Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_163229.html

Quizá las muertes por cáncer cervical se hayan subestimado en EE. UU.

Las tasas aumentaron cuando el estudio más reciente excluyó a las mujeres que ya se habían sometido a una histerectomía
(*estas noticias no estarán disponibles después del 04/24/2017)
Robert Preidt
Traducido del inglés: martes, 24 de enero, 2017
Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 23 de enero de 2017 (HealthDay News) -- La cantidad de mujeres que mueren de cáncer cervical en Estados Unidos podría ser más alta de lo que se creía, y el riesgo es más alto entre las mujeres de más edad y negras, encuentra un nuevo estudio.

"Se trata de una enfermedad prevenible y las mujeres simplemente no deberían desarrollarla, y mucho menos morir por su causa", enfatizó en un comunicado de prensa de la Universidad de Johns Hopkins la autora líder, Anne Rositch, profesora asistente de epidemiología de la Hopkins, en Baltimore.

Debido a los grandes avances en la detección temprana, como el frotis de Papanicolaou, hace mucho que se piensa que el cáncer cervical ha sufrido una gran derrota en Estados Unidos.

Pero los investigadores anotan que los estimados previos de la mortalidad por el cáncer cervical habían incluido a mujeres que ya se habían sometido a una histerectomía, que puede incluir la extirpación del útero y de la cérvix. Una de cada cinco mujeres de Estados Unidos se ha sometido a una histerectomía, según los investigadores.

Las evaluaciones preventivas, como el frotis de Papanicolaou, buscan señales de cáncer o precáncer en la cérvix, de forma que solo son útiles para reducir las muertes por cáncer cervical en las mujeres que no se han sometido a una histerectomía, explicaron los investigadores.

Su nuevo método de cálculo excluyó a las mujeres que se habían hecho una histerectomía.

Cuando se descartaron esas mujeres, el equipo de Rositch encontró que la mortalidad por el cáncer cervical en EE. UU. es un 77 por ciento más alta entre las mujeres negras y un 47 por ciento más alta entre las mujeres blancas de lo que se pensaba.

La tasa anterior de mortalidad por cáncer cervical en las mujeres negras mayores de 20 años era de 5.7 por cada 100,000 cada año, mientras que era de 3.2 por cada 100,000 cada año entre las blancas.

Pero cuando se excluyeron las mujeres que se habían sometido a histerectomías del análisis, la tasa en las mujeres negras aumentó a más de 10 por cada 100,000 por año, y a 4.7 por cada 100,000 por año en las blancas.

"Estos datos nos dicen que mientras una mujer conserve su cérvix, es importante que siga obteniendo las pruebas recomendadas para el cáncer cervical, dado que el riesgo de muerte por la enfermedad sigue siendo significativo hasta bien entrada la vejez", dijo Rositch.

La investigación también encontró que muchas mujeres que mueren de cáncer cervical son mayores de 65 años, la edad recomendada para dejar de hacerse pruebas regulares para el cáncer cervical.

Cada año en Estados Unidos hay 12,000 casos de cáncer cervical y 4,000 muertes por la enfermedad. Pero la evaluación de rutina puede prevenir el cáncer cervical.

Los hallazgos del estudio enfatizan la necesidad de aprender más sobre los riesgos asociados con el cáncer cervical en las mujeres mayores y en las negras, y de determinar las mejores opciones de evaluación y tratamiento para esas mujeres, según los investigadores.

"Dado que la meta de un programa de evaluación es en última instancia reducir la mortalidad por el cáncer cervical, hay que tener estimaciones precisas en la población a la que esos programas se dirigen: las mujeres adultas con cérvix", explicó Rositch.

"Esos hallazgos nos motivan a comprender mejor el motivo de que, a pesar de amplia disponibilidad de las pruebas de exploración y de tratamiento, sigan habiendo unas tasas de mortalidad por cáncer cervical tan altas entre las mujeres mayores y las negras en Estados Unidos", añadió.

Dos ginecólogos que revisaron los hallazgos se mostraron de acuerdo en que unas mejores pruebas de detección, para todas las mujeres, son clave para reducir la tasa de mortalidad por el cáncer cervical.

"La disparidad en las tasas de cáncer cervical entre blancas y negras ilustra la diferencia en la atención médica que reciben las distintas poblaciones de Estados Unidos", lamentó la Dra. Jennifer Wu, obstetra y ginecóloga en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Es un problema continuo con muchos factores socioeconómicos", dijo. "Un mejor alcance comunitario para la atención preventiva y también una atención especial para las poblaciones en alto riesgo podrían ayudar a reducir las tasas de cáncer cervical".

El Dr. Mitchell Maiman es jefe de obstetricia y ginecología en el Hospital de la Universidad de Staten Island, también en la ciudad de Nueva York.

Dijo que "se debe realizar todo esfuerzo por garantizar que los conceptos modernos en el cáncer cervical se ejecuten. Debemos monitorizar los programas de vacunación contra el VPH con la meta de una participación universal, y garantizar que no hayan disparidades raciales en su implementación".

El estudio aparece en la edición del 23 de enero de la revista Cancer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Jennifer Wu, obstetrician/gynecologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Mitchell Maiman, M.D., chairman, department of obstetrics and gynecology, Staten Island University Hospital, New York City; Johns Hopkins University, news release, Jan. 23, 2017

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en:
Cáncer de cuello uterino
Disparidades de la salud
Salud de los afroamericanos
Últimas noticias de salud