, y se consideró que de 7 a 9 horas era lo óptimo, y que menos de 6 era falta de sueño. Los hombres y mujeres también reportaron cuántos días se habían sentido cansados durante el último mes.

Las mujeres con hijos pequeños en casa dijeron que estaban cansadas 14 días al mes, frente a los 11 días en el caso de las que no tenían hijos en casa, mostraron los hallazgos.

De las casi 3,000 mujeres que tenían 45 años o menos, el único factor asociado con un sueño insuficiente fue tener niños pequeños en casa.

"Por cada niño que había en la casa se aumentaban las probabilidades de sueño insuficiente en un 50 por ciento", señaló Sullivan.

"Para los hombres, hicimos básicamente el mismo análisis y los hijos no tuvieron ningún impacto en absoluto en ellos [ni en su sueño]", añadió.

Dado que solo había una información limitada disponible de la encuesta, Sullivan no puede decir por qué esto es así. Ni puede afirmar si la edad de los hijos se asociaba con la duración del sueño, ya que no se dispuso de información sobre la edad de los niños. Se sabe bien que las mujeres que están dando el pecho son más propensas a verse privadas de sueño al levantarse por la noche para amamantar, añadió.

El equipo de Sullivan observó otros factores (como el ejercicio, el estado civil y el nivel educativo), pero no encontró que ninguno de ellos estuviera asociado con la cantidad de tiempo que las mujeres menores de 45 años dormían cada noche.

Entre los hombres de hasta 45 años de edad, tener un nivel educativo por debajo de secundaria se asoció con unas mayores probabilidades de estar privado del sueño. Entre las mujeres, no trabajar y tener unos ingresos en casa más altos se asociaron con dormir más, indicaron los investigadores.

Otro especialista en el sueño animó a que se observen los hallazgos con precaución.

Incluso antes de tener hijos, "los hombres en general podrían dormir menos que las mujeres", dijo Jodi Mindell, directora asociada del Centro de Sueño del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

En su investigación, Mindell ha encontrado que las madres con hijos recién nacidos hasta los 3 años de edad normalmente duermen menos que las madres con hijos de 3 a 6 años de edad.

Mindell sugiere que los padres pueden planear quién va a encargarse de las tareas domésticas, incluyendo el cuidado del niño, para que cada uno de los padres pueda tener el objetivo de dormir lo suficiente.

"No tiene por qué ser un 50 por ciento cada uno, pero si compartirlas", comentó. Si uno de los padres trabaja fuera de casa durante la semana y el otro no, el que se queda en casa puede cubrir las tareas de cuidado del niño por la noche y el otro padre puede encargarse los fines de semana, sugirió.

O uno podría tomar la responsabilidad por las noches y el otro por las mañanas, si eso encaja mejor con los horarios, dijo Mindell.

Sullivan dijo que dichos horarios deben individualizarse. Y eso solamente puede ocurrir cuando una persona toma en cuenta por qué ella o él no está durmiendo, y hace un plan para superarlo.

Los hallazgos del estudio se presentarán en abril en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology), en Boston. Las investigaciones presentadas en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Kelly Sullivan, Ph.D., assistant professor, epidemiology, Jiann-Ping Hsu College of Public Health, Georgia Southern University, Statesboro, Ga.; Jodi Mindell, Ph.D., professor, psychology, St. Joseph's University, and associate director, Sleep Center at Children's Hospital of Philadelphia; April 25, 2017 presentation, American Academy of Neurology annual meeting, Boston

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en:
Crianza de los hijos
Problemas del sueño
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados