Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_163412.html

¿Puede la contaminación atmosférica aumentar el riesgo de Alzheimer?

Las partículas finas de las plantas eléctricas y los coches podrían tener la culpa de más o menos un 20 por ciento de los casos, sugiere un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 05/04/2017)
Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: viernes, 3 de febrero, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MIÉRCOLES, 1 de febrero de 2017 (HealthDay News) -- La contaminación atmosférica quizá no solo cause enfermedad pulmonar. Una nueva investigación sugiere que si las minúsculas partículas en el aire de las plantas eléctricas y los coches se inhalan, podrían también invadir el cerebro, aumentando el riesgo de demencia.

"Aunque el vínculo entre la contaminación atmosférica y la enfermedad de Alzheimer es una nueva frontera científica, ahora tenemos evidencias de que la contaminación, como el tabaco, es peligrosa para el cerebro que envejece", dijo el autor coprincipal del estudio, Caleb Finch, de la Facultad de Gerontología Leonard Davis de la Universidad del Sur de California (USC).

En el estudio, los científicos de la USC recolectaron muestras de partículas en el aire con tecnología diseñada por los ingenieros de la universidad. Los investigadores usaron la tecnología para exponer a ratonas a la contaminación atmosférica.

"Nuestras tecnologías punteras de aerosol, que se conocen como concentradores de partículas, esencialmente toman el aire de un área urbana típica y lo convierten en el aire de una autopista o una ciudad muy contaminada, como Beijing", explicó en un comunicado de prensa de la universidad el coautor del estudio, Constantino Sioutas, profesor de ingeniería civil y ambiental.

"Entonces, usamos esas muestras para evaluar la exposición y los efectos adversos del neurodesarrollo o neurodegenerativos en la salud", añadió.

Las ratonas portaban una variación genética en particular, llamada el gen APOE4, que aumenta el riesgo de Alzheimer. Tras ser expuestas a la contaminación atmosférica durante 15 semanas, las ratonas tenían un 60 por ciento más de placa amiloidea, los racimos de proteína asociados con la enfermedad neurodegenerativa, dijeron los investigadores.

También analizaron datos de más de 3,600 mujeres de 48 estados de EE. UU. que tenían entre 65 y 79 años de edad. Ninguna de las mujeres tenía demencia al inicio del estudio.

Tras tomar en cuenta ciertas variables (como la raza, la etnia, el estilo de vida y la salud), los investigadores encontraron que las mujeres mayores que vivían en áreas donde las minúsculas partículas de contaminación atmosférica superaban los estándares federales de seguridad podrían tener un riesgo de deterioro cognitivo un 81 por ciento más alto. También podrían enfrentarse a un aumento del 92 por ciento en las probabilidades de desarrollar demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer.

Los efectos negativos de la contaminación atmosférica en el cerebro fueron particularmente notables en las mujeres con el gen APOE4, añadieron los autores del estudio.

La investigación aparece en la edición del 31 de enero de la revista Translational Psychiatry.

Si sus hallazgos se amplían para incluir a la población general, los autores del estudio calculan que la contaminación atmosférica podría ser culpable de más o menos un 21 por ciento de todos los casos de demencia.

Pero la investigación presenta varias salvedades. En primer lugar, no prueba que la contaminación atmosférica haga que el riesgo de demencia suba. En segundo lugar, los estudios con animales con frecuencia no producen resultados similares en humanos.

Finch comentó que "las partículas microscópicas generadas por los combustibles fósiles entran al cuerpo directamente a través de la nariz y llegan al cerebro. Las células del cerebro tratan a esas partículas como invasores y reaccionan con respuestas inflamatorias, que con el paso del tiempo parecen exacerbar y fomentar la enfermedad de Alzheimer".

Jiu-Chiuan Chen, autor coprincipal del estudio, dijo que "nuestro estudio, el primero de su tipo realizado en EE. UU., ofrece las primeras evidencias científicas de que un gen crítico del riesgo de Alzheimer posiblemente interactúe con las partículas aéreas, acelerando el envejecimiento cerebral".

"Los datos experimentales mostraron que la exposición de los ratones a las partículas recolectadas en los bordes de [la] USC dañaron las neuronas del hipocampo, el centro de memoria que es vulnerable tanto al envejecimiento del cerebro como a la enfermedad de Alzheimer", añadió Chen, profesor asociado de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Keck de la USC.

Menos de un tercio de todos los condados de EE. UU. tienen monitores de contaminación con ozono o partículas, según la Asociación Americana del Corazón (American Lung Association). El grupo anota que seis de las 10 ciudades más contaminadas de EE. UU. están en California. Los investigadores de la USC dijeron que los hallazgos podrían tener implicaciones globales, porque la contaminación no tiene fronteras.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTE: University of Southern California, news release, Jan. 1, 2017

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en:
Contaminación del aire
Enfermedad de Alzheimer
Últimas noticias de salud

Temas de salud relacionados