Saltar navegación | Skip Naviation
NIH MedlinePlus Salud

Interacción entre las bebidas alcohólicas y los medicamentos

"Los riesgos de beber en exceso aumentan a medida que envejecemos. Eso se debe, en parte a que los bebedores de más edad son más sensibles a los efectos sedantes del alcohol (les causa sueño), así como a sus efectos sobre la función cognitiva, incluyendo el equilibrio, la coordinación, la atención, la toma de decisiones y las aptitudes para conducir un automóvil".

—George F. Koob, PhD, Director del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA, National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism)

"The risks of excessive drinking increase as we age, in part because older drinkers are more sensitive to the sedative (sleepinducing) effects of alcohol, as well as its effects on cognitive function including balance, coordination, attention, decision making, and driving skills."

—George F. Koob, PhD, Director, National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism

El alcohol, los medicamentos y el envejecimiento

Pobablemente haya visto advertencias en los medicamentos acerca de no mezclarlos con alcohol. Si los mezcla, puede tener náuseas y vómito, dolores de cabeza, somnolencia, desmayo o falta de coordinación. También puede correr el riesgo de tener sangrado interno, problemas cardíacos y dificultades para respirar. El alcohol puede hacer que un medicamento sea menos eficaz e incluso que no sirva para nada. También puede hacer que resulte dañino o tóxico para su cuerpo.

Manténgase informado, cuide su seguridad

Saber qué hay en sus medicamentos, y cómo interactúan con el alcohol, le ayudará a cuidar su seguridad y hará que sus medicamentos sean eficaces.

Los medicamentos suelen ser seguros y efectivos si se usan de la manera adecuada. Su farmacéutico u otro proveedor de atención médica pueden ayudarle a determinar qué medicamentos pueden ser perjudiciales si se mezclan con el alcohol. También debería leer la etiqueta que trae el medicamento para saber exactamente qué ingredientes contiene.

Algunos medicamentos, incluidos muchos que pueden comprarse sin receta, tienen uno o más ingredientes que pueden reaccionar mal con el alcohol. En particular, los fármacos sedantes hipnóticos (tales como las ayudas para dormir, los medicamentos para la ansiedad y los que suprimen la excitación) amplifican los efectos depresores del alcohol. Por eso, beber alcohol mientras toma estos medicamentos puede ser especialmente peligroso.

Otros medicamentos que pueden reaccionar mal con el alcohol incluyen muchos calmantes populares y medicamentos para la tos, el resfriado y las alergias. Incluso algunas hierbas medicinales pueden tener efectos perjudiciales si se combinan con el alcohol. Además, es muy importante que recuerde que el alcohol y los medicamentos pueden interactuar de forma perjudicial aunque no se tomen al mismo tiempo.

Los adultos mayores y las mujeres deben estar particularmente atentos

Incluso sin interacción con los medicamentos, el alcohol puede representar un riesgo particular para ciertos grupos, tales como las mujeres y los adultos mayores. Las mujeres corren un riesgo mayor que los hombres de tener problemas relacionados con el alcohol porque el cuerpo de las mujeres tiende a tener mucha menos cantidad de agua en proporción que el de los hombres. Esto significa que cuando una mujer bebe alcohol, el alcohol en su sangre suele alcanzar un nivel más alto que en un hombre incluso aunque ambos beban la misma cantidad.

Dado que la cantidad de agua en el cuerpo se reduce con la edad, los adultos mayores alcanzan una concentración de alcohol en sangre mayor después de cada trago que la gente más joven. Además, al ir envejeciendo, nos vamos volviendo más sensibles a ciertos efectos negativos del alcohol. Según pruebas que requieren una respuesta rápida y precisa, los adultos mayores resultan más afectados que las personas más jóvenes después de unos pocos tragos. De manera similar, el equilibrio, la concentración, la atención y las habilidades para conducir un automóvil también se ven reducidas en la gente de más edad respecto de las personas más jóvenes después de unos pocos tragos.

Si a esto le sumamos medicamentos, la situación puede volverse aún más complicada. El impacto en los bebedores de mayor edad puede ser tal que se produzcan lesiones (especialmente, debidas a una caída) y puede hacer que las interacciones con los medicamentos, que ya son de por sí peligrosas, sean aún más nocivas.

Las personas mayores también tienen más probabilidades de tomar un medicamento que interactúe con el alcohol, simplemente, porque suelen necesitar más de ese tipo de medicamentos.

Prestar atención a cómo bebe y los medicamentos que usa, en particular en el caso de las mujeres y los adultos mayores, es una forma fácil de mantenerse saludable y cuidar su seguridad.

Datos rápidos

  • Puede volverse más sensible al alcohol a medida que envejece.
  • Beber mucho puede hacer que ciertos problemas de salud empeoren.
  • Los medicamentos y el alcohol no se mezclan.
  • Tomar aspirina y beber alcohol puede aumentar la posibilidad de sangrado en su estómago.
  • Puede sentir mucha somnolencia si bebe alcohol y toma medicamentos para el resfriado o la alergia.
  • Beber alcohol mientras está tomando pastillas para dormir, analgésicos o medicamentos para la ansiedad o la depresión puede ser muy peligroso.
  • Puede lastimar su hígado si bebe y toma muchos calmantes o analgésicos que incluyen la palabra "acetaminofén" en la etiqueta. Lea siempre las etiquetas de advertencia.

—Instituto Nacional sobre el Envejecimient

Alcohol, Medicines, and Aging

Alcohol, Medicines, and Aging

You've probably seen warnings on medicines about mixing them with alcohol. Doing so can cause nausea and vomiting, headaches, drowsiness, fainting, or loss of coordination. You can be at risk for internal bleeding, heart problems, and difficulty breathing. Alcohol can make a medication less effective or even useless, or it may make it harmful or toxic to your body.

Stay Informed, Stay Safe

Knowing what's in your medications—and how they interact with alcohol—will help keep you safe and your medicines working effectively.

Medications typically are safe and effective when used appropriately, and your pharmacist or other health care provider can help you determine which medications interact harmfully with alcohol. You should also read the label on the medication bottle to find out exactly what ingredients a medicine contains.

Some medications, including many that can be purchased without a prescription, contain one or more ingredients that can react with alcohol. In particular, sedative-hypnotic drugs (e.g. sleep aids, anti-anxiety drugs, and drugs that suppress arousal) amplify the depressant effects of alcohol, and drinking alcohol while taking these drugs may be especially dangerous.

Other medications that can react with alcohol include many popular painkillers and cough, cold, and allergy remedies. Even some herbal remedies can have harmful effects when combined with alcohol. And it is very important to remember—alcohol and medicines can interact harmfully even if they are not taken at the same time.

Older Adults and Women Need To Be Particularly Vigilant

Even without medication interactions, alcohol can pose a particular risk for certain groups, including women and older people. Women have a higher risk of alcohol-related problems than men do, because women's bodies generally have proportionately less water than men's. This means that when a woman drinks, the alcohol in her bloodstream typically reaches a higher level than a man's even if both are drinking the same amount.

Because the amount of water in the body declines with age, older people reach higher blood alcohol concentrations after each drink than younger people. Meanwhile, as we age we become more sensitive to some of the impairments alcohol produces. On tests that require quick and accurate responses, older adults are affected more than younger adults after a few drinks. Similarly, balance, concentration, attention, and driving skills also are impaired more in older versus younger adults after a few drinks.

Adding medication to the equation can make the situation even more complicated. Larger impairments in older drinkers could contribute to injuries (especially from falls) and can make already harmful medication interactions more dangerous.

Older people also are more likely to take a medication that interacts with alcohol—they often need to take more than one of these medications.

Paying attention to your drinking patterns and your medications—particularly for women and older adults—is an easy way to stay healthy and safe.

Fast Facts

  • You can become more sensitive to alcohol as you get older.
  • Heavy drinking can make some health problems worse.
  • Medicines and alcohol don't mix.
  • Taking aspirin and drinking alcohol can raise the chance of bleeding in your stomach.
  • You can get very sleepy if you drink alcohol and take cold or allergy medicines.
  • Drinking alcohol while taking some sleeping pills, pain pills, or anxiety or depression medicine can be very dangerous.
  • You can hurt your liver if you drink and take a lot of painkillers that have the word "acetaminophen" on the label. Always check warning labels.

—National Institute on Aging

Invierno/Winter 2016 Vol. 7 No. 1 Pag. 14-17