Saltar navegación | Skip Naviation
NIH MedlinePlus Salud

Disparidades de la salud

Dr. Eliseo J. Pérez-Stable

Disparidades de la salud

Eliseo J. Pérez-Stable, MD, Director del Instituto Nacional de Salud de las Minorías y Disparidades de la Salud (NIMHD, National Institute on Minority Health and Health Disparities), lidera las iniciativas del NIH para mejorar la salud de las minorías y reducir las desigualdades en la salud. Conversó hace poco sobre el trabajo del NIMHD, la salud de las minorías y las desigualdades en la salud con la revista MedlinePlus del NIH.

¿Cuál considera que son los tres principales desafíos de salud que enfrentan las minorías en Estados Unidos hoy?

El primer desafío es el acceso adecuado a atención de alta calidad que se base en las pruebas otorgadas por las mejores investigaciones. La Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (en inglés, Aff ordable Care Act, ACA) ha logrado reducir, en gran medida, las barreras de los seguros para las minorías que tienen seguros escasos o que, directamente, no tienen seguro. No obstante, la falta de diversidad en la fuerza laboral médica y el uso adecuado de pruebas, procedimientos, medicamentos y servicios de alto costo siguen siendo problemas significativos. Además, incluso con una cobertura de atención médica ampliada, hay segmentos de la población estadounidense que siguen sin tener seguro, como los inmigrantes indocumentados.

"Quiero reforzar el rigor y la calidad de la ciencia que subyace la salud de las minorías y las desigualdades en la salud".
—Dr. Eliseo J. Pérez-Stable

El segundo desafío es la epidemia de obesidad, junto con sus causas y consecuencias en cuanto a las tasas más altas de diabetes, enfermedad cardíaca, cáncer y el impacto que tiene sobre la calidad de vida. El exceso de obesidad y los niveles graves de obesidad afectan a todos los grupos de minorías étnicas y raciales en Estados Unidos.

Tercero, el desarrollo temprano, desde el nacimiento hasta la edad escolar, requiere especial atención al compromiso emocional, una mejor nutrición y crianza, y la preparación de las habilidades necesarias. Los avances científicos han demostrado que las experiencias adversas durante las primeras etapas de vida tienen consecuencias significativas en la salud adulta.

¿Cuáles son los objetivos más importantes que tiene como nuevo director del NIMHD?

Quiero reforzar el rigor y la calidad de la ciencia que subyace la salud de las minorías y las desigualdades en la salud. Planeamos ampliar la investigación de los mecanismos en el comportamiento y la biología que generan esas desigualdades y, además, integrar los factores ambientales, sociales y culturales que afectan esas desigualdades. El NIMHD también establecerá un mejor programa de investigación en los entornos de atención médica en que las desigualdades puedan reducirse o profundizarse.

¿Por qué todos los estadounidenses, no solo las minorías, deberían entender este tema y preocuparse por la salud de las minorías y las desigualdades en la salud?

Es un asunto de justicia social.

Las minorías raciales y étnicas, y la clase pobre trabajadora han sido tradicionalmente las personas con menos ventajas, sujetas a discriminación. Además, la interacción de los factores ambientales, biológicos y conductuales que se estudian en los diferentes grupos de la población puede contribuir a que haya un mayor conocimiento general sobre afecciones de salud y resultados específicos.

Por último, las proyecciones demográficas indican que, para el año 2040, más del 50% de los estadounidenses se autoidentificará como perteneciente a un grupo minoritario. Con esos datos, se puede decir que este tema afectará a todos los estadounidenses.

¿De qué forma el mejoramiento de los entornos de atención médica para las minorías mejora la atención?

Las personas que trabajan en los entornos de atención médica, o los administran, pueden crear un ambiente acogedor para las poblaciones minoritarias si reconocen el valor de las diferencias y la diversidad. Por ejemplo, pueden ofrecer intérpretes profesionales, además de carteles y formularios adecuados para las personas que no hablan inglés. Así, pueden crear una cultura de respeto para todas las personas más allá de sus diferencias.

Si una persona de color entra a una clínica, puede que las únicas personas que se vean como ella sean los guardias y quizás algún empleado administrativo de la recepción. Eso agranda los obstáculos que las instituciones necesitan reconocer y tratar de manera activa. Hay mucho por hacer aún para brindar atención de calidad en forma universal y tratar a todas las personas con respeto en nuestras interacciones.

¿Qué deberían entender los latinos y otras minorías sobre la participación en ensayos clínicos?

Se suele decir que no se puede estar en la misa y en la procesión. Necesitamos hacer que se superen la falta de confianza histórica, las barreras institucionales y los factores individuales para que la gente se anime a estar en la procesión.

Poder incluir a todas las minorías en la investigación clínica, tanto en los ensayos terapéuticos como los estudios de observación, es un tema de justicia social. También es algo que nos permitiría hacer avances en los conocimientos. Sin las minorías en los ensayos terapéuticos, no podemos saber en realidad si un tratamiento se aplica de manera similar a esos grupos.

En la era de la medicina de precisión, puede haber diferencias genéticas en mi ascendencia única que determinarán mi respuesta a un medicamento específico. También dirán si tengo más probabilidades de tener una enfermedad determinada y, quizás, me permitirán obtener mejores resultados para una afección común. La participación de las minorías en los estudios nos ayudará a saber más sobre la salud y las enfermedades, sobre qué funciona para quiénes y de qué manera. Así, podremos reducir las desigualdades en la salud.

Las mujeres de las minorías tienen índices más altos en algunos dea los factores de riesgo para enfermedad cardíaca.

El76%
de las mujeres hispanas tienen sobrepeso u obesidad.
El 37%
de las mujeres afroamericanas tienen presión arterial alta.
Al 16%
de las mujeres nativas americanas les han diagnosticado diabetes.

Fuentes: NHLBI, Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Health Disparities

Health Disparities

Eliseo J. Prez-Stable, MD, Director of the National Institute on Minority Health and Health Disparities (NIMHD), leads NIH's efforts to improve minority health and reduce health disparities. He recently discussed the work of NIMHD and minority health and health disparities with NIH MedlinePlus magazine.

What do you see as three of the major health challenges facing minorities in the U.S. today?

The first challenge is adequate access to high-quality health care that is based on evidence from the best research. The Affordable Care Act has made a substantial impact on decreasing insurance barriers for minorities who are uninsured or underinsured. However, the lack of diversity in the medical workforce and appropriate use of high-cost services, tests, procedures, and medications remain significant problems. Furthermore, even with expanded health care coverage, segments of the U.S. population remain uninsured, such as undocumented immigrants.

"I want to build on the rigor and quality of the science that underlies minority health and health disparities."
—Dr. Eliseo J. Pérez-Stable

The second challenge is the obesity epidemic and its causes and consequences with regard to higher rates of diabetes, heart disease, cancer, and impact on quality of life. Excess obesity and severe levels of obesity affect all racial and ethnic minority groups in the United States.

Third, early life development from before birth to school age requires special attention to emotional engagement, improved nutrition, parenting, and skill building. Scientific advances have shown that adverse experiences during early life have significant consequences in adult health.

What are the most important goals you have as NIMHD's new Director?

I want to build on the rigor and quality of the science that underlies minority health and health disparities. We plan to expand the inquiry into the mechanisms in behavior and biology that lead to disparities as well as integrate the environmental, social, and cultural factors that affect these disparities. NIMHD will also establish a more robust research program in the health care setting where disparities may be reduced or exacerbated.

Why should all Americans—not just minorities—understand and care about minority health and health disparities?

This is an issue of social justice.

Racial and ethnic minorities and the working poor have been traditionally disadvantaged and subject to discrimination. Furthermore, the interaction of environmental, biological, and behavioral factors studied in different population groups can contribute to advancing general knowledge about specific health conditions and outcomes.

Finally, demographic projections indicate that by 2040 more than 50 percent of Americans will self-identify as belonging to a minority group and this topic will, in this way, affect all Americans.

How can improvements in health care settings for minorities improve care?

People who are working in or managing in health care settings can create a welcoming environment for minority populations by acknowledging the value of differences and diversity. For example, they can provide professional interpreters and appropriate signage and forms for persons who do not speak English and create a culture of respect for all persons no matter how different each of us is.

If a person of color walks into a clinic and the only people that look like him or her are custodians and maybe the front desk staff, this creates additional barriers that institutions need to recognize and actively address. There is much to be gained in providing universal quality care to all and treating all individuals with respect in our human interactions.

What should Latinos and other minorities understand about participating in clinical trials?

There is a saying that if one is at the table, it is not likely that one will be on the menu. We need to overcome historical mistrust, institutional barriers, and individual factors and be at the table.

The inclusion of all minorities in clinical research, both therapeutic trials and observational studies, is an issue of social justice and of advancing knowledge. Without the inclusion of minorities in therapeutic trials, we will not really know whether a treatment applies in a similar way to these groups.

In the era of precision medicine, there may be genetic differences that track my individual ancestry that will determine response to a specific drug, greater susceptibility to a certain disease and possibly better outcmes for a common condition. Minority participation in studies will help us advance knowledge about health and disease, about what works for whom and how, and in this way reduce existing health disparities.

Minority women have higher rates of some risk factors for heart disease.

76%
of Hispanic women are overweight or obese
37%
of African-American women have high blood pressure
16%
of Native American women have been diagnosed with diabetes

—Sources: NHLBI, U.S. Department of Health and Human Services

Lea más sobre "Disparidades de Salud / Health Disparities" Articles

Disparidades de Salud | Health Disparities / ¿Qué son las desigualdades? | What Are Disparities

Invierno/Winter 2015 Vol. 7 No. 1 Pag. 6-9