Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_163011.html

La atención médica de los niños podría sufrir cuando los padres tienen conflictos con el personal médico

Médicos y enfermeros tomaron peores decisiones cuando fueron confrontados por 'una madre enojada', encuentra un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 04/11/2017)
Traducido del inglés: miércoles, 11 de enero, 2017
Imagen de noticias HealthDay

MARTES, 10 de enero de 2017 (HealthDay News) -- Los padres groseros pueden inquietar tanto al personal médico como para afectar la calidad de la atención que recibe su hijo críticamente enfermo, sugiere un nuevo estudio.

Los equipos médicos en una unidad de cuidados intensivos neonatales tomaron peores decisiones durante escenarios de emergencias simulados si habían sido tratados de forma grosera por una actriz que desempeñaba el rol de un familiar enojado, encontraron los investigadores.

La exposición a la grosería ayudó a explicar alrededor de un 40 por ciento de la variación en la toma de buenas decisiones médicas entre los distintos equipos en el estudio, comentó el coautor del estudio, Amir Erez, profesor en el Colegio de Negocios Warrington de la Universidad de Florida.

"Hay mucha preocupación por los errores médicos, pero el campo de la medicina no está prestando atención a todo el efecto que las interacciones sociales pueden tener sobre el rendimiento", advirtió Erez. "Deben prestarle atención, porque podría salvar vidas".

Pero los investigadores también encontraron que médicos y enfermeros podían "inocularse" a sí mismos contra la grosería potencial al participar en un entrenamiento por computadora que reducía su sensibilidad emocional, dijo Erez.

En el estudio, cuatro equipos médicos en un hospital académico israelí tuvieron que realizar cinco escenarios de emergencias que constituían el trabajo de un día entero.

Tres de los equipos comenzaron el día confrontados por una "madre" que les acusó de diagnosticar mal a su hijo. El cuarto equipo sirvió como grupo de "control" y no se vio expuesto a la grosería.

La actriz dijo a los equipos "¡Sabía que debía haber ido a un hospital mejor donde no practiquen una medicina tercermundista!" y amenazó con cambiar a su hijo a otro hospital.

Un equipo no recibió ninguna preparación para este encuentro. Pero el segundo equipo participó con anterioridad en un juego de computadora de 20 minutos que les exponía a rostros enojados y felices, y proveía una retroalimentación que les hacía menos sensibles a las emociones hostiles.

Se pidió a los miembros del tercer equipo que escribieran una narración sobre el evento grosero después de haber ocurrido, para reducir quizá cualquier efecto duradero que pudiera haber tenido en ellos.

Estudios anteriores han mostrado que la grosería de una figura de autoridad puede afectar al rendimiento de un equipo médico, y este estudio reveló que la grosería de uno de los padres también puede hacer que médicos y enfermeros tomen malas decisiones, señaló Erez.

Pero el entrenamiento computarizado por adelantado borró ese efecto al aumentar de forma subconsciente la tolerancia del equipo a las emociones negativas, añadió.

"Cuando aumentamos el umbral de la sensibilidad a la rabia de las personas, no rindieron menos bien que el grupo de control", dijo Erez.

Escribir una narración sobre el evento grosero no tuvo ningún beneficio en el rendimiento, posiblemente porque el ejercicio afectó a los participantes a nivel consciente en lugar de inconsciente, sugirió Erez.

El estudio aparece en la edición en línea del 10 de enero de la revista Pediatrics.

Estos hallazgos muestran que los médicos y enfermeros son seres humanos vulnerables a los efectos de las emociones negativas, comentó el Dr. Brian Alverson, presidente de la sección de medicina hospitalaria de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

"La realidad es que cuando los humanos somos emocionales, el pensamiento cognitivo lógico es mucho más difícil", dijo Alverson, profesor asociado de pediatría en la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island. "Cuando le atacan emocionalmente, es más difícil estar ahí y hacer cálculos rápidos".

La Dra. Jessica Madden, neonatóloga de la Clínica Cleveland, añadió que el problema empeora por el hecho de que los equipos de las unidades de cuidados intensivos con frecuencia trabajan en ambientes de alto estrés con compañeros que apenas conocen.

"Trabajamos continuamente con equipos que se juntan y que en realidad nunca han trabajado juntos antes", dijo Madden sobre las unidades de cuidados intensivos neonatales. "Pueden literalmente estarse conociendo por primera vez para atender a un bebé enfermo".

Actualmente, el entrenamiento se enfoca en la comunicación dentro del equipo recién formado, "pero eso no toma en cuenta que con el modelo de atención centrada en el paciente, tenemos a los padres con nosotros", explicó Madden. "Se trata de otra capa de estrés y preocupación que sucede mientras intentamos concentrarnos".

Pero a Alverson le preocupa que extrapolar los hallazgos del estudio, por ejemplo al aplicarlos a otras unidades que no se enfrentan a decisiones instantáneas de vida o muerte, podría llevar a los médicos y a los administradores a pasar por alto problemas reales y duraderos en el sistema de cada hospital.

"Cuando las familias son groseras, la mayoría de las veces es por algo que hemos hecho. [Por ejemplo], dejarlas en la sala de espera de emergencias durante cinco horas sin decirles nada", dijo Alverson. "Es una oportunidad perdida en que podríamos observarnos a nosotros mismos y preguntarnos cómo podemos llevar a cabo nuestra práctica para que la gente se sienta más contenta".


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Amir Erez, Ph.D., professor, University of Florida Warrington College of Business, Gainesville; Brian Alverson, M.D., chair, American Academy of Pediatrics' Section on Hospital Medicine; Jessica Madden, M.D., neonatologist, Cleveland Clinic; Jan. 10, 2017, Pediatrics, online

HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en:
Crianza de los hijos
Salud del niño
Últimas noticias de salud